Horario de Misas

Diario: 10:30,20:00

Domingos y festivos: 10:00,11:30,12:30, 20:00

Atención Personalizada

En la iglesia o en la Casa de Piedra.

Acordar previamente la hora con nuestros párrocos:

Jesús Cano 609943401

Aimée Kukuluka 631165327

 

HISTORIA DE LA PARROQUIA DE SAN MILLÁN

 

 

 

 

 

 

 

 

   Queridos amigos internautas:

Nos ponemos en contacto con vosotros con el propósito de dar a conocer más el Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo. Para ello, encontraréis en la página de inicio diversos enlaces que facilitan este cometido.
Los temas serán diversos dependiendo de muchos aspectos y circunstancias: sociales, culturales, religiosos… Esperamos y deseamos que sean del gusto e interés de todos.

Avda. del Acueducto nº 26 40002 Segovia

ACOMPAÑAMIENTO Y ATENCIÓN PERSONALIZADA:

 DIOS ES AMOR Y PAZ

ACORDAR PREVIAMENTE LA HORA PARA EVITAR ESPERAS.

SACERDOTE:

D. Jesús Cano Arranz: 609 943 40

_____________________

 

MEDITACIÓN DIARIA

En este enlace encontrarás  la meditación  diaria de la página "Hablar con Dios", que te puede servir para hacer esos 10 ó 15 minutos diarios de oración, tan aconsejables.

http://www.hablarcondios.org/meditaciondiaria.asp

Te sugiero esta oración introductoria y final:

ORACIÓN INTRODUCTORIA
 Señor mío y Dios mío, creo firmemente que estás aquí, que me ves que me oyes Te adoro con profunda reverencia, te pido perdón por mis pecados y gracia para hacer con fruto este rato de oración.Madre mía Inmaculada, S. José mi padre  y señor, ángel de mi guarda interceded por mí.

 ORACIÓN FINAL
 Te doy gracias Dios mío por todos los buenos propósitos, afectos e inspiraciones que me has comunicado en esta meditación. Te pido ayuda para ponerlos por obra. Madre mía Inmaculada, S. José mi padre y señor, ángel de mi guarda interceded por mí.

 

En la hoja parroquial "Juntos" podrás conocer todas las actividades de la parroquia.

PICHAR EN IMAGEN

 

Revista de la Catorcena 2019

Contiene interesantes artículos sobre la historia y patrimonio San Millán

(pichar aquí)

 

ROMANCE DE SANTA ÁGUEDA

Cortesía de la Asociación Sacerdote Rafael Matesanz Martín

(Pinchar aquí)

Resumen biogáfico del autor D. Rafael Matesanz Martín

 

PALABRA DE DIOS Y VIDA CRISTIANA

Por deseo del Papa Francisco, el tercer domingo del tiempo ordinario debe dedicarse a mostrar el valor de la Palabra de Dios en la vida de la Iglesia y del cristiano. Durante la preparación del Jubileo del año 2000, san Juan Pablo II pedía examinar cómo se habían recibido las cuatro constituciones del Concilio Vaticano II. Respecto a la Dei Verbum (dedicada a la Palabra de Dios), preguntaba en qué medida «la Palabra de Dios ha llegado a ser plenamente el alma de la teología y la inspiradora de toda la vida cristiana», pues el Concilio la presenta como «sustento y vigor de la Iglesia, firmeza de la fe para sus hijos, alimento del alma, fuente límpida y perenne de vida espiritual» (DV 21).

No se puede evangelizar si faltan los testigos de la Palabra de Dios, «regla suprema de la fe de la Iglesia» (DV 21). Si vale el símil, sólo quien ha comido la Palabra de Dios, como hace físicamente el profeta Ezequiel, podrá anunciarla con autoridad ante los demás. Quisiera equivocarme al decir que, a pesar de todos los esfuerzos por estudiar, meditar y asimilar la Palabra de Dios, estamos aún lejos de lo que soñaba el Concilio.

No se trata sólo de leer y conocer la Biblia. Debemos asimilarla como Palabra de Dios, convertirla en norma de conducta y principio estructurador del cristiano que aprende a tener los criterios y pensamientos de Dios. Decía san Juan Crisóstomo que las Escrituras eran las cartas que Dios ha escrito a los hombres para mostrarles su voluntad y sus designios. Debería conmovernos, por tanto, el hecho de que Dios se dirija al hombre con palabras humanas, como conmovió a Edith Stein (santa Teresa Benedicta de la Cruz), cuando por primera vez leyó el Padrenuestro. El hecho de que haya en el mundo —escribía el cardenal Ratzinger— «una palabra de Dios accesible a nosotros es la realidad más impresionante que cabe pensar, pero estamos embotados por el hábito para percibir el prodigio de esta comunicación».

No olvidemos que el fin de esta comunicación es la conversión. Ahí está el ejemplo de los santos que se convirtieron al escuchar la Palabra de Dios: San Agustín, San Antonio Abad, San Francisco de Asís. La fuerza de esta Palabra es la Verdad que la constituye, válida para todos los hombres. Por eso, se la llama «Palabra de Verdad» y «Palabra de Salvación», porque la verdad salva, o, como decía Pedro a Jesús, durante la crisis de Cafarnaúm: «¿A quién vamos a acudir?, Tú tienes palabras de vida eterna» (Jn 6, 68).

No olvidemos además, que el nacimiento a la vida de Dios, lo que llamamos «regeneración», se debe al «baño del agua en virtud de la palabra», que es el bautismo. Dios nos ha engendrado a su vida mediante la palabra eficaz por medio del agua que nos libera del pecado y nos constituye en hijos suyos. A semejanza de la primera creación, en la que Dios creó el universo mediante su palabra, así, en esta nueva creación, su verbo poderoso nos engendra para la vida eterna. Se explica que la Palabra de Dios conforme la vida del cristiano, y así como el hombre va tomando conciencia de sí mismo y de su ser en el mundo por medio de las palabras que constituyen en cierto sentido la casa donde crece y desarrolla su personalidad, así el cristiano desarrolla su personalidad cristiana asimilando las palabras que Dios le dice desde antaño y que en Cristo han encontrado su sentido definitivo y su plenitud reveladora. Porque Cristo, no sólo habló por medio de los profetas inspirados del Antiguo Testamento, sino que él es la Palabra definitiva, por medio de la cual Dios hizo los mundos, y, al llegar la plenitud de los tiempos, nos habló con dichos y hechos para hacernos capaces de dialogar con Dios como hijos suyos.

+ César Franco
Obispo de Segovia.

 

POEMAS PARA EL ALMA

SAN JUAN BOSCO, SUEÑOS Y REALIDADES

Un muchacho del Piamonte
de una familia sencilla
despierta tras una noche
de terrible pesadilla…
pero será el horizonte
que le marcará en su vida
y recuerda siendo hombre
como señal muy querida.

Entrega su vida a Dios,
haciéndose sacerdote
y pronto se decidió
a dedicarse a los jóvenes,
para los que organizó
“Sociedad de la Alegría”,
ayudando en su labor
la fiel mamá Margarita.

Con el paso de los años
luchó por la educación
de los menos agraciados
con dulzura y con amor,
que luego los Salesianos,
congregación que fundó,
por el mundo derramaron
con incansable tesón.

Y vemos ya aquellos sueños
hechos realidad ahora,
en esos miles de centros
donde los jóvenes forman,
bajo el maternal sustento 
de María Auxiliadora,
que es el sello siempre cierto
que el Santo imprimió a su obra.

  José García Velázquez

______________________________________

 

ORAR JUNTO A LAS IMÁGENES DE SAN MILLÁN

____________ Jesús Cano ___________

 

LA SOLEDAD AL PIE DE LA CRUZ
“Ahí tienes a tu madre” (Juan 19,27)

Esta imagen de la Virgen María se venera en la parroquia de San Millán, de Segovia, es Ntra. Sra. la Soledad al Pie de la Cruz. Es una talla policromada en madera de cedro y realizada por nuestro querido e insigne escultor segoviano D. Aniceto Marinas García, bautizado en la parroquia de San Millán. Hombre de fe y oración profunda, tuvo a bien regalar la imagen a nuestra parroquia en el año de 1930.
Al mirar esta obra de arte tan conmovedora nos quedamos inmediatamente atrapados por un sinfín de sentimientos humanos y religiosos que se desprenden de ella.
La imagen está llena de expresividad. El cuerpo está abatido, desmayado, apenas tiene fuerza para estar recostado sobre la cruz que la sostiene. Sus brazos y especialmente sus manos, debilitadas y cansadas, acompañan el ritmo dramático del cuerpo. Los párpados y los ojos entreabiertos muestran la angustia, la pena y la tristeza de una madre que ha perdido a su hijo único. La aflicción y la amargura de la Virgen son tan grandes que ni siquiera le quedan fuerzas para derramar lágrimas.
Este es el momento en que María recordaría la profecía de Simeón al presentar a su Niño en el Templo: “¡Y a ti misma una espada te atravesará el alma!” (Lc 2,35). Sin duda es la espada del dolor. Este dolor atraviesa el alma entero de María que ha presenciado y vivido el ultraje y la muerte de un inocente: su hijo Jesús. Y es Jesús el que desde la cruz nos ha dicho: “Ahí tienes a tu Madre”. ¡Acógela en fe!

ORACIÓN

Oh Dios, te damos gracias por la Virgen María, la llena de gracia, la que concibió por el Espíritu Santo a su hijo Jesús.
En ella vemos a una Madre que ha sufrido lo indecible porque ha amado
hasta el extremo con el amor del corazón de su Hijo único.
Gracias, Madre, porque al contemplarte con fe,
mi alma rota de dolor se llena de tu compasión.
María, ante ti pongo mi corazón angustiado, sufriente y enfermo por tantas cosas de la historia de mi vida. Concédeme por tu intercesión que, al acercarme a ti y contemplarte en tu dolor, me llene del amor de Dios; y en los momentos de mi soledad acompáñame con tu paz y esperanza, hasta que un día pueda gozar de las alegrías del Cielo. Amén.

______________________________________

 

CRISTO DE LA PAZ

Todo está cumplido(Juan 19,30)

Este Cristo de nuestra parroquia de San Millán, de Segovia, es el Cristo de la Paz. Es una talla policromada de finales del S. XIII. Le llamamos Cristo de la Paz porque al mirar su rostro muerto, se percibe la paz de aquel que ha completado la vida con entrega amorosa, en una obediencia fiel y absoluta al Padre hasta la muerte. Ya lo dijo Jesús a sus discípulos: “Yo he bajado del cielo para hacer, no mi voluntad, sino la del aquel que me ha enviado” (Jn 6,38). Su rostro nos inspira toda clase de confianza en la bondad de nuestro Padre Dios. Un rostro que parece esbozar hasta cierta alegría. La alegría y el gozo de haber cumplido todo en la vida. Y sus brazos extendidos parecen acogernos a todos e invitarnos a ir a él con aquellas palabras que el mismo dijo: “Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados” (Mt 11,28).

Ciertamente, la imagen parece estar viva; a través de ella el Espíritu Santo nos habla y nos sobrecoge en el misterio de la muerte, y de la vida más allá de la muerte. Él, desde el presbiterio, nos preside siempre cada Eucaristía y nos recuerda el misterio de su muerte y nuestra muerte, pero siempre con serenidad y paz, la paz que viene de la gran esperanza en la vida eterna.

Oración
Padre Dios, te damos gracias porque un día tuviste a bien enviarnos a tu Hijo,
nacido de las entrañas de la Virgen María.
Gracias Jesús porque naciste, viviste y moriste en la pobreza más absoluta,
y esta pobreza se ha convertido para todos nosotros en riqueza de gracia y amor.
Jesús, que al mirar tu rostro con fe,
la paz que habita en tu alma venga a la mía.
La paz que brota de tu Espíritu de misericordia.

______________________________________

 

SANTO CRISTO EN SU ÚLTIMA PALABRA

“Padre, a tus manos encomiendo mi espíritu” (Lucas 23,46)

Este Cristo crucificado se encuentra en la parroquia de San Millán, de Segovia, es el Santo Cristo en su Última Palabra. Es una talla policromada en madera de cedro y realizada por nuestro querido e insigne escultor segoviano D. Aniceto Marinas García, bautizado en la parroquia de San Millán. Hombre de fe y oración profunda, tuvo a bien regalar la imagen a nuestra parroquia en el año de 1947.
La imagen representa aquella escena de Jesús agonizando en la cruz y pronunciando sus últimas palabras. El Evangelio lo escribe así: “Jesús, dando un fuerte grito, dijo: ‘Padre, a tus manos encomiendo mi espíritu’ y, dicho esto, expiró”.

Realmente, es una escena conmovedora. Su vientre hacia dentro y la cavidad torácica repleta de aire, nos indican el último esfuerzo, el último aliento de vida para pronunciar la Última Palabra a su Padre. Es la entrega definitiva de su vida a Dios, y en la suya, también la nuestra.

Los ojos abiertos y vueltos hacia arriba se clavan en lo alto, en el cielo. Esta última mirada, compasiva y llena de inocencia, se convierte en el gesto supremo de amor del Hijo hacia su Padre. Los ojos de Jesús están expresando la oración más sublime que pueda hacer el hombre a Dios: entregar su vida a Aquel que se la dio.  

Nuestras miradas, unidas a la mirada de Jesús, se elevan confiadamente al Padre. Por eso, mirando al Hijo encontramos el consuelo y el amor divino para también, como Jesús, entregar libremente nuestra vida al Padre.

ORACIÓN

Padre Dios, te doy gracias porque entregaste a tu Hijo al mundo,
nacido de la Virgen María.
Jesús, en tu mirada, no veo condenación ni castigo alguno,
lo que veo es tu mirada limpia, pura y llena de amor y compasión,
por todo ello, gracias Señor.
Y, con la gracia del Espíritu Santo deseo, Señor,
que ahora y en el último momento de mi vida,
pueda mirar con tu mirada confiada a nuestro Padre Dios,  
e ir a su prometido y amoroso regazo eterno.  Amén.

________________________________________

 

EN ESTA HORA CRUCIAL PARA ESPAÑA, ¡ORAD POR ESPAÑA!

Estamos en los comienzos de un nuevo Año y nos encontramos en España con una situación crítica, de verdadera emergencia de cara a su futuro. Muchísimo va a depender de lo que suceda estos días. Lo que digo no es ni retórica ni dramatismo estéril. Es así y no hay que darle vuelta, hora crucial y de emergencia. 

¿Qué podemos y debemos hacer los cristianos, la Iglesia, nuestra diócesis? ¿Qué necesita la Iglesia para y en este año nuevo? ¿Qué cabe aconsejar a la Iglesia en los momentos que vivimos en este año que acabamos de comenzar? Estas preguntas le hacía a un señor muy importante de España y me respondía con toda sinceridad y sentido católico de la vida: "Sencillamente, que sea Iglesia y que nos anuncie y testimonie a Jesucristo, en obras y palabras, que es lo que necesitamos los hombres para que nos convirtamos a Él, para construir un mundo nuevo con hombres y mujeres nuevos, con mentalidad nueva, una España nueva, que esto cambiará el mundo y nuestra España". Es verdad lo que este señor muy importante me decía: esto es lo que necesitamos en este nuevo año. Es providencial que Dios haya querido que celebremos el sínodo diocesano en Valencia para hacer -para que Dios haga- de esta diócesis una diócesis evangelizada y evangelizadora.

Haríamos muy bien todos los cristianos valencianos en ahondar, reavivar y fortalecer el conocimiento de Dios, Dios de misericordia, revelado en el rostro humano de Jesucristo, Hijo de Dios vivo. Harían muy bien los catequistas y profesores de Religión en adentrarse en este conocimiento vivo y profundizado, meditado, interiorizado, para avivar su experiencia de Dios y comunicarla en la catequesis o en la enseñanza religiosa. Haríamos muy bien los sacerdotes en interiorizar y afianzar este conocimiento a través del estudio sosegado, de la meditación y de la oración contemplativa, para predicar a Dios con palabras nuevas y vigorosas que brotan de la experiencia acrecida y renovada de Dios misericordioso.

Por mi parte, en medio del silencio de Dios que lacera nuestro mundo y nuestra cultura, mi ministerio en Valencia deseo -y así lo pido- que consista principalmente en hacer resonar públicamente, a tiempo y a destiempo y con todos los medios a mi alcance, la palabra sobre Dios, hablar de Dios, como el solo y único necesario, y pedir que volvamos a Él, exhortar a que centremos toda nuestra vida en Él, porque en Él está la dicha y la salvación que anhelamos. Que Dios me dé fuerzas para no cesar ni cansarme en este anuncio, que me conceda sabiduría y experiencia suya para no hablar de Él con palabras gastadas, sino con palabras vivas y verdaderas, que brotan de la oración, del encuentro con Él, del trato de amistad con Él, que sabemos nos ama. Necesito orar, necesitamos orar, para tratar con Él y así conocerlo más, intimar con Él, tener experiencia cada día y cada instante renovada de Él y de su amor misericordioso.

Al comenzar este año 2020 invito a todos -sacerdotes, personas consagradas, fieles cristianos laicos- a escuchar en lo hondo del alma la llamada de Dios a conocerle mejor para amarle más y responderle con un gozoso "Sí, Padre". Si perdemos el gusto por Dios, si la misma palabra "Dios" significa poco para algunos, si la pregunta "¿Dónde está tu Dios?”, que nos dirige una cultura despojada de la fe y unos acontecimientos que nos llenan de incertidumbre, llega a inquietarnos demasiado ¿no será porque hablamos poco con Dios? ¿Buscas “pruebas" de Dios? Reza con perseverancia. ¿Buscas fortaleza para una vida esperanzada y justa? Ora en lo escondido al Padre. Quien se encuentra de verdad con el Dios vivo se pone en seguida en sus manos por la oración, que surge desde el fondo del alma como un impulso incontenible.


Que el año de gracia que hemos comenzado y la coyuntura concreta que vivimos en España sea un año en el que los fieles cristianos de Valencia y de todas las partes, cualquiera que sea nuestro estado y lugar en la Iglesia, avivemos nuestra vida de oración, para que se renueve y fortalezca nuestra experiencia de Él, para que así hablemos de Dios a un mundo tan necesitado de Él como la tierra reseca está necesitada del agua para que florezca en ella la vida. Nos urge y apremia avivar nuestro conocimiento y experiencia de Dios, Padre misericordioso, fortalecer nuestra fe en Él, acrecentar nuestra vida de oración. Pocas veces mejores para pensar en la oración que al comienzo de un año nuevo, y en estos precisos apremiantes momentos en que se nos abren tantas expectativas, se agolpan tantas necesidades, se ponen ante nosotros tantas inquietudes, sufrimientos, gozos y esperanzas, y nos vemos como impulsados a levantar nuestros ojos a Dios en súplica esperanzada.

Al comenzar el año y en estas circunstancias, de una manera más espontánea, desde todo ello, nos abrimos a la oración. De esta manera confesamos que sin Dios nada podemos hacer, que todas nuestras empresas nos las realiza Él y que nada verdaderamente digno podríamos llevar a cabo si no contamos con su amor y su gracia. Pedimos que todo comience en Él cómo en su fuente y que todo conduzca a Él como a su fin, que todo nos lleve a realizar su designio en favor de los hombres: designio de paz y no de aflicción, designio de amor y de felicidad, designio de luz y de verdad para todo hombre que viene a este mundo. Invocamos su Santo Nombre y le rogamos que nos alcance y colme su copiosa bendición.

Es tiempo de oración. Ni la renovación y fortalecimiento de la Iglesia, ni la renovación y edificación de nuestra España serán posibles si no oramos. Todos debemos orar. Todos necesitamos volver al Señor, encontrarnos con Él, escucharle, tratar con Él, conocerle más y mejor, vivir la experiencia de su amor y de su cercanía, gozar de su gracia. No cesemos de orar. Es preciso, absolutamente necesario, como nos dice Jesús, "orar en todo tiempo y no desfallecer".

Por eso pido encarecidamente -me pongo de rodillas ante todos- que a partir de hoy, y en los días sucesivos mientras no se aclare el futuro incierto que vivimos ahora en España, que en todas las iglesias se ore por España, que se eleven oraciones especiales por España, que en todas las Misas se ore por España, en los conventos de vida contemplativa se ore intensamente por España. La situación urge y apremia. Para Dios nada hay imposible. Oremos con confianza a Dios. Oremos también en los hogares. Oremos con fe profunda y sencilla el Padre Nuestro donde se contiene todo lo que en estos momentos necesitamos.

No me cansaré de recordar y renovar, una y otra vez, mi invitación a orar. Es la invitación más importante que os puedo hacer, el mensaje más esencial, máxime en estos tiempos de secularización y de eclipse de Dios. El olvido de la oración es olvido de Dios; y el olvido de Dios es olvido del hombre. Necesitamos orar para acercarnos al hombre, a todo hombre, a la persona humana y encontrar el bien común, conforme a la voluntad de Dios. Es la oración la garantía de humanización de nuestro mundo, de nuestra España, porque es la garantía de la recuperación de lo humano y del bien común que sólo en Dios encuentra su fundamento y su verdad.

Dijimos los obispos españoles hace años en una instrucción pastoral, Dios es Amor: "Como la caridad es criterio de la autenticidad de la oración, animando a la oración estamos llamando también a una vida de verdadera solidaridad, de comunión en la Iglesia y de comunión con todos, en particular, con los excluidos y necesitados. Porque... la oración nos convierte al Dios de la misericordia. Jesucristo ora por el testimonio de unidad entre los suyos, vital para suscitar la fe: 'Que ellos también sean uno en nosotros para que el mundo crea’ (Jn 17, 21) y nos pide que brillen nuestras buenas obras para que el Padre sea glorificado (cf. Mt 5,16)".

Os lo repito: rezad por España. ¡Gracias a todos!

Cardenal Antonio Cañizares

 

LOS CATÓLICOS ANTE UNA NUEVA ETAPA POLÍTICA

Son muchos los católicos que se preguntan, y nos preguntan a los pastores de la Iglesia, sobre el futuro de la fe y de la Iglesia en la nueva situación política marcada por un nuevo gobierno en España. Quieren saber qué puede ocurrir, y si vamos a encontrar dificultades para vivir la fe.

En estos días he oído muchas veces la misma pregunta: ¿están los obispos preocupados ante este nuevo gobierno?

Si se entiende por preocupación la actitud ante lo desconocido, o ante el cumplimiento de los planes de la izquierda, repetidos en todas la campañas y propuestas de gobierno sobre un laicismo excluyente, o frente a lalibertad religiosa, que no es sólo profesar mi fe, sino vivir según esta, laconcepción del hombre y de la vida contrarios al derecho natural, o la defensa real de los más pobres, sin olvidar el papel de las iglesias y religiones en una sociedad democrática, podemos decir que hay preocupación expectante.

Sin embargo, si hablamos de preocupación como miedo a la insignificancia o a la invisibilidad, al rechazo o al menosprecio, en mi caso, francamente, no. La Iglesia es del Señor, y la barca será débil y pobre, pero en la tempestad se hace fuerte porque la vela que la impulsa es la fuerza del Resucitado.

Ahora más que nunca hemos de anunciar a Jesucristo y proponer su Evangelio. La doctrina social de la Iglesia ilumina la imagen del hombre y su vida en sociedad. Creemos que el hombre es criatura de Dios, de ahí que no esté en nuestras manos disponer de la vida, ni poner en peligro o menospreciar la dignidad del hombre, construyendo una imagen de la humanidad a nuestra medida o a la medida de una ideología. Creemos también en el bien común que mira y defiende a cada hombre y la vida en común, especialmente a los más pobres.

Para vivir su vocación, la Iglesia siempre estará en actitud de honesto diálogo con los poderes públicos, y siempre tendrá la mano tendida a la colaboración en lo que respecta al bien y al desarrollo del hombre y de la sociedad, como tendrá una palabra de denuncia cuando los gobiernos no respeten este bien. “No tenemos miedo a esta convivencia en libertad”, decían hace años los obispos españoles. Ahora bien, “el Estado y la sociedad están obligados a respetar y garantizar la libertad de todos”. En esta situación quisiera hacer una llamada a la esperanza. Los católicos tenemos que ser hombres y mujeres de esperanza, instrumentos de esta virtud. Aunque tengamos motivos para desesperar, no perdamos la confianza, seamos presencia esperanzadora en medio de la sociedad. La presencia del Espíritu Santo nos da la sabiduría y la fortaleza que necesitamos para vivir en medio del mundo como testigos de Jesucristo.

No olvidemos de rezar por España, y por los que nos gobiernan, para que a todos llegue el amor de Dios que cambia los corazones y los hace a imagen del suyo.

Monseñor Ginés García Beltrán

 

10 PROPÓSITOS ESPIRITUALES SENCILLOS PARA 2020

Con la llegada de un nuevo año surgen también los propósitos a realizar durante los 365 días que hay por delante. Para este 2020 son millones los que se propondrán hacer ejercicio, dejar de fumar, cuidar la dieta o dormir un poco más. Sin embargo, los cristianos también pueden pensar en algún propósito espiritual para este año que entra. Si es bueno cuidar el cuerpo, ¿qué pasa con la salud espiritual?

Para ello, el padre Edward Looney, sacerdote de la Diócesis de Green Way y miembro de la Sociedad Mariológica de América, comparte diez ejemplos sencillos de propósitos espirituales para este Año Nuevo.

Estos son sus diez consejos:

1. Comenzar el día con la ofrenda de la mañana
¿Qué es lo primero que haces cuando te levantas por la mañana? ¿Presionar el botón de posponer la alarma? ¿Te das la vuelta en la cama? ¿Te quejas de que necesitas dormir más? San Josemaría Escrivá  escribió sobre el minuto heroico, que es levantarse en cuanto suena la alarma y rezar. Hay una oración tradicional llamada la Ofrenda de la mañana. Es una oración que ayuda a ofrecer a Dios todo lo que haremos durante el día. Es esta:
“Oh Jesús, a través del Inmaculado Corazón de María, Te ofrezco mis oraciones, obras, júbilos y sufrimientos de este día para todas las intenciones de tu Sagrado Corazón, en unión con el Santo Sacrificio de la Misa por todo el mundo, para la salvación de almas, la reparación de mis pecados y del mundo entero, la unidad de todos los cristianos, las intenciones del Santo Padre para este mes y para mis intenciones especiales. Amén”.

2. Rosario diario o semanal
Muchos católicos aprendieron a rezar el Rosario cuando eran niños. Algunos lo rezan todos los días. Otros ocasionalmente. Y el resto, raramente. El Rosario es una excelente manera para reflexionar sobre la vida de Jesús y María, y rezar con las Escrituras. No solo eso, en Fátima, María pidió rezar el rosario diariamente por la paz en el mundo.

3. Viernes sin carne
El Código de Derecho Canónico dice en su punto 1250 que “en la Iglesia universal, son días y tiempos penitenciales todos los viernes del año y el tiempo de cuaresma”. Por lo general, los católicos piensan que los viernes de abstinencia de comer carne se refieren solo a la Cuaresma, pero se recomienda durante todo el año. Algunas conferencias episcopales han restablecido la práctica todos los viernes.

4. Estaciones semanales
¿No puede abstenerse de comer carne los viernes? El Código de Derecho Canónico también sugiere alguna otra forma adecuada de penitencia en lugar de la abstinencia. Este sacerdote, si no hace abstinencia el viernes, elige rezar las Estaciones de la Cruz como su "forma adecuada de penitencia". Afirma que le permite recordar la Pasión y Muerte de Cristo, y lo más importante, la razón por la cual se produce la abstinencia de comer carne los viernes. Las estaciones no son solo para la Cuaresma, se pueden rezar en cualquier momento del año.

5. Rezar a través de un libro devocional
Hay muchos libros devocionales llenos de meditaciones que ayudan a profundizar nuestra relación con Dios.

6. Leer un libro espiritual
Hay muchos libros escritos por autores católicos disponibles para profundizar el conocimiento de Jesús, María, la Iglesia, los santos y otros temas relevantes para la vida cristiana. Leer durante 2020 libros de este tipo beneficiará la vida espiritual de cada uno.

7. Rezar con la Biblia
Existen diferentes aplicaciones y libros que podrían ayudarlo a leer la Biblia durante este 2020. Se pueden leer los Evangelios, las cartas de San Pablo, o los escritos proféticos teniendo así un mejor conocimiento de la palabra de Dios. Y mientras se hace se puede rezar con la Biblia, a través de la lectio divina, en el que se lee un pasaje y posteriormente se pasa unos momentos meditando una palabra o frase de ese pasaje de las Escrituras.

8. Realizar una peregrinación
Esta vida es en sí misma una peregrinación mientras se viaja hacia el reino de los cielos. Para los cristianos a lo largo de la historia, uno de los lugares más anhelados para ir en peregrinación era Tierra Santa. Pero siempre ha habido también costumbre de hacer peregrinaciones a los santuarios marianos o dedicados a los santos.

9. Elegir un santo intercesor
Elegir un santo patrón para el año que entra puede ser una gran costumbre. Es una forma de conocer su vida y sus virtudes, además de poder pedir su intercesión.

10. Terminar el día con un examen de conciencia
A menudo hacemos un examen de conciencia antes de acudir al sacramento de la Penitencia. Pero, ¿y si todos los días se hiciera un examen? No sé trata sólo de ver los fallos y errores, sino también de recordar cómo Dios ha actuado durante todo el día, ver las gracias y cómo responder mejor al día siguiente. Si es bueno empezar el día día ofreciéndolo a Dios, es igual de bueno terminarlo preguntando: "¿Cómo viví para Dios hoy?".

 

MARÍA: MADRE SUYA Y MADRE NUESTRA

El célebre Karl Barth decía que la mariología, esto es, la parte de la teología dedicada al estudio del papel de María, era el “cáncer” del catolicismo. Palabras ciertamente torpes, que sin embargo creo que demuestran –permítaseme que, con toda humildad, lo diga– una falta de experiencia directa del sentimiento católico hacia la Madre de Dios. Creo que bastaría una única estancia de algunos días en uno de los grandes santuarios marianos para convencerse de lo contrario: María adquiere relevancia e importancia en función de Jesús. Y todo creyente católico lo sabe bien. Me atrevería a decir que lleva este sentimiento en su ADN. Esto es, reconoce y sabe bien cuál fue el papel de María en las diversas etapas de la vida de Jesús. Cuando, con su "Sí", abrió el camino a la Encarnación del Verbo. Luego, cuando crió a su hijo –entre acontecimientos que se revelaban a cual más extraordinario– acompañándole hasta aquellas bodas de Caná donde directamente le impulsó a dar comienzo, con su primer milagro, a su vida pública. En fin, a su lado a los pies de aquella cruz sobre la cual morirá.


Pero todo católico sabe también que precisamente allí, en aquellos momentos tan trágicos en los que su Hijo se estaba muriendo y su misión como Madre física de Jesús parecía concluir, María recibirá, precisamente de su Hijo moribundo, el mandato que desde aquel momento la transformará en la Madre del Cuerpo Místico, es decir, de todo creyente. Un hecho del que la Iglesia primitiva fue consciente desde los inicios. Lo demuestra no solo la presencia de María en el cenáculo con los apóstoles el día de Pentecostés, sino también la devoción de la que fue objeto durante los primeros siglos, y que las excavaciones arqueológicas han descubierto. Lo demuestran la liturgia, que enseguida comenzó a subrayar su poder de intercesión, y aquellos dos primeros dogmas marianos –maternidad divina y virginidad perpetua– que demuestran la comprensión de de hasta qué punto ella era necesaria precisamente para sostener y comprender los dogmas cristológicos. Si Jesús era verdadero Dios, pero también verdadero hombre, es precisamente porque, como dice Pablo, había “nacido de mujer”. Y María era en cierto modo la garantía de ese equilibrio.

Hablaba antes del ADN. Es justo lo que nos hace dirigirnos a María pidiéndole ayuda, seguros de que ella intercederá ante el Hijo. Es lo que nos lleva a acudir a los santuarios marianos, nacidos a menudo en los lugares de las apariciones, fenómeno que confirma su importancia no solo como mensajera divina sino también como sostén de nuestra fe, a menudo incierta. Es, en fin, lo que nos permite esperar que nos acompañará también en los actuales esfuerzos eclesiales hasta el momento en el que, como profetizó, junto al corazón de Jesús también su Corazón Inmaculado triunfará.

Rosanna Brichetti Messori

 

CONFESIÓN Y DIRECCIÓN ESPIRITUAL

Aunque actualmente los consejeros psicológicos realizan tareas que antes eran propias de los directores espirituales, éstos sin embargo siguen teniendo un importante papel.

La confesión es un encuentro privilegiado del alma con Dios a través de su ministro. Lo ideal sería hacerla en un diálogo que permitiera discernir bien la situación de las almas, las raíces de sus faltas y los medios empleados o no para extirparlas. Convendría instruir sobre la vida espiritual, el modo de progresar en las virtudes o, por el contrario, las actitudes a cambiar. Hay también que animar contra el desaliento y ayudar a los angustiados que no ven avances en su vida espiritual, tratando igualmente de evitar la rutina. Por ello sería bueno que la confesión se juntara con la dirección espiritual, y esta conveniencia es precisamente mayor cuando se trata de personas que intentan seguir más fielmente a Cristo.

Todo esto hay que tenerlo presente para evitar el esperar que nuestras simples confesiones nos aporten necesa­riamente una luz capaz de orientar nuestra conducta, o el creer que el director que nos da un consejo o aviso lo hace con la misma autoridad absoluta que adopta su palabra en la absolución, cuando actúa como instrumento de Cristo.

Es importante tener un confesor fijo a quien recurrir habitualmente; éste, llegado a ser así también director espiri­tual, sabrá indicar a cada uno el camino a seguir para responder generosamente a la llamada a la santidad. Confesarse con un confesor que nos conoce puede hacer más fácil al penitente saber lo que Dios espera de él.

La dirección espiritual es un ponerse a la escucha de las indicaciones del Espíritu Santo, en un cierto contexto espiritual y psicológico. Más concretamente se llama dirección espiritual al esfuerzo de búsqueda de las directrices del Espíritu Santo, que un cristiano realiza con la ayuda de un director. La dirección espiritual es, desde luego, algo distinto al psicoanáli­sis, pues lo que el director y el dirigido buscan, en la obediencia a la Palabra de Dios y en la oración, es que sea el Espíritu Santo el que dirija nuestra vida según su voluntad.


La dirección espiritual suele ser más eficaz cuando utiliza el método no directivo, que consiste en que el director sobre todo escucha y generalmente no interviene de manera autoritaria, para dejar así a su dirigido encontrar por su propia reflexión, con la ayuda de la gracia, cuáles son las directrices del Espíritu. En efecto, sólo al interesado corresponde decidir por sí mismo lo que debe hacer. El hombre adulto, en efecto, excepto el caso de enfermedad psíquica como los escrúpulos, es personal­mente responsable de lo que hace y no puede en consecuencia apelar a la obediencia para verse libre de sus responsabilidades. El parecer de un buen director no puede pretender más que orientar en la evolución de la vida espiritual a los que recurren a sus consejos y de ordinario preferirá el consejo al mandato, intentando además fomentar la autonomía de la razón.

El recurrir a un director o padre espiritual es totalmente legítimo, como lo es el recurrir a un educador para el progreso en la madurez personal. La dirección espiritual no tiene nada que ver con una visión patológica del ser humano, puesto que lo que intenta es dar orientaciones para la vida normal, procurando ayudar al individuo al "hallazgo del yo", a fin de que pueda dar más libremente su respuesta de fe. En consecuencia la dirección espiritual se dirige a lo humano, pero para ponerlo al servicio de Dios. La ciencia, experiencia y objetividad de un sacer­dote pueden ser un importante apoyo, pues es difícil ver bien lo que nos concierne personalmente, y, como se dice ordina­riamente, cuatro ojos ven más que dos.

Pero esto no impide que sólo cada uno de nosotros se halle en el punto exacto en el que convergen los signos múlti­ples, complementarios y con frecuencia tenues, con los que Dios nos indica y nos precisa día a día cuál es su voluntad sobre nosotros y cómo por consiguiente nos es posible responder a su amor. Al dirigido le toca, pues, decidir, aun teniendo en cuenta el papel de su director. No obstante esto, no hemos de poner la dirección espiritual al mismo nivel de los consejos simplemente humanos, pues entre el penitente o dirigido y el sacerdote se encuentra, aunque invisible, Cristo; si bien el director espiritual ha de procurar permitir que Cristo se manifieste a través suyo, pues su modo de ser puede constituir también un cierto obstáculo entre el penitente y Cristo. Pero normalmente es muy bueno tener junto a nosotros un confidente escogido no sólo por sus afinidades y simpatías humanas, sino porque representa a Dios y a su Iglesia, con la autoridad del ministro que puede consolar, exhortar y perdonar, pudiendo así evitarse muchas angustias y problemas.

En las confesiones corrientes el sacerdote ha de añadir algunas palabras o consejos que ayuden al penitente a salir más dispuesto a progresar en la vida espiritual de lo que estaba cuando inició la confesión. A menudo tendremos penitentes habituales que nos consultarán sus problemas y pedirán de nosotros una cierta dirección espiritual. Otras veces encontraremos personas que nos solicitan como directores de conciencia.

Hay también gente que más que tener un director espiritual fijo, procura aconsejarse de varias personas en sus problemas espirituales. Las revisiones de vida y otros medios semejantes pueden ser para la vida de fe de estas personas ayudas eficaces.

Pedro Trevijano

DIOS HABLA EN EL SILENCIO


Cada vez más, nuestra sociedad de hoy nos va imponiendo un ritmo acelerado en el modo de vida que nos conduce al estrés, a la prisa, al nerviosismo... Parece como si necesitáramos vivir con un ruido constante en nuestros oídos, nos da miedo estar en silencio. Otro dato de nuestra cultura es que nuestros ojos están siempre pendientes de la imagen y de las pantallas luminosas… Todo ello, nos lleva, con frecuencia, a vivir una agitación interior que nos crea ansiedad y malestar interior. ¿El uso y abuso de tantos sonidos e imágenes son buenos para nuestra vida? No, definitivamente no. Nos hace falta el silencio amoroso de Dios.

Os invitamos a todos a recuperar el silencio interior y exterior para encontrarnos con Jesucristo vivo y resucitado. Madre Teresa de Calcuta, mujer de trabajo incansable entre los pobres, pasaba horas enteras delante de Jesucristo Eucaristía, ella misma decía: “en el silencio del corazón es donde habla Dios”.

Nuestra iniciativa parroquial quiere proponer a todos, la experiencia del silencio y el encuentro con Dios, a través de la oración ante Jesucristo Eucaristía. Jesús te dice: “Venid a mí todos los que estéis cansados y agobiados”. Si te acercas encontrarás el descanso y la paz interior que sólo puede darte Dios.

VIVIR LA PRESENCIA DE DIOS DURANTE EL DÍA

Existen muchas maneras de buscar la unión con Dios. El hermano Edgar Henríquez, seminaria y escritor, comparte en 8 acciones que ayudan a buscar a Dios en lo cotidiano y a unirse a Él sea donde sea o hagamos lo que hagamos.
La clave de lectura de estos consejos está en la intención, es decir, en un corazón que quiere corresponder a Dios, en ese deseo de acercarse a Él y ofrecerle lo que se tiene, aunque sean solo dos minutos. Verás que tu vida “rutinaria” irá cambiando, que Dios

Meditación


Te recomiendo que dediques unos 30 minutos al día para esto. De preferencia por la mañana, antes de hacer cualquier otra cosa, así permeas todo tu ser y hacer de Dios. ¡Este será tu momento para Él! Lo importante es saberte buscado, esperado, amado por Él. ¡Ah!, también deberás aceptar los momentos de silencio de Dios: cuando no te habla y parece alejarse, esas ocasiones son las mejores para unirse a Él con fe verdadera.

Santo Rosario

Cuando el hombre está contento y agradecido suele ofrecer rosas a la “mujer más hermosa del mundo” (su madre o su esposa). El rosario es lo mismo pero con nuestra Madre del Cielo, la Santísima Virgen María. A diario podemos ofrecerle nuestras oraciones como un ramo de flores que luego ella lleva a su Hijo Jesucristo. De esta forma la Madre intercede por sus hijos. Es un alago, una caricia, una sonrisa que se eleva al Cielo y nos acerca muchísimas gracias.

Lectura Espiritual

Consiste en leer un libro espiritual durante 15 o 30 minutos al día. Puede ser la vida de un santo, los escritos del papa, libros sobre la oración, los sacramentos, etc. Siempre que sea una lectura “espiritual”. Esta práctica no sustituye la lectura diaria de la Biblia que incluso podemos hacer en la meditación de la mañana, pero si será una gran oportunidad de abrir tu mirada a la obra espiritual de la Iglesia.

Ángelus

Esta oración data del s. XIII. Es una muy breve oración que recuerda los tres grandes misterios de la Santísima Virgen María: el anuncio que hace el ángel a María de que sería Madre del Salvador, el “Sí” de María a Dios y a su plan redentor, y la Encarnación del Hijo de Dios. Se reza tres veces al día: una por la mañana (puede ser después de la meditación), otra a las 12 en punto (mediodía), y otra por la tarde (luego del rosario).

Visita Eucarística

Es breve y muy fácil de hacer. Cuando pasas por una iglesia y no dispones sino de 3 minutos, esto es perfecto para ti. Entras a la capilla y haces un acto de fe, visitas al Señor Jesús Sacramentado. Aquí puedes decirle lo que desees, por ejemplo: “Aquí estoy, Señor, paso muy rápido a verte sólo para decirte gracias…”. San Francisco cada vez que entraba en una iglesia decía: “Te alabamos, Santísimo Señor Jesucristo, aquí y en todas las iglesias del mundo, pues por tu Santa Cruz redimiste al mundo”. Es sencillo. ¡Cuántas veces pasamos de largo al ver una capilla! No se trata tampoco de detenerte en cada capilla que veas, sobre todo si vives en Roma o España donde hay muchas iglesias, sino de buscar estar con Dios, ocupar tu tiempo con Él aunque sea breve. En caso de que no puedas ir a una iglesia, puedes detenerte un momento y unirte a Dios con una “comunión espiritual”, diciéndole a Dios: “Señor, te amo, quiero recibirte a Ti Sacramentado, pero no pudiendo hacerlo ahora, te recibo espiritualmente en mi corazón”. Esto sí que renueva tu día, sobre todo en momentos de dificultad.

“Credo” antes de dormir

Esto debe ser lo que más cuesta, si es así, vas por buen camino. Cuando llega la noche lo único que uno desea es acostarse y dormir, así que ofrecerle cinco minutos a Dios para rezar el “Credo” será un sacrificio. Este acto de desprendimiento de sí mismo Dios lo ve, tenlo por seguro. Costará más al principio, luego formarás el hábito y te será de gran gusto.

Via Crucis (viernes)

Esta práctica es de gran ayuda, como todas las anteriores pero especialmente, para centrarte en el misterio pascual de Jesucristo. Recorrer las catorce estaciones te ayudará a sobrellevar la cruz por muy pesada que sea, a unirte al sufrimiento de Nuestro Señor, a encomendar a tantas personas que pasan por momentos difíciles.

Jaculatorias


La palabra jaculatoria viene del latín “iaculum” que significa lanza. El término se ha usado en el deporte con la variante “jabalina”. En la vida espiritual las jaculatorias son pequeñas frases que se repiten durante el día, sobre todo en momentos difíciles, para unirnos a Dios. Pueden ser: “Jesús, en ti confío”, “Señor, tú sabes que te amo”, “Haz de mí un instrumento de tu paz”, “Jesús manso y humilde de corazón, haz mi corazón semejante al tuyo”, etc. Versículos bíblicos, invocaciones, pedacitos de oraciones, una frase de fe.

Estos consejos no deben ser entendidos en una visión matemática. No significa que mientras más actos hagas, más cerca estás de Dios. Lo que importa es la pureza de intención que tengas, ese deseo auténtico de unirte a Dios, de decirle “aquí estoy”.

Termino con San Pío de Pietrelcina que decía: “Ora, ten fe y no te preocupes”.

 

CONSEJOS PRÁCTICOS PARA REZAR EL ROSARIO TODOS LOS DÍAS, Y REZARLO MUCHO MEJOR

1. Tener el Rosario en el bolsillo.

2. Aprovechar el tiempo libre también para rezar.

3. Rezar mientras se hacen otras tareas o se hace deporte.

4. Las imágenes y la música ayudan.

5. Orar de rodillas o peregrinando.

6. Rezar con las Sagradas Escrituras.

7. Rezar con muchos rosarios distintos.

8. Vincular cada misterio a una intención.

9. Dedicarle el tiempo libre que se merece.

10. Saber rezar para alguien.

11. Hacer pausas para concentrarnos.

12. Dirigir nuestros pensamientos a los misterios.

13. Hacer de la oración un momento para compartir con Cristo.

                                                                                                     

EL PADRENUESTRO EN ARAMEO, LA LENGUA DE CRISTO

Iglesia del Pater Noster (Jerusalén)

Abwoon d`bwashmaya, nethqadash shmakh. Teytey malkuthakh.
Nehwey tzevyanach, aykanna d`bwashmaya aph b`arha. Hawvlan
Lachma d`sunqanan yaomana. Washboqlan khaubayn aykaona daph
Khnan shbwoqan l`khayyabayn. Wela tahlan l`nesyuna: ela patzan min
Bisha, Amén

 

¿LA CIENCIA ALEJA DE DIOS? (pinchar video)

 

SOLIDARIDAD Y MEDIOS

ONG segoviana de Solidaridad Integral, fundamentada en el respeto a las personas a su dignidad y alos Derechos Humanos a través de los Medios de Comunicación Social. Visita su WEB: www.solidaridadymedios.org

 

 

PON "DE MODA" EL CRUCIFIJO


      
¡LLEVEMOS UNA CRUZ A TODAS PARTES!. 

¡SEAMOS VALIENTES!

 

                           

Historia de la Parroquia. Conócela pinchando en el link de las fotos inferiores de esta página de incio.

 

Nuestra página web es visitada por más de 28.000 personas al año.

 

 

 

AGENDA DIOCESANA DEL 19 AL 26 DE ENERO

«Recemos para que los cristianos, los que siguen otras religiones
y las personas de buena voluntad promuevan la paz y la justicia en el mundo».
 (Intención del Papa mes de enero  2020. Red Mundial de oración)

- Lunes 20 enero. Reunión extraordinario del Consejo Presbiteral de cara a la preparación de la asamblea presbiteral. A las 11.30h. en la Casa de Espiritualidad.

- Martes 21.  Por la tarde, a las 17h. Oración teresiana, en la MM. Carmelitas.  conferencia en la iglesia de la adoración de Madre Olga, Priora de las Carmelita samaritana, tema: “La adoración. Vocación del bautizado”. A las siete y media de la tarde.

- El jueves 23. El grupo de Justicia y Paz invita a una oración por la paz en la parroquia de San Millán a las 20.40h.

- El viernes 24, Convivencia vocacional del Seminario y amigos. 16.30h, Turégano. Y para concluir la semana de oración por la unidad de los cristianos tendrá lugar una conferencia de Alfredo abad, pastor y presidente de la Iglesia Evangélica Española. A las 18.30h. en la parroquia de El Cristo.

- EL Sábado 25. Varias citas. Fiesta de la Escuela diocesana de Teología. Casa de Espiritualidad. Encuentro zonal CEP. 10h, Nava de la Asunción. Jóvenes con talento. 18h, C. Espiritualidad.

- El domingo 26 de enero. Jornada de la Infancia misionera. Colecta en las parroquias. Además, es el Domingo de la Palabra de Dios.

 

SIN TI NO HAY PRESENTE.
CONTIGO HAY FUTURO.

PDF LAS CIFRAS DE LA IGLESIA

 

LA SÁBANA SANTA SERÁ EXPUESTA EN 2020

La Sábana Santa será exhibida nuevamente en Turín, cinco años después de su última exposición  y considerada entre las más concurridas por los peregrinos de todo el mundo, unos dos millones aproximadamente.

El Arzobispo Monseñor Cesare Nosiglia fue el encargado de dar la noticia. El motivo de la Ostensión Extraordinaria de la Sábana Santa será la 43ª edición del Encuentro Internacional organizado - del 28 de diciembre de 2020 al 1 de enero de 2021 - por la Comunidad Ecuménica de Taizé que tendrá lugar en la ciudad italiana de Turín.

Por lo tanto, además de la "confirmación de un fuerte vínculo" con los hermanos del pequeño municipio francés, Monseñor Nosiglia anunció que la Sábana Santa será expuesta durante ese tiempo. Tal como el mismo Arzobispo señaló, Turín y la Comunidad Monástica Ecuménica tienen un vínculo que se extiende desde hace décadas.

Numerosos grupos de jóvenes van periódicamente desde el Piamonte y el Valle de Aosta a Taizé para participar en la "Peregrinación de confianza a través de la tierra". Igualmente son numerosas y significativas los encuentros de oración de Taizé en Turín, promovidos por la pastoral juvenil diocesana junto con el grupo "Turín encuentra a Taizé".

La Iglesia de Turín se está preparando para acoger a miles de jóvenes, tanto con la hospitalidad en las casas y comunidades, como con los talleres y las jornadas de trabajo. Igualmente, se ha programado un tiempo de contemplación de la Sábana Santa reservado a los jóvenes participantes del encuentro.

 

 LA JMJ DE 2022 SERÁ EN LISBOA

El Patriarca de Lisboa, el cardenal Manuel Clemente, afirmó que la Virgen de Fátima tendrá “un papel fuertísimo” en la próxima Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) que se realizará en Lisboa en el año 2022
"Este movimiento juvenil católico que vemos en Portugal, la devoción mariana, la devoción a Nuestra Señora de Fátima es muy fuerte”, detalló el cardenal de la capital portuguesa.
“De todas las revelaciones y manifestaciones de Nuestra Señora en la historia, la de Fátima está más ligada a los Papas, al ministerio del Papa y a todo aquello que se refiere a él. Todo esto confluye y va a ser muy bueno”, añadió.
Sobre lo que Portugal puede ofrecer en la JMJ de 2022, el Cardenal Clemente indicó que eso es “su propia juventud, porque si este evento va a darse en Lisboa, se debe también a la fuerza, a la voluntad, al deseo de la juventud católica portuguesa que está con un dinamismo misionero muy fuerte”.

LEER MAS

 

Confesiones
Todos los días media hora antes de cada misa y siempre que se solicite a los sacerdotes.
Otros actos litúrgicos

Adoración Santísimo Jueves 19:00

Rezo Santo Rosario Todos los días 19:30

 

 

 

 

 

 

 

 

Avda. del Acueducto 26. 40002 Segovia. Teléfono 921 463801