Horario de Misas

Diario: 10:30,20:00

Domingos y festivos: 10:00,11:30,12:30, 20:00

Atención Personalizada

En la iglesia o en la Casa de Piedra.

Acordar previamente la hora con nuestros párrocos:

Jesús Cano 609943401

Aimée Kukuluka 631165327

 

HISTORIA DE LA PARROQUIA DE SAN MILLÁN

 

 

 

 

 

 

 

 

Queridos amigos internautas:

Nos ponemos en contacto con vosotros con el propósito de dar a conocer más el Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo. Para ello, encontraréis en la página de inicio diversos enlaces que facilitan este cometido.

Los temas serán diversos dependiendo de muchos aspectos y circunstancias: sociales, culturales, religiosos… Esperamos y deseamos que sean del gusto e interés de todos.

Avda. del Acueducto nº 26 40002 Segovia

ACOMPAÑAMIENTO Y ATENCIÓN PERSONALIZADA:

 DIOS ES AMOR Y PAZ

ACORDAR PREVIAMENTE LA HORA PARA EVITAR ESPERAS

SACERDOTE:

D. Jesús Cano Arranz: 609 943 401

_____________________

 

 

HORARIO DE MISAS

Lunes a sábado: 10,30 y 20,00 h.

Festivos: 10, 11,30, 12,30 y 20,00 h.

 

 

 

 

MEDITACIÓN DIARIA

En este enlace encontrarás  la meditación  diaria de la página "Hablar con Dios", que te puede servir para hacer esos 10 ó 15 minutos diarios de oración, tan aconsejables.

http://www.hablarcondios.org/meditaciondiaria.asp

Te sugiero esta oración introductoria y final:

ORACIÓN INTRODUCTORIA

 Señor mío y Dios mío, creo firmemente que estás aquí, que me ves que me oyes Te adoro con profunda reverencia, te pido perdón por mis pecados y gracia para hacer con fruto este rato de oración.Madre mía Inmaculada, S. José mi padre  y señor, ángel de mi guarda interceded por mí.

ORACIÓN FINAL

 Te doy gracias Dios mío por todos los buenos propósitos, afectos e inspiraciones que me has comunicado en esta meditación. Te pido ayuda para ponerlos por obra. Madre mía Inmaculada, S. José mi padre y señor, ángel de mi guarda interceded por mí.

 

NOVENA A LA VIRGEN DE LA FUENCISLA

Programa (pinchar aquí)

 

LOS 5 MINUTOS DEL DÍA DEL SEÑOR

DOMINGO XXV

(Tiempo Ordinario)

por

D. Jesús Cano Arranz

(Párroco de San Millán)

Vídeo (pinchar aquí)

 

LOS "CENSORES" DE DIOS

Los que llevamos mucho tiempo en la Iglesia pensamos que nuestros derechos de ciudadanía nos permiten juzgar el comportamiento de Dios. Creemos conocer bien sus intenciones, planes y modos de actuar. Incluso nos atrevemos a decirle a la cara lo que debe o no debe hacer. Como si fuéramos sus consejeros. Al final del libro de Job, cuando éste pierde la paciencia y se atreve a pedir cuentas a Dios influido por quienes se consideran sus amigos, Dios se muestra con toda su fuerza y sabiduría —bajo la imagen de la tormenta— para pedir cuentas a Job, que se ha atrevido a emplazar a Dios a un diálogo sobre su modo de proceder. «El que critica a Dios, que responda … si eres hombre, cíñete los lomos, voy a interrogarte y tú me instruirás», dice Dios a Job en una de sus firmes  interpelaciones.
En el evangelio de este domingo, la parábola de Jesús sobre los jornaleros que son enviados a trabajar en la viña, aparece también la figura de los «censores» de Dios. El propietario de la viña —imagen de Dios— tiene un comportamiento criticable según los que llevan trabajando desde el amanecer. Al final del día, cuando llega el momento de recibir el jornal, paga lo mismo a ellos que a los que fueron reclutados al atardecer y sólo han trabajado una hora. Esta injusticia es inadmisible, piensan ellos protestando contra el amo. No es lo mismo haber aguantado el peso del día y el bochorno que haber dedicado sólo una hora cuando ha cesado el calor.

La respuesta del amo —es decir, de Dios— no se hace esperar: «Amigo, no te hago ninguna injusticia. ¿No nos ajustamos en un denario? Toma lo tuyo y vete. Quiero darle a este último igual que a ti. ¿Es que no tengo libertad para hacer lo que quiera en mis asuntos? ¿O vas a tener tú envidia porque yo soy bueno? Así, los últimos serán primeros y los primeros, últimos» (Mt 20,1-16). En estas palabras, Jesús deja claro que Dios no es injusto cuando actúa con soberana libertad en sus asuntos. Dios puede ser desconcertante, imprevisible, pero no injusto. ¿Quién conoce sus planes para poder acusarlo? ¿O dónde estaba el hombre —dice el libro de Job— cuando cimentó la tierra?

Lo más llamativo de las palabras de Jesús son las que se refieren al fundamento de la crítica de quienes se atreven a juzgar a Dios: «¿O vas a tener tu envidia porque yo soy bueno?». El hombre —viene a decir Jesús en su parábola— sólo puede entender a Dios haciéndose bueno, ajustándose a la bondad de Dios, que es su esencia. Lo que nos impide entender a Dios son nuestras propias pasiones desordenadas que tendemos a proyectar sobre Dios para pedirle, en realidad, que actúe como nosotros. Es el Dios a la medida del hombre.

Es fácil escuchar o leer juicios sobre cómo actuaría uno si fuera Dios. Pretender ocupar el lugar de Dios es la tentación original del hombre, como narra el Génesis. Pero ya sabemos el fracaso al que conduce tal pretensión. Decía un maestro de vida espiritual que en el día del juicio prefería ser juzgado por Dios antes que por su propia madre. En la parábola de hoy, el juicio sucede al final del día, cuando los últimos son considerados como primeros, sin que ello signifique injusticia para los que llegaron a primera hora. También a estos se les paga lo prometido. Posiblemente para entender a Dios hay que situarse entre los últimos, los que más gratuitamente reciben su salario, los que se asombran ante la magnanimidad de un Dios que actúa con libertad en sus negocios, movido sólo por su amor. ¿Tendremos entonces envidia de Dios? ¿O es que nos creemos más deudores de su amor porque nos llamó a trabajar a su viña al amanecer? ¿No es suficiente recompensa haber soportado el peso del día y el bochorno trabajando para él?

 

+ César Franco
Obispo de Segovia.

 

POEMAS PARA EL ALMA

SEÑORA DE LOS DOLORES

Cuando los grandes señores
sembraban odio y temores
de Roma a cualquier lugar,
despreciando los honores,
aceptaste los primores
que Dios te vino a anunciar.

Y ya desde los albores

viviste los sinsabores
que te pudieron causar:
en Belén los moradores
no fueron acogedores
del que estaba por llegar;

los tiranos opresores

fueron los perseguidores
que os obligan a emigrar;
después de muchos sudores
de honrados trabajadores
al fin podéis regresar.

Entre los predicadores

que difundían errores
tu Hijo se quiso mostrar,
pero al final los traidores
en medio de mil horrores
le llegaron a matar…
¡mas no fueron triunfadores!:
los campos madrugadores
le vieron resucitar.

En mayo,mes de las flores,

versos de luz y colores
quisiera para cantar
a la Madre las mejores
cantigas de trovadores
hechas para enamorar.
SEÑORA DE LOS DOLORES,
ERES EXPERTA EN AMORES
Y EN SUFRIMIENTOS SIN PAR.

 

 José García Velázquez

SEIS FORMAS PRÁCTICAS DE IMITAR A LA VIRGEN MARÍA

María es modelo a seguir por donde quiera que la veamos. Pero, ¿cómo imitarla en nuestro diario vivir? Aquí tienes las siguientes formas de imitar a la Virgen:

1. María y el discernimiento espiritual
En primer lugar, el discernimiento espiritual para descubrir los planes de Dios. Exige vivir una docilidad ante la voluntad de Dios. La aparición del Arcángel Gabriel fue algo extraordinario (Lucas 1, 26-38). Lo usual, es que la vida está llena de signos sencillos de Dios, tal como sucedió también, en la vida de la Virgen.

¿Cómo lo aplico a mi vida?
Exige una vida espiritual activa, dedicando algunos momentos especiales del día para la oración (el rosario, las visitas al Santísimo, la lectura de las Sagradas Escrituras, la vida Sacramental, la liturgia de las horas, el examen de conciencia, etc.).
Luego, esas actividades espirituales nos abren el corazón a la acción del Espíritu Santo, y así podemos vivir conscientes de la presencia de Dios, mientras cumplimos las responsabilidades cotidianas, como son la atención a la familia, el servicio doméstico, el trabajo, y demás preocupaciones de la vida diaria.

2. María y su confianza
En segundo lugar, la confianza humilde en los consejos de personas prudentes. Lo vemos en su relación con san José. En sueños, Dios le reveló sus planes para María, y cómo debía ayudarla para cumplir su voluntad. (Mateo 1,18-25) Ella supo confiar y ponerse en las manos de José.

¿Cómo lo aplico a mi vida?
Nosotros también necesitamos tener algunos amigos, un director espiritual, un sacerdote o religioso amigo. Alguien que nos ayude a discernir los planes de Dios, muchas veces no tenemos las cosas claras.

3. María y la virtud de la humildad
En tercer lugar, aprender la virtud de la humildad. Es impresionante cuando María visita a su prima Isabel, y recibe un saludo tan especial (Lucas 1, 39-45). Luego, como respuesta, vemos en el “Magnificat”, un himno de la acción gloriosa de Dios en “la humildad de su esclava” (Lucas 1, 46-55). Humildad cuando se ve obligada a concebir al Hijo de Dios en un pesebre, porque no había posada para acogerla (Lucas 2,7).

¿Cómo lo aplico a mi vida?
¡Confiemos en Dios y pidámosle que nos ayude a ser humildes!

4. María y su servicio a los demás

En cuarto lugar, estar siempre atento a la necesidad de los demás. Descubriendo en cada circunstancia de la vida cómo vivir la caridad. El servicio es la forma más concreta de vivir la caridad. Lo apreciamos cuando María sale corriendo al encuentro de su prima Isabel. Más adelante, todos conocemos el pasaje emblemático de las Bodas de Caná (Juan 2, 1-11). Hasta que, al final de la vida de su Hijo, la vemos fortaleciendo y dándoles esperanza a los apóstoles, después de la trágica crucifixión (Juan 20,19). También, cuando estaban esperando la experiencia de Pentecostés (Hechos 2,13).

¿Cómo lo aplico a mi vida?
Haciendo un examen de conciencia. ¿Cuántas veces, por estar encerrados en nosotros mismos, preocupados solamente por nuestras cosas, dejamos de aprovechar tantas ocasiones para servir, y hacer de la vida una obra de Caridad. 5. María y su obediencia para cumplir la voluntad de Dios.


5.cumplir siempre la voluntad de Dios

“cueste lo que cueste”. Su “hágase en mí según tu Palabra” (Lucas 1,38), no se suscribe solamente al pasaje de la Anunciación, sino que lo vive a lo largo de toda su vida. Suele ser común pensar que, obviamente, diría “sí” a los planes de Dios en cualquier momento de su vida. ¿Cómo aplicarlo a mi vida?
Lo esencial como cristianos es nuestra relación personal de amor a Cristo. “Si me amáis, cumplan mis Mandamientos“ (Juan 14,15). Pregúntate: ¿cuántas veces no cumplimos los Mandamientos porque no amamos a Cristo “cueste lo que cueste”? ¡Hasta las últimas consecuencias!

6. María nos recuerda que no hay cristiano sin cruz
María siguió a su Hijo hasta la cruz. Estuvo de pie, a los pies de su Hijo crucificado.(Juan 19, 25-27). Con un silencio elocuente, aceptó el peor sufrimiento que puede existir: ver a su hijo asesinado, colgado de una cruz.Cuando miramos una imagen, vemos su dulzura, la ternura de su mirada, la serenidad de su semblante, su mano acogedora. Pero también, está pisando la cabeza de la serpiente (Génesis 3,14-19), y tiene el corazón atravesado por una espada (Lucas 2,35).

¿Cómo lo aplico a mi vida?
¿Cumplimos nuestras responsabilidades con cariño, reverencia, generosidad, entrega?, ¿o lo hacemos a medias, dejándonos ganar por la pereza o mediocridad? Es muy fácil caer en el
Hagamos que nuestra familia, nuestra sociedad, nuestro mundo, sea un lugar más hermoso para vivir. ¡Que Jesucristo reine en nuestros corazones!

Pablo Perazzo

 

10 RAZONES PATA ORAR TODOS LOS DÍAS POR LA MAÑANA


1. Recuerda que te levantaste porque el Señor sustentó tus sueños
2. Debes apreciar al Dios que levantó
3. Te despertaste sano y fuerte
4. ¿Por qué oras en este día?
5. Necesitas a Dios para atacar este día y salir victorioso
6. Debes orar para cancelar las obras de Satanás
7. Debes pedir provisión para nuestras necesidades
8. Debes interceder a favor de nuestra familia y amigos
9. Debes orar por la mañana para experimentar gozo
10. Debes orar por la mañana para ser parte del plan de Jesús para ti y para los demás

 

EL MINUTO DE DIOS PARA TÍ

D. Jesús Cano Arranz

(Párroco de San Millán)

LA GRACIA Y EL COMPROMISO

Os hablo, con frecuencia, de la gratuidad del amor de Dios, y no me cansaré de anunciarlo y predicarlo. Es el mensaje central del cristianismo: Dios es amor y Él te ama gratuitamente. La salvación es un don, un regalo de nuestro Dios para todos sus hijos. De tal suerte que, el que experimenta en su alma este amor de Dios, queda marcado y sellado para el resto de sus días.

Y este encuentro con el amor de Dios es el que transforma y cambia a la persona desde su misma raíz. Este cambio se nota, por ejemplo, en la oración. Esta ya no es tan egoísta, es decir, ahora el corazón necesita expresar la alabanza y gratitud a Dios por todo el bien que ha hecho.

También en la celebración de la Eucaristía. Esta ya no es un peso, una obligación, ahora es el pan reciente de Jesús que se ofrece en alimento constante y que te une a los hermanos.
En cuanto al sacramento de la reconciliación lo vivencias y lo sientes como una gracia constante para la vida.

La Palabra de Dios se convierte en lámpara para tus pasos y luz en el sendero de la vida, ya no puedes prescindir de ella.

El Reino de Dios, ahora, es el proyecto de Dios por el que das la vida, sobre todo, para con los más pobres y necesitados. Ellos son la presencia de Jesús en la tierra: lo que hicisteis con uno de estos, mis pequeños, a mí me lo hicisteis.

La gracia del amor de Dios nos lleva al compromiso con su proyecto.

 

 

QUERERTE QUERER

(Gentileza Asociación Sacerdote D. Rafael Matesanz)

       

¿Cómo puedo, Señor, testificarte?
¿Cómo puedo decir que eres la vida?
¿Cómo encender sonrisa agradecida
en la luz que me habita y me comparte?

¿Cómo escribir amor y pronunciarte?
¿Cómo curar la tierra dolorida?
¿Cómo ganar al tiempo la partida
viviendo sólamente para amarte?

Toma mi sueño, toma mi desvelo.
Toma mi actividad y mi reposo
Toma los quiebros de mi voz ardiente.

Toma las fugas de mi desconsuelo.
Toma mi corazón, libre y dichoso
por quererte querer sinceramente.

 

 

Rafael Matesanz

 

NECESITAMOS LA FUERZA ESPIRITUAL DE LA IGLESIA

Sin fuerza espiritual, la Iglesia se convierte en una simple obra humana. Es lo que el mundo quiere, porque mientras la Iglesia exista se siente continuamente interpelado por ella, incluso cuando calla. He ahí la causa de por qué algunos cristianos se sienten incómodos incomodando al mundo, valga la redundancia. Aspiran a ser como él.
Pero la Iglesia, lo sabemos todos, es Una y Santa, instituida por Jesucristo. Constituye el estadio superior de la humanidad en su catolicidad, esto es en la globalización de la fraternidad de los hijos de Dios. Realizar esto es muy difícil, en el plano personal y especialmente en el colectivo, el político, pero es una de las grandes tareas cristianas y de su necesidad depende el futuro de la humanidad. Y a la vez es una tarea imposible sin la fuerza espiritual de la Iglesia.

La Iglesia alcanza mucho más allá de los límites de la tierra y del momento actual. Atraviesa la historia, civilizaciones y culturas, de manera que muchas de ellas que parecían orgullosamente poderosas hoy yacen enterradas en el polvo, y en algunos casos lo que se conserva de ellas es gracias a la propia Iglesia. Debemos tomar conciencia de esta superioridad sin orgullo, que significa no dejarse amedrentar por la cultura del momento histórico determinado, y mirar con relativismo cristiano la cultura de cada civilización. Inculturizar significa hacer inteligible la Revelación de Jesucristo a cada cultura en concreto, y no ajustar la Revelación a los parámetros de dicha cultura. Aporta la buena nueva de la palabra de Dios contenida en los evangelios y de la fuerza de los sacramentos.

La Iglesia alcanza el cielo con la Comunión de los Santos y hace posible que el cielo descienda cada día sobre nosotros en la Eucaristía. Nos da conciencia de que somos hijos de Dios creados a su imagen y semejanza, algo literalmente extraordinario y que merece ser vivido de manera exultante, y que estamos a Él unidos por la Alianza renovada en Jesucristo.

Todo esto es demasiado grande para nuestras capacidades, pero es lo que somos, y viviendo de acuerdo con ello es la única forma para realizarnos plenamente. Nuestra tarea es vivir tal realidad, colectiva e individualmente y en términos reales. Toda esta grandeza que sólo es posible si a su vez la Iglesia se muestra grande espiritualmente y nos enseña e insufla esta grandeza.

Josep Miró i Ardèvol

 

 

DEL CEPILLO AL INTERNET: LA SOLIDARIDAD CRISTIANA

Llegamos cada domingo a nuestra parroquia y nos parece algo descontado que debe estar limpia, ordenada, bien iluminada, con megafonía adecuada, con calefacción cuando hace frío que pela, y refrigerada o ventilada cuando el sopor caluroso. Ahora hay un factor más añadido: debe haber gel hidroalcóholico para nuestras manos, y al acabar la celebración ha de emplearse algún producto limpiador en todo el templo. Todo esto supone gastos que alguien debe ayudar a pagar.

Bienvenidos sean otros cauces e iniciativas, como las suscripciones familiares de quienes entregan mensualmente a la parroquia una cantidad fija como cuota de colaboración estable. O hagamos nuestro donativo a la comunidad diocesana o parroquial a través de otros cauces como el de internet Dono a mi Iglesia. 

Sea pasando el cepillo en nuestras celebraciones dominicales, o sea a través de otros modos de colaboración estamos compartiendo cristianamente nuestros bienes con la comunidad y asistiendo a los pobres.

 

 

MUCHAS GRACIAS SACERDOTES

Vivimos tiempos de zozobra, en lo material y en lo espiritual. La crisis del coronavirus está provocando (y si no, debería hacerlo) que nos cuestionemos nuestro modelo de vida. ¿Cuál es la finalidad que damos a nuestra existencia? ¿Merece ese fin la entrega de la vida? ¿En qué o quién hemos depositado nuestra confianza estos años? Si ese pilar ahora se tambalea quizá no fuera auténtico.
 
Sin embargo, lo mismo que toda crisis abre preguntas existenciales, preguntas que nos permiten revisar la autenticidad de nuestra vida, toda crisis permite ver ejemplos de personas cuya vida se funda en la entrega y no en el yo. Vidas ejemplares.
 
Estamos asistiendo a un esfuerzo sobrehumano de los profesionales de la sanidad, de las fuerzas y cuerpos de seguridad y de otros muchos que, a riesgo de contagiarse del coronavirus, están entregando su vida en servicio a los demás.

Por eso este artículo quiere ser, sobre todo, un agradecimiento a todos los sacerdotes (y religiosos) que, haciendo vida las palabras evangélicas del Señor "no teman a los que matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma" (Mt 10, 28), arriesgan su vida y salud para mantener vivo y presente en nuestra sociedad a Jesucristo sacramentado. Son todos esos sacerdotes que abren sus Iglesias para que los fieles podamos acudir a confortarnos en el Señor. Son todos esos sacerdotes que siguen disponibles para la confesión. Son todos esos sacerdotes que siguen visitando y atendiendo espiritual y sacramentalmente a los enfermos. Son, especialmente, todos esos sacerdotes que siguen permitiendo al pueblo fiel participar de la Eucarístia –cumpliendo todas la normas de prudencia–, conscientes de que, como decían los primeros cristianos, "sin domingo no podemos vivir". Que una semana sin domingo, sin eucaristía, es una semana vacía, perdida.
 
Muchísimas gracias de corazón a los sacerdotes.

 

ORACIÓN A SANTIAGO APÓSTOL

 

Enséñanos, Apóstol y amigo del Señor, el Camino que conduce a Él. Ábrenos, predicador de las Españas, a la Verdad que apprendiste de los labios del maestro. Danos, testigo del Evangelio, la fuerza de amar siempre la Vida,

Contigo, Santiago Apóatol y peregrino, queremos enseñar a las gentes de Europa y del mundo que Cristo es -hoy y siempre- el Camino, la Verdad y la Vida.

(De San Juan Pablo II)

 

NUEVAS INVOCACIONES A LA VIRGEN MARÍA

El Sumo Pontífice FRANCISCO, acogiendo los deseos expresados, ha dispuesto que en el formulario de las letanías de la Bienaventurada Virgen María, llamadas "Lauretanas", se inserten las invocaciones "Mater misericordiae", "Mater spei" y "Solacium migrantium".

 La primera invocación se colocará después de "Mater Ecclesiae", la segunda después de "Mater divinae gratiae", la tercera después de "Refugium peccatorum".

 

TIEMPO ORDINARIO

El Tiempo ordinario es un tiempo importante; tan importante que, sin él, la celebración del misterio de Cristo y la progresiva asimilación de los cristianos a este misterio se verían reducidos a puros episodios aislados, en lugar de impregnar toda la existencia de las comunidades de fé. Solamente cuando se comprende que el Tiempo ordinario es un tiempo imprescindible, que desarrolla el misterio pascual de un modo progresivo y profundo, se puede decir que se sabe qué es el año litúrgico. Quedarse tan sólo con los “tiempos fuertes” significa olvidar que el año litúrgico consiste en la celebración sagrada, en el curso de un año, del entero misterio de Cristo y de la obra de la salvación.

Se llama “tiempo ordinario”, porque en dicho tiempo se medita sobre la “vida ordinaria” de Jesús, es decir, qué hizo con sus discípulos, los lugares que visitó, los milagros que realizó. Pero, a diferencia de otros tiempos, en el tiempo ordinario se profundiza en la vida cotidiana Jesús. Por ejemplo, en el tiempo de Navidad se profundiza sobre el nacimiento de Jesús, en el tiempo de Pascua se profundiza en la Resurrección de Jesús, mientras que en el tiempo ordinario no hay un misterio específico que se profundice, sino más bien se acompaña a Jesús en sus “actividades” de día a día.

Este tiempo es el más largo del año, dura entre 33 a 34 semanas, el color que se utiliza es el verde. La fuerza del Tiempo ordinario está en cada uno de los 33 o 34 domingos que lo integran. El Tiempo ordinario comienza el lunes que sigue al 6 de enero y se extiende hasta el martes antes del miércoles de Ceniza, para reanudarse de nuevo el lunes después del domingo de Pentecostés y terminar antes de las primeras Vísperas del domingo I de Adviento.

 

 

EL CAMINO DE LA INFANCIA

Jesús deja claro que el camino para llegar a Dios es el camino de la infancia: ”Os aseguro que si no cambiáis y os hacéis como niños no entraréis en el reino de los cielos”.

Convertirse en niño significa vivir de acuerdo con una segunda inocencia; no a la inocencia del recién nacido, sino la inocencia que se consigue haciendo opciones conscientes.

¿Cómo podría describirse a quienes han llegado a esta segunda infancia, a esta segunda inocencia? Jesús los describe con toda claridad en las Bienaventuranzas.

Jesús sube a la montaña, reúne a sus discípulos, y dice: “Bienaventurados los pobres, los mansos, los misericordiosos, los pacíficos y los que padecen persecución por la justicia”.

Estas palabras dibujan el retrato del Hijo de Dios. Es un autorretrato de Jesús el Hijo Amado. Es también el retrato de lo que yo debo ser. Las bienaventuranzas me muestran el camino más simple para llegar a casa, a la casa de mi Padre.

Convertirse en un niño significa vivir las Bienaventuranzas y encontrar la puerta estrecha del Reino.

¿No es acaso el niño pequeño pobre, manso y limpio de corazón? ¿Acaso el niño pequeño no llora ante el más mínimo dolor? ¿No está acaso el niño pequeño hambriento y sediento de justicia, y no es acaso víctima de la persecución? ¿Y qué hay de Jesús, la Palabra de Dios que se hizo carne, vivió nueve meses en el vientre de María, y vino a este mundo como un niño pequeño, adorado por los pastores y los Magos de Oriente? El Hijo eterno se hizo niño para que yo pudiera ser niño otra vez y así volver a entrar con él en el Reino del Padre.

“Yo te aseguro” dijo Nicodemo, que el que no nazca de nuevo no puede ver el reino de Dios.

 

En la hoja parroquial "Juntos" podrás conocer todas las actividades de la parroquia.

PICHAR EN IMAGEN

 

Pidamos a San Roque que interceda por nosotros al Señor para que finalice la pandemia que padecemos.

 

COMUNIÓN DE LOS SANTOS, LA MEJOR RED SOCIAL

 

 

Sin ánimo de establecer una lista cerrada, proponemos reflexionar sobre diez cosas que quizá nos ayuden a que mi vida esté más llena de oración, sacramentos y ansias de agradar a Dios.

1.- Leer la Biblia: Diez minutos diarios. Con ella y leyendo buenos libros cristianos, cultiva tu personalidad. Así te instruirás cada día más en la Palabra de Dios.

2.- Orar todos los días a Dios 15 minutos: Alábale y dale gracias. Pídele por tus necesidades con fe. Implora la ayuda maternal de la Virgen María.

3.- Confesar tus pecados: Al menos una vez al mes para limpiar y sanar tu alma.

4.- Participar semanalmente de la Misa dominical y recibir a Cristo en la Santa Comunión.

5.- Santificar la vida en familia. Para ello mejora primero tu propia conducta hacia los tuyos. Cumple tus responsabilidades y reforma tu actitud según el ejemplo de Jasecristo y de sus mejores discípulos que fueron los santos.

6.- Ayudar a tu prójimo con amos cuando lo veas en necesidad. Brinda tu apoyo con generosidad, bondad y respeto. Armoniza sabiamente la ayuda material y la ayuda espiritual.

7.- Defender con valentía los principios cristianos cuando sean atacados o ridiculizados por la sociedad. No devuelvas los ataques, sino señala los males que se originan por vivir dejándolos de lado. Y resalta lo mejor que sería la vida si los cumpliéramos.

8.- Enseñar con la Biblia el mensaje de Cristo a quien no lo conoce. Haz lo que está a tu alcance para combatir la ignorancia espiritual de los católicos. Participa en la catequesis de tu parroquia.

9.- Asociarte y participar con regularidad en una comunidad cristiana parroquial. Promueve en ella el estudio de la palabra de Dios.

10.- Dar un buen testimonio de vida católica en todo momento, actuando cristianamente. Con la fuerza de Cristo resiste al pecado y procede rectamente. Viendo tu ejemplo, la gente buscará a Dios.

 

______________________________________

ORAR JUNTO A LAS IMÁGENES DE SAN MILLÁN

____________ Jesús Cano ___________

 

LA SOLEDAD AL PIE DE LA CRUZ
“Ahí tienes a tu madre” (Juan 19,27)

Esta imagen de la Virgen María se venera en la parroquia de San Millán, de Segovia, es Ntra. Sra. la Soledad al Pie de la Cruz. Es una talla policromada en madera de cedro y realizada por nuestro querido e insigne escultor segoviano D. Aniceto Marinas García, bautizado en la parroquia de San Millán. Hombre de fe y oración profunda, tuvo a bien regalar la imagen a nuestra parroquia en el año de 1930.

Al mirar esta obra de arte tan conmovedora nos quedamos inmediatamente atrapados por un sinfín de sentimientos humanos y religiosos que se desprenden de ella.

La imagen está llena de expresividad. El cuerpo está abatido, desmayado, apenas tiene fuerza para estar recostado sobre la cruz que la sostiene. Sus brazos y especialmente sus manos, debilitadas y cansadas, acompañan el ritmo dramático del cuerpo. Los párpados y los ojos entreabiertos muestran la angustia, la pena y la tristeza de una madre que ha perdido a su hijo único. La aflicción y la amargura de la Virgen son tan grandes que ni siquiera le quedan fuerzas para derramar lágrimas.

Este es el momento en que María recordaría la profecía de Simeón al presentar a su Niño en el Templo: “¡Y a ti misma una espada te atravesará el alma!” (Lc 2,35). Sin duda es la espada del dolor. Este dolor atraviesa el alma entero de María que ha presenciado y vivido el ultraje y la muerte de un inocente: su hijo Jesús. Y es Jesús el que desde la cruz nos ha dicho: “Ahí tienes a tu Madre”. ¡Acógela en fe!

ORACIÓN:

Oh Dios, te damos gracias por la Virgen María, la llena de gracia, la que concibió por el Espíritu Santo a su hijo Jesús.

En ella vemos a una Madre que ha sufrido lo indecible porque ha amado
hasta el extremo con el amor del corazón de su Hijo único.
Gracias, Madre, porque al contemplarte con fe,
mi alma rota de dolor se llena de tu compasión.

María, ante ti pongo mi corazón angustiado, sufriente y enfermo por tantas cosas de la historia de mi vida. Concédeme por tu intercesión que, al acercarme a ti y contemplarte en tu dolor, me llene del amor de Dios; y en los momentos de mi soledad acompáñame con tu paz y esperanza, hasta que un día pueda gozar de las alegrías del Cielo. Amén.

_____________________________________

 

CRISTO DE LA PAZ

Todo está cumplido(Juan 19,30)

Este Cristo de nuestra parroquia de San Millán, de Segovia, es el Cristo de la Paz. Es una talla policromada de finales del S. XIII. Le llamamos Cristo de la Paz porque al mirar su rostro muerto, se percibe la paz de aquel que ha completado la vida con entrega amorosa, en una obediencia fiel y absoluta al Padre hasta la muerte.

Ya lo dijo Jesús a sus discípulos: “Yo he bajado del cielo para hacer, no mi voluntad, sino la del aquel que me ha enviado” (Jn 6,38). Su rostro nos inspira toda clase de confianza en la bondad de nuestro Padre Dios. Un rostro que parece esbozar hasta cierta alegría. La alegría y el gozo de haber cumplido todo en la vida. Y sus brazos extendidos parecen acogernos a todos e invitarnos a ir a él con aquellas palabras que el mismo dijo: “Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados” (Mt 11,28).

Ciertamente, la imagen parece estar viva; a través de ella el Espíritu Santo nos habla y nos sobrecoge en el misterio de la muerte, y de la vida más allá de la muerte. Él, desde el presbiterio, nos preside siempre cada Eucaristía y nos recuerda el misterio de su muerte y nuestra muerte, pero siempre con serenidad y paz, la paz que viene de la gran esperanza en la vida eterna.

Oración:

Padre Dios, te damos gracias porque un día tuviste a bien enviarnos a tu Hijo, nacido de las entrañas de la Virgen María.

Gracias Jesús porque naciste, viviste y moriste en la pobreza más absoluta, y esta pobreza se ha convertido para todos nosotros en riqueza de gracia y amor.

Jesús, que al mirar tu rostro con fe, la paz que habita en tu alma venga a la mía. La paz que brota de tu Espíritu de misericordia.

______________________________________

 

SANTO CRISTO EN SU ÚLTIMA PALABRA

“Padre, a tus manos encomiendo mi espíritu” (Lucas 23,46)

Este Cristo crucificado se encuentra en la parroquia de San Millán, de Segovia, es el Santo Cristo en su Última Palabra. Es una talla policromada en madera de cedro y realizada por nuestro querido e insigne escultor segoviano D. Aniceto Marinas García, bautizado en la parroquia de San Millán. Hombre de fe y oración profunda, tuvo a bien regalar la imagen a nuestra parroquia en el año de 1947.
La imagen representa aquella escena de Jesús agonizando en la cruz y pronunciando sus últimas palabras. El Evangelio lo escribe así: “Jesús, dando un fuerte grito, dijo: ‘Padre, a tus manos encomiendo mi espíritu’ y, dicho esto, expiró”.

Realmente, es una escena conmovedora. Su vientre hacia dentro y la cavidad torácica repleta de aire, nos indican el último esfuerzo, el último aliento de vida para pronunciar la Última Palabra a su Padre. Es la entrega definitiva de su vida a Dios, y en la suya, también la nuestra.

Los ojos abiertos y vueltos hacia arriba se clavan en lo alto, en el cielo. Esta última mirada, compasiva y llena de inocencia, se convierte en el gesto supremo de amor del Hijo hacia su Padre. Los ojos de Jesús están expresando la oración más sublime que pueda hacer el hombre a Dios: entregar su vida a Aquel que se la dio.  

Nuestras miradas, unidas a la mirada de Jesús, se elevan confiadamente al Padre. Por eso, mirando al Hijo encontramos el consuelo y el amor divino para también, como Jesús, entregar libremente nuestra vida al Padre.

ORACIÓN:

Padre Dios, te doy gracias porque entregaste a tu Hijo al mundo, nacido de la Virgen María.

Jesús, en tu mirada, no veo condenación ni castigo alguno,lo que veo es tu mirada limpia, pura y llena de amor y compasión, por todo ello, gracias Señor.

Y, con la gracia del Espíritu Santo deseo, Señor, que ahora y en el último momento de mi vida, pueda mirar con tu mirada confiada a nuestro Padre Dios,   e ir a su prometido y amoroso regazo eterno.  Amén.

________________________________________

                                                  

NUEVO ESTUDIO DE LA SÁBANA SANTA          

La Sábana Santa de Turín es, desde hace siglos, fuente de polémica entre los que niegan su autenticidad y lo que creen que albergó el cuerpo de Jesucristo después de haber sido crucificado. Ahora, unmédico español se une a la discusión y sostiene que la imagen que aparece en la tela es la de un hombre vivo.

Según cuenta el doctor Bernardo Hontanilla, catedrático de Cirugía Plástica, Estética y Reparadora de la Clínica Universidad de Navarra, ha publicado un estudio en la revista Sciencia et Fides,  que edita la Universidad de Navarra junto a la Universidad Nicolás Copérnico de Torun (Polonia), en el que analiza la Sabana Santa desde el punto de vista de un cirujano plástico, en contraposición de anteriores investigaciones forenses, hematológicas, textiles, químicas, biológicas e iconográficas.

En su estudio, Hontanilla asegura que la Síndone muestra a la vez signos de muerte como de vida de una persona que dejó su imagen impresa en un momento en el que estaba viva, algo que, en su opinión, es razonable, ya que si la Síndone cubrió el cuerpo de Jesús, aÉl le interesaría no solo mostrarnos los signos de la muerte, sino también de resurrección en el mismo objeto.

El catedrático, especializado en cirugía de la parálisis facial, ha analizado varios detalles de la postura del cuerpo impreso en la Sábana Santa tomando como referencia la reconstrucción en 3D del artista andaluz José Manuel Miñarro López. Así, según explica Hontanilla, todos los estudios realizados hasta la fecha se refieren a un cadáver. Se trata de estudios de medicina forense que describen que la postura fijada en la Síndone es típica de una rigidez post mortem, pero en realidad se trata del gesto habitual de una persona cuando está intentando levantarse partiendo de la posición decúbito supino (posición del cuerpo acostado mirando hacia arriba), asegura. Muestra a la vez signos de muerte como de vida de una persona que dejó su imagen impresa en un momento en el que estaba viva.

La hipótesis de Hontanilla también se apoya en el hecho de que cuando realizamos ese gesto de levantarnos, se produce un desplazamiento de las manos a los genitales al flexionar el tronco, una elevación y semiflexión de la cabeza y un apoyo de una planta del pie con menos flexión de la pierna contralateral y cierto grado de rotación interna como la figura observada en la Síndone. Para ello, tomó como referencia pruebas con sujetos varones de entre 30 y 40 años, con fenotipo atlético y de entre 1,70 y 1,80 metros de altura a los que les solicitó que se levantaran del suelo partiendo de la posición decúbito supino

Además, asegura que el rostro captado en la Sábana muestra los surcos nasogenianos y nasolabiales: La presencia de ambas marcas en la cara impresase asemeja más a la de una persona viva, ya que en un cadáver reciente la musculatura fácil se relaja y desaparecen los surcos. El experto confía plenamente en su diagnóstico: En el momento en que se imprime esta imagen, la persona está viva. Lo afirmo y defiendo científicamente donde sea necesario, concluye.

                                                                                                    

EL PADRENUESTRO EN ARAMEO, LA LENGUA DE CRISTO

Iglesia del Pater Noster (Jerusalén)

Abwoon d`bwashmaya, nethqadash shmakh. Teytey malkuthakh.
Nehwey tzevyanach, aykanna d`bwashmaya aph b`arha. Hawvlan
Lachma d`sunqanan yaomana. Washboqlan khaubayn aykaona daph
Khnan shbwoqan l`khayyabayn. Wela tahlan l`nesyuna: ela patzan min

 

SOLIDARIDAD Y MEDIOS

ONG segoviana de Solidaridad Integral, fundamentada en el respeto a las personas a su dignidad y alos Derechos Humanos a través de los Medios de Comunicación Social. Visita su WEB: www.solidaridadymedios.org

 

 

PON "DE MODA" EL CRUCIFIJO


      
¡LLEVEMOS UNA CRUZ A TODAS PARTES!. 

¡SEAMOS VALIENTES!

 

                           

Historia de la Parroquia. Conócela pinchando en el link de las fotos inferiores de esta página de incio.

 

Nuestra página web es visitada por más de 28.000 personas al año.

 

REVISTA CATORCENA 2020

Contiene interesantes artículos sobre la historia y patrimonio San Millán

(pichar aquí)

 

 

 

 

 

SIN TI NO HAY PRESENTE.
CONTIGO HAY FUTURO.

PDF LAS CIFRAS DE LA IGLESIA (PINCHAR)

 

 

LA SÁBANA SANTA SERÁ EXPUESTA EN 2020

La Sábana Santa será exhibida nuevamente en Turín, cinco años después de su última exposición  y considerada entre las más concurridas por los peregrinos de todo el mundo, unos dos millones aproximadamente.

El Arzobispo Monseñor Cesare Nosiglia fue el encargado de dar la noticia. El motivo de la Ostensión Extraordinaria de la Sábana Santa será la 43ª edición del Encuentro Internacional organizado - del 28 de diciembre de 2020 al 1 de enero de 2021 - por la Comunidad Ecuménica de Taizé que tendrá lugar en la ciudad italiana de Turín.

Por lo tanto, además de la "confirmación de un fuerte vínculo" con los hermanos del pequeño municipio francés, Monseñor Nosiglia anunció que la Sábana Santa será expuesta durante ese tiempo. Tal como el mismo Arzobispo señaló, Turín y la Comunidad Monástica Ecuménica tienen un vínculo que se extiende desde hace décadas.

Numerosos grupos de jóvenes van periódicamente desde el Piamonte y el Valle de Aosta a Taizé para participar en la "Peregrinación de confianza a través de la tierra". Igualmente son numerosas y significativas los encuentros de oración de Taizé en Turín, promovidos por la pastoral juvenil diocesana junto con el grupo "Turín encuentra a Taizé".

La Iglesia de Turín se está preparando para acoger a miles de jóvenes, tanto con la hospitalidad en las casas y comunidades, como con los talleres y las jornadas de trabajo. Igualmente, se ha programado un tiempo de contemplación de la Sábana Santa reservado a los jóvenes participantes del encuentro.

 

El Patriarca de Lisboa, el cardenal Manuel Clemente, afirmó que la Virgen de Fátima tendrá “un papel fuertísimo” en la próxima Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) que se realizará en Lisboa en el año 2022.


"Este movimiento juvenil católico que vemos en Portugal, la devoción mariana, la devoción a Nuestra Señora de Fátima es muy fuerte”, detalló el cardenal de la capital portuguesa.
“De todas las revelaciones y manifestaciones de Nuestra Señora en la historia, la de Fátima está más ligada a los Papas, al ministerio del Papa y a todo aquello que se refiere a él. Todo esto confluye y va a ser muy bueno”, añadió.


Sobre lo que Portugal puede ofrecer en la JMJ de 2022, el Cardenal Clemente indicó que eso es “su propia juventud, porque si este evento va a darse en Lisboa, se debe también a la fuerza, a la voluntad, al deseo de la juventud católica portuguesa que está con un dinamismo misionero muy fuerte”.

LEER MAS

 

Confesiones
Todos los días media hora antes de cada misa y siempre que se solicite a los sacerdotes.
Otros actos litúrgicos

Adoración Santísimo Jueves 19:00

Rezo Santo Rosario Todos los días 19:30

 

 

 

 

 

 

 

Avda. del Acueducto 26. 40002 Segovia. Teléfono 921 463801