Horario de Misas

Diario: 10:30,20:00

Domingos y festivos: 10:00,11:30,12:30, 20:00

Atención Personalizada

En la iglesia o en la Casa de Piedra.

Acordar previamente la hora con nuestros párrocos:

Jesús Cano 609943401

Aimée Kukuluka 631165327

 

HISTORIA DE LA PARROQUIA DE SAN MILLÁN

 

 

 

 

 

   Queridos amigos internautas:

Nos ponemos en contacto con vosotros con el propósito de dar a conocer más el Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo. Para ello, encontraréis en la página de inicio diversos enlaces que facilitan este cometido.
Los temas serán diversos dependiendo de muchos aspectos y circunstancias: sociales, culturales, religiosos… Esperamos y deseamos que sean del gusto e interés de todos.

Avda. del Acueducto nº 26 40002 Segovia

ACOMPAÑAMIENTO Y ATENCIÓN PERSONALIZADA:

 DIOS ES AMOR Y PAZ

ACORDAR PREVIAMENTE LA HORA PARA EVITAR ESPERAS.

SACERDOTE:

D. Jesús Cano Arranz: 609 943 40

_____________________

 

MEDITACIÓN DIARIA

En este enlace encontrarás  la meditación  diaria de la página "Hablar con Dios", que te puede servir para hacer esos 10 ó 15 minutos diarios de oración, tan aconsejables.

http://www.hablarcondios.org/meditaciondiaria.asp

Te sugiero esta oración introductoria y final:

ORACIÓN INTRODUCTORIA
 Señor mío y Dios mío, creo firmemente que estás aquí, que me ves que me oyes Te adoro con profunda reverencia, te pido perdón por mis pecados y gracia para hacer con fruto este rato de oración.Madre mía Inmaculada, S. José mi padre  y señor, ángel de mi guarda interceded por mí.

 ORACIÓN FINAL
 Te doy gracias Dios mío por todos los buenos propósitos, afectos e inspiraciones que me has comunicado en esta meditación. Te pido ayuda para ponerlos por obra. Madre mía Inmaculada, S. José mi padre y señor, ángel de mi guarda interceded por mí.

 

En la hoja parroquial "Juntos" podrás conocer todas las actividades de la parroquia.

PICHAR EN IMAGEN

 

Revista de la Catorcena 2019

Contiene interesantes artículos sobre la historia y patrimonio San Millán

(pichar aquí)

 

El Papa Francisco nos pide a los cristianos que no seamos “prisioneros de la formalidad” y que no nos avergoncemos de sentir alegría por recibir la Palabra de Dios. El Pontífice aseguró que la Iglesia no puede ir adelante con “evangelizadores aburridos, amargados”. Sólo irá adelante con evangelizadores alegres, llenos de vida. La alegría de recibir la Palabra de Dios, la alegría de ser cristianos, la alegría de avanzar, la capacidad de hacer fiesta sin avergonzarse”.

 

 

SOY HIJO DE LA IGLESIA

Cortesía de la Asociación Sacerdote Rafael Matesanz Martín

                                               

Soy hijo de la Iglesia: su corazón de Madre
alimenta mi vida con la Verdad Eterna.
Me lleva de la mano por caminos morales
y besa mis entrañas con latidos de Gracia.

   Soy hijo de la Iglesia: su calor hogareño
caliente e ilumina mi desnuda pobreza.
En Ella Jesucristo me da su cercanía
y me enseña el vivir fraternalmente amando.

   Soy hijo de la Iglesia: que me dona sus templos
como espacios seguros de cálido silencio.
En ellos se conservan historias de creyentes
que se funden conmigo para atizar mi fe.

   Soy hijo de la Iglesia: divina primavera
donde brotan las flores de múltiples carismas:
soy Cartujo, Agustino, blanco Cisterciense;
soy Franciscano pobre y sabio Dominico…

   Soy hijo de la Iglesia: escucho su palabra
que es la palabra viva y concreta de Dios.
Con ella voy tejiendo los hilos de mis actos
hasta escribir mi nombre con sus letras de amor.

   Soy hijo de la Iglesia con Bautismo de Agua,
con Bautismo de llama, y Bautismo de Sangre.
Testifico que Dios en la Iglesia me salva,
testifico que el cielo se presagia en la Iglesia. 

                                                                       

Resumen biogáfico del autor D. Rafael Matesanz Martín

 

NUEVO ESTUDIO DE LA SÁBANA SANTA

La Sábana Santa de Turín es, desde hace siglos, fuente de polémica entre los que niegan su autenticidad y lo que creen que albergó el cuerpo de Jesucristo después de haber sido crucificado. Ahora, unmédico español se une a la discusión y sostiene que la imagen que aparece en la tela es la de un hombre vivo.

Según cuenta el doctor Bernardo Hontanilla, catedrático de Cirugía Plástica, Estética y Reparadora de la Clínica Universidad de Navarra, ha publicado un estudio en la revista Sciencia et Fides,  que edita la Universidad de Navarra junto a la Universidad Nicolás Copérnico de Torun (Polonia), en el que analiza la Sabana Santa desde el punto de vista de un cirujano plástico, en contraposición de anteriores investigaciones forenses, hematológicas, textiles, químicas, biológicas e iconográficas.

En su estudio, Hontanilla asegura que la Síndone muestra a la vez signos de muerte como de vida de una persona que dejó su imagen impresa en un momento en el que estaba viva, algo que, en su opinión, es razonable, ya que si la Síndone cubrió el cuerpo de Jesús, aÉl le interesaría no solo mostrarnos los signos de la muerte, sino también de resurrección en el mismo objeto.

El catedrático, especializado en cirugía de la parálisis facial, ha analizado varios detalles de la postura del cuerpo impreso en la Sábana Santa tomando como referencia la reconstrucción en 3D del artista andaluz José Manuel Miñarro López. Así, según explica Hontanilla, todos los estudios realizados hasta la fecha se refieren a un cadáver. Se trata de estudios de medicina forense que describen que la postura fijada en la Síndone es típica de una rigidez post mortem, pero en realidad se trata del gesto habitual de una persona cuando está intentando levantarse partiendo de la posición decúbito supino (posición del cuerpo acostado mirando hacia arriba), asegura. Muestra a la vez signos de muerte como de vida de una persona que dejó su imagen impresa en un momento en el que estaba viva.

La hipótesis de Hontanilla también se apoya en el hecho de que cuando realizamos ese gesto de levantarnos, se produce un desplazamiento de las manos a los genitales al flexionar el tronco, una elevación y semiflexión de la cabeza y un apoyo de una planta del pie con menos flexión de la pierna contralateral y cierto grado de rotación interna como la figura observada en la Síndone. Para ello, tomó como referencia pruebas con sujetos varones de entre 30 y 40 años, con fenotipo atlético y de entre 1,70 y 1,80 metros de altura a los que les solicitó que se levantaran del suelo partiendo de la posición decúbito supino

Además, asegura que el rostro captado en la Sábana muestra los surcos nasogenianos y nasolabiales: La presencia de ambas marcas en la cara impresase asemeja más a la de una persona viva, ya que en un cadáver reciente la musculatura fácil se relaja y desaparecen los surcos. El experto confía plenamente en su diagnóstico: En el momento en que se imprime esta imagen, la persona está viva. Lo afirmo y defiendo científicamente donde sea necesario, concluye.

 

¿ES JESÚS UN MITO?

En muchas ocasiones, los críticos del cristianismo afirman que Jesús nunca se designo a sí mismo como Dios. Deducen de aquí que la confesión cristiana sobre Jesús como Hijo de Dios es un invento de la Iglesia que lo ha divinizado. La fe de la Iglesia —y Jesús— sería simplemente un mito.

Es cierto que Jesús nunca dijo abiertamente de sí mismo que era Dios, pero lo dijo claramente mediante afirmaciones que cualquier judío formado en la tradición de las Escrituras podía entender. De ahí que, ante el tribunal judío que le condena por blasfemo, se le acusa de haberse proclamado Dios.

Sabedor de que el pueblo judío tenía un respeto sagrado por el nombre de Dios, que revelaba su esencia, Jesús recurrió a formas de expresarse que, respetando la trascendencia divina, indicaran la conciencia que tenía de sí mismo como Hijo de Dios. Pongamos un ejemplo: la institución más importante del judaísmo era el sábado, que se celebraba como evocación del descanso de Dios al terminar la creación. Violar el sábado era un grave pecado. Cuando Jesús hace curaciones en sábado o permite a sus discípulos que arranquen espigas del sembrado para comer algo, se le acusa que quebrantar el sábado y de permitir que se trabaje en el día del descanso. Jesús se defiende diciendo que «el Hijo del hombre es señor del sábado» (Mt 12,8). Afirmar esto suponía ponerse en el lugar de Dios, pues por encima del sábado, según la tradición judía, sólo estaba Dios. Lo mismo podemos decir del templo, lugar de la presencia de Dios. Jesús se sitúa por encima del templo, no sólo al purificarlo sino al profetizar su ruina anunciando al mismo tiempo que lo podía reconstruir en tres días en clara alusión a su resurrección.

Hay, sin embargo, un discurso, del que leemos este domingo un pequeño pasaje, donde Jesús afirma con toda claridad que se sitúa en el mismo rango de Dios. Me refiero al sermón de la montaña, donde,  como señalan muchos estudiosos, Jesús es presentado como el nuevo Moisés que proclama la nueva ley.  Que Jesús enseñe su doctrina no es en sí mismo blasfemo, pero que Jesús se atreva a corregir la ley de Moisés, que el mismo Dios le había entregado, supone un atentado contra la autoridad divina. La contraposición sobre la que Jesús edifica su sermón —«habéis oído que se os dijo, pero yo os digo»— manifiesta que se siente con la misma autoridad del Dios del Antiguo Testamento —su Padre— para completar la revelación y superarla mediante una nueva justicia y santidad. Detrás de la pasiva divina—«se os dijo»— se esconde Dios; y al afirmar Jesús «pero yo os digo», evoca al Dios que dijo a Moisés sus diez palabras o mandamientos. Dios habla por Jesús revelándose como la Palabra autorizada capaz de llevar a plenitud la Ley. Como dice J. Ratzinger-Benedicto XVI, en su libro Jesús de Nazaret, «el Yo de Jesús destaca de un modo como ningún maestro de la Ley se lo puede permitir». Sin decirlo expresamente, Jesús revela su conciencia más íntima y deja claro a sus discípulos que si «vuestra justicia no es mayor que la de los escribas y los fariseos, no entraréis en el reino de los cielos» (Mt 6,20). La «justicia mayor» a que se refiere Jesús es la que él propone para vivir conforme a la voluntad de Dios. Moisés había señalado el camino de los diez mandamientos. En el sermón de la montaña, Jesús recoge los diez mandamientos y les da su plenitud mediante sus propias aportaciones. Si, como él dice, sólo quien practique esta «justicia mayor» entrará en el reino de los cielos, es evidente que quien la propone es el único capaz de abrir y cerrar la puerta del Reino: Dios mismo. Se explica así que el judaísmo oficial acusara de blasfemia a quien se atribuía la autoridad divina.

+ César Franco
Obispo de Segovia

BIENAVENTURADOS LOS QUE LLORAN

El Papa reflexiona sobre las bienaventuranzas, hoy considerala segunda: «Bienaventurados los que lloran, porque serán consolados», que nos indica una actitud fundamental en la espiritualidad cristiana: el dolor interior que nos abre a una relación nueva con el Señor y con el prójimo.

Según las Sagradas Escrituras, este llanto tiene dos aspectos. El primero es la aflicción causada por la muerte o el sufrimiento de alguien a quien amamos. El segundo es un llanto por el dolor de nuestros pecados, provocado por haber ofendido a Dios y al prójimo.

El primer significado se refiere al luto, que siempre es amargo, doloroso, y que paradójicamente puede ayudarnos a tomar conciencia de la vida, del valor sagrado e insustituible de toda persona y de la brevedad del tiempo. El segundo sentido indica el llanto por el mal que hemos ocasionado, por el mal que yo hice, por el bien que no hice y por la deslealtad a la relación con Dios y con los demás; es un llanto por no haber correspondido al amor incondicional del Señor hacia nosotros, por no haber correspondido al bien que no quisimos hacer, por no haber querido a los demás. El dolor por haber ofendido y herido a quien amamos es lo que llamamos el sentido del pecado, que es don Dios y obra del Espíritu Santo.

 

LAS MENTIRAS MANDAMASES

Entramos en pánico o se sosiega nuestra alma, cuando se tocan determinadas cosas en las que nos sentimos hurgados, zarandeados y engañados en temas delicados como son la vida, la familia o la conciencia. Se ha ido perdiendo en los “hemicircos” varios ese respeto a la verdad haciéndonos a todos más vulnerables, banalizando el estado de derecho, y haciendo de la mentira impune un modo cotidiano de gobernanza.

La mentira no es simplemente el octavo mandamiento del decálogo judeocristiano, el precepto de no levantar falso testimonio ni mentir a sabiendas, pues más allá de su valencia religiosa hunde su razón de ser moral en lo que dignifica a las personas. Quien miente –y se miente de tantos modos–, se descalifica por su falta de credibilidad para cualquier propuesta que pudiera ofrecer en aras de un mundo mejor basado en la bondad de sus intenciones, en la belleza de sus cauces y en la verdad de su justicia. Cuando una política está basada en la mentira, en la trampa, desaparece el humilde servicio al bien común como horizonte, y se maquilla con ungüento de falsedad la inconfesable y clandestina intención en cuanto se dice y se hace: el poder por el poder, el dinero por el dinero, la vanidad más superflua y placentera.

El gran escritor inglés Thomas Stern Eliotm lo definió en su obra magistral Los coros de la roca: que cuando el hombre ha abatido en su vida al Dios verdadero, siempre le quedarán tres dioses menores a los que como ídolos no querrá nunca renunciar. Estos ídolos serán para Eliot el poder, el dinero y la lujuria. Las reediciones de esta nueva “religión” en las que se da culto a estos dioses falsos, pero enormemente cotidianos, son de una actualidad que espanta. Porque no se ahorran prendas a la hora de diseñar con calculada ingeniería social el nuevo mapa cultural y moral de nuestro mundo.

Se usan y se tiran las cosas más sagradas, se usan y se abusan los valores más perennes, se utilizan y manipulan sin ningún pudor cuanto puede conllevar un rédito para seguir dando culto a la pretensión de poder corrompiendo y controlando todo cuanto atente críticamente, enriquecerse a toda costa sin rubor, y zafarse en un placer hedonista que nos vacía y nos destruye. El resultado no es sólo la mediocridad en todos los ámbitos, porque a esta cita sólo acuden los mediocres, sino el suicidio social al que nos empuja un planteamiento basado en la mentira personal e institucional.

En este escenario, aparece como una estrella polar, que orienta los pasos de cada persona y de una entera sociedad, lo que Jesús decía con audaz profecía: “La verdad os hará libres” (Jn 8, 31). La historia de la humanidad nos demuestra con implacable clarividencia cómo lo que en la sociedad, en la política, en la misma Iglesia, lo que se construye y se fundamenta desde la mentira, termina por hacernos esclavos. El muestrario de tristeza y destrucción que este tipo de esclavitud impone, hace que aprendamos la lección, enmendemos el error y nos abracemos a la verdad, por humilde que sea. Sólo ésta nos hace libres propiciando la bondadosa vivencia y convivencia de una paz y belleza que sólo ellas valen la pena.

Monseñor Jesús Sanz Montes

 

POEMAS PARA EL ALMA

LA CÁTEDRA DE SAN PEDRO

Cadena de sucesión:
a lo largo de los siglos,
sin haber interrupción,
se han nombrado los Obispos.

Si los Apóstoles son
los escogidos por Cristo,
igual ha seguido Dios
llamando a sus elegidos;
así, con la imposición
de manos, se ha transmitido
en cada generación
el mandato recibido.

Simón Pedro presidió
la Iglesia de los principios:
la cadena nos llevó
hoy hasta el Papa Francisco.


  José García Velázquez

______________________________________

 

ORAR JUNTO A LAS IMÁGENES DE SAN MILLÁN

____________ Jesús Cano ___________

 

LA SOLEDAD AL PIE DE LA CRUZ
“Ahí tienes a tu madre” (Juan 19,27)

Esta imagen de la Virgen María se venera en la parroquia de San Millán, de Segovia, es Ntra. Sra. la Soledad al Pie de la Cruz. Es una talla policromada en madera de cedro y realizada por nuestro querido e insigne escultor segoviano D. Aniceto Marinas García, bautizado en la parroquia de San Millán. Hombre de fe y oración profunda, tuvo a bien regalar la imagen a nuestra parroquia en el año de 1930.
Al mirar esta obra de arte tan conmovedora nos quedamos inmediatamente atrapados por un sinfín de sentimientos humanos y religiosos que se desprenden de ella.
La imagen está llena de expresividad. El cuerpo está abatido, desmayado, apenas tiene fuerza para estar recostado sobre la cruz que la sostiene. Sus brazos y especialmente sus manos, debilitadas y cansadas, acompañan el ritmo dramático del cuerpo. Los párpados y los ojos entreabiertos muestran la angustia, la pena y la tristeza de una madre que ha perdido a su hijo único. La aflicción y la amargura de la Virgen son tan grandes que ni siquiera le quedan fuerzas para derramar lágrimas.
Este es el momento en que María recordaría la profecía de Simeón al presentar a su Niño en el Templo: “¡Y a ti misma una espada te atravesará el alma!” (Lc 2,35). Sin duda es la espada del dolor. Este dolor atraviesa el alma entero de María que ha presenciado y vivido el ultraje y la muerte de un inocente: su hijo Jesús. Y es Jesús el que desde la cruz nos ha dicho: “Ahí tienes a tu Madre”. ¡Acógela en fe!

ORACIÓN

Oh Dios, te damos gracias por la Virgen María, la llena de gracia, la que concibió por el Espíritu Santo a su hijo Jesús.
En ella vemos a una Madre que ha sufrido lo indecible porque ha amado
hasta el extremo con el amor del corazón de su Hijo único.
Gracias, Madre, porque al contemplarte con fe,
mi alma rota de dolor se llena de tu compasión.
María, ante ti pongo mi corazón angustiado, sufriente y enfermo por tantas cosas de la historia de mi vida. Concédeme por tu intercesión que, al acercarme a ti y contemplarte en tu dolor, me llene del amor de Dios; y en los momentos de mi soledad acompáñame con tu paz y esperanza, hasta que un día pueda gozar de las alegrías del Cielo. Amén.

______________________________________

 

CRISTO DE LA PAZ

Todo está cumplido(Juan 19,30)

Este Cristo de nuestra parroquia de San Millán, de Segovia, es el Cristo de la Paz. Es una talla policromada de finales del S. XIII. Le llamamos Cristo de la Paz porque al mirar su rostro muerto, se percibe la paz de aquel que ha completado la vida con entrega amorosa, en una obediencia fiel y absoluta al Padre hasta la muerte. Ya lo dijo Jesús a sus discípulos: “Yo he bajado del cielo para hacer, no mi voluntad, sino la del aquel que me ha enviado” (Jn 6,38). Su rostro nos inspira toda clase de confianza en la bondad de nuestro Padre Dios. Un rostro que parece esbozar hasta cierta alegría. La alegría y el gozo de haber cumplido todo en la vida. Y sus brazos extendidos parecen acogernos a todos e invitarnos a ir a él con aquellas palabras que el mismo dijo: “Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados” (Mt 11,28).

Ciertamente, la imagen parece estar viva; a través de ella el Espíritu Santo nos habla y nos sobrecoge en el misterio de la muerte, y de la vida más allá de la muerte. Él, desde el presbiterio, nos preside siempre cada Eucaristía y nos recuerda el misterio de su muerte y nuestra muerte, pero siempre con serenidad y paz, la paz que viene de la gran esperanza en la vida eterna.

Oración
Padre Dios, te damos gracias porque un día tuviste a bien enviarnos a tu Hijo,
nacido de las entrañas de la Virgen María.
Gracias Jesús porque naciste, viviste y moriste en la pobreza más absoluta,
y esta pobreza se ha convertido para todos nosotros en riqueza de gracia y amor.
Jesús, que al mirar tu rostro con fe,
la paz que habita en tu alma venga a la mía.
La paz que brota de tu Espíritu de misericordia.

______________________________________

 

SANTO CRISTO EN SU ÚLTIMA PALABRA

“Padre, a tus manos encomiendo mi espíritu” (Lucas 23,46)

Este Cristo crucificado se encuentra en la parroquia de San Millán, de Segovia, es el Santo Cristo en su Última Palabra. Es una talla policromada en madera de cedro y realizada por nuestro querido e insigne escultor segoviano D. Aniceto Marinas García, bautizado en la parroquia de San Millán. Hombre de fe y oración profunda, tuvo a bien regalar la imagen a nuestra parroquia en el año de 1947.
La imagen representa aquella escena de Jesús agonizando en la cruz y pronunciando sus últimas palabras. El Evangelio lo escribe así: “Jesús, dando un fuerte grito, dijo: ‘Padre, a tus manos encomiendo mi espíritu’ y, dicho esto, expiró”.

Realmente, es una escena conmovedora. Su vientre hacia dentro y la cavidad torácica repleta de aire, nos indican el último esfuerzo, el último aliento de vida para pronunciar la Última Palabra a su Padre. Es la entrega definitiva de su vida a Dios, y en la suya, también la nuestra.

Los ojos abiertos y vueltos hacia arriba se clavan en lo alto, en el cielo. Esta última mirada, compasiva y llena de inocencia, se convierte en el gesto supremo de amor del Hijo hacia su Padre. Los ojos de Jesús están expresando la oración más sublime que pueda hacer el hombre a Dios: entregar su vida a Aquel que se la dio.  

Nuestras miradas, unidas a la mirada de Jesús, se elevan confiadamente al Padre. Por eso, mirando al Hijo encontramos el consuelo y el amor divino para también, como Jesús, entregar libremente nuestra vida al Padre.

ORACIÓN

Padre Dios, te doy gracias porque entregaste a tu Hijo al mundo,
nacido de la Virgen María.
Jesús, en tu mirada, no veo condenación ni castigo alguno,
lo que veo es tu mirada limpia, pura y llena de amor y compasión,
por todo ello, gracias Señor.
Y, con la gracia del Espíritu Santo deseo, Señor,
que ahora y en el último momento de mi vida,
pueda mirar con tu mirada confiada a nuestro Padre Dios,  
e ir a su prometido y amoroso regazo eterno.  Amén.

________________________________________

 

DECÁLOGO DEL BUEN CRISTIANO

Sin ánimo de establecer una lista cerrada, proponemos reflexionar sobre diez cosas que quizá nos ayuden a que mi vida esté más llena de oración, sacramentos y ansias de agradar a Dios.

1.- Leer la Biblia: Diez minutos diarios. Con ella y leyendo buenos libros cristianos, cultiva tu personalidad. Así te instruirás cada día más en la Palabra de Dios.

2.- Orar todos los días a Dios 15 minutos: Alábale y dale gracias. Pídele por tus necesidades con fe. Implora la ayuda maternal de la Virgen María.

3.- Confesar tus pecados: Al menos una vez al mes para limpiar y sanar tu alma.

4.- Participar semanalmente de la Misa dominical y recibir a Cristo en la Santa Comunión.

5.- Santificar la vida en familia. Para ello mejora primero tu propia conducta hacia los tuyos. Cumple tus responsabilidades y reforma tu actitud según el ejemplo de Jasecristo y de sus mejores discípulos que fueron los santos.

6.- Ayudar a tu prójimo con amos cuando lo veas en necesidad. Brinda tu apoyo con generosidad, bondad y respeto. Armoniza sabiamente la ayuda material y la ayuda espiritual.

7.- Defender con valentía los principios cristianos cuando sean atacados o ridiculizados por la sociedad. No devuelvas los ataques, sino señala los males que se originan por vivir dejándolos de lado. Y resalta lo mejor que sería la vida si los cumpliéramos.

8.- Enseñar con la Biblia el mensaje de Cristo a quien no lo conoce. Haz lo que está a tu alcance para combatir la ignorancia espiritual de los católicos. Participa en la catequesis de tu parroquia.

9.- Asociarte y participar con regularidad en una comunidad cristiana parroquial. Promueve en ella el estudio de la palabra de Dios.

10.- Dar un buen testimonio de vida católica en todo momento, actuando cristianamente. Con la fuerza de Cristo resiste al pecado y procede rectamente. Viendo tu ejemplo, la gente buscará a Dios

 

PERDIENDO COMPLEJOS


Con relativa frecuencia me encuentro con gente cristiana que me dice: “Cuando me encuentro en un ambiente no favorable a la Iglesia, me gustaría acudir en su defensa, pero no me atrevo, porque no estoy preparada”.

¿Qué tiene que hacer esta persona? Pues muy sencillo: prepararse. Pero prepararse ¿cómo? Aprendiendo y estudiando. Para muchos, su formación religiosa termina cuando hacen la confirmación, en plena adolescencia, y se da a partir de ese momento una diferencia cada vez mayor entre mi formación humana, que prosigue, y mi formación religiosa, que al permanecer estancada, no sólo no avanza, sino que con frecuencia retrocede.

Y como esto es una verdad en la Iglesia universal, y mucho más verdad en la Iglesia española, el Papa Francisco ha pedido que el tercer domingo del Tiempo Ordinario, es decir el domingo pasado, sea el domingo especialmente dedicado a la Palabra de Dios.

Creo no equivocarme si pienso que lo que el Papa pretende al establecer este día dedicado a la Palabra de Dios es convencernos de la necesidad que los católicos tenemos de conocerla. La Sagrada Escritura no es algo que pertenezca al pasado, sino que es una Palabra que se dirige hoy a nosotros, que vale para todos los tiempos, que nos enseña el sentido de la vida y nos ilumina con su luz, de tal modo que, siguiéndola, sabemos que vamos por el buen camino.

El fin principal del Antiguo Testamento fue preparar la venida de Cristo, y aunque contienen elementos imperfectos y pasajeros, hemos de recibir sus libros con devoción, porque contienen enseñanzas sublimes sobre Dios y su sabiduría salvadora acerca del hombre (cf. Concilio Vaticano II, constitución dogmática Dei Verbum, nº 15).

En cuanto al Nuevo Testamento, los Evangelios ocupan, con razón, el lugar preeminente, puesto que son el testimonio principal de la vida y doctrina del Verbo Encarnado, nuestro Salvador. La Iglesia siempre ha defendido y defiende que los cuatro Evangelios tienen origen apostólico. Los otros libros del Nuevo Testamento están también inspirados por el Espíritu Santo y en ellos resuena, como en el resto de la Sagrada Escritura, la voz del Espíritu. Toda la Escritura, y en especial el Nuevo Testamento es una guía luminosa sobre cómo hemos de vivir nuestra vida. Siempre he pensado que no tengo ni idea de cómo será el mundo dentro de diez mil años, pero si sigue existiendo, desde luego habrá personas que inspiren su vida en la meditación de la Sagrada Escritura.

Por eso, porque nos apoyamos en Dios y en la Iglesia fundada por Cristo, tenemos la certeza que estamos en el camino recto. Pero ello no obsta para que cada uno de nosotros tenga que preguntarse hasta qué punto conozco la Sagrada Escritura y qué es lo que hago para formarme en ella. Con demasiada frecuencia tenemos una ignorancia supina que abarca a casi todos sus aspectos de la religión que profesamos.

Creo firmemente que tener fe es una gracia, pero también una enorme suerte, pero hagamos lo que hay que hacer, es decir rezar y formarse para que nuestra fe cada día se acreciente, y en lo cultural, cuando oigo idioteces como “las únicas iglesias que iluminan son las que arden”, no puedo por menos de pensar la cantidad de obras artísticas destruidas por los salvajes sin fe.

Pedro Trevijano

 

CONFESIÓN Y DIRECCIÓN ESPIRITUAL

Aunque actualmente los consejeros psicológicos realizan tareas que antes eran propias de los directores espirituales, éstos sin embargo siguen teniendo un importante papel.

La confesión es un encuentro privilegiado del alma con Dios a través de su ministro. Lo ideal sería hacerla en un diálogo que permitiera discernir bien la situación de las almas, las raíces de sus faltas y los medios empleados o no para extirparlas. Convendría instruir sobre la vida espiritual, el modo de progresar en las virtudes o, por el contrario, las actitudes a cambiar. Hay también que animar contra el desaliento y ayudar a los angustiados que no ven avances en su vida espiritual, tratando igualmente de evitar la rutina. Por ello sería bueno que la confesión se juntara con la dirección espiritual, y esta conveniencia es precisamente mayor cuando se trata de personas que intentan seguir más fielmente a Cristo.

Todo esto hay que tenerlo presente para evitar el esperar que nuestras simples confesiones nos aporten necesa­riamente una luz capaz de orientar nuestra conducta, o el creer que el director que nos da un consejo o aviso lo hace con la misma autoridad absoluta que adopta su palabra en la absolución, cuando actúa como instrumento de Cristo.

Es importante tener un confesor fijo a quien recurrir habitualmente; éste, llegado a ser así también director espiri­tual, sabrá indicar a cada uno el camino a seguir para responder generosamente a la llamada a la santidad. Confesarse con un confesor que nos conoce puede hacer más fácil al penitente saber lo que Dios espera de él.

La dirección espiritual es un ponerse a la escucha de las indicaciones del Espíritu Santo, en un cierto contexto espiritual y psicológico. Más concretamente se llama dirección espiritual al esfuerzo de búsqueda de las directrices del Espíritu Santo, que un cristiano realiza con la ayuda de un director. La dirección espiritual es, desde luego, algo distinto al psicoanáli­sis, pues lo que el director y el dirigido buscan, en la obediencia a la Palabra de Dios y en la oración, es que sea el Espíritu Santo el que dirija nuestra vida según su voluntad.


La dirección espiritual suele ser más eficaz cuando utiliza el método no directivo, que consiste en que el director sobre todo escucha y generalmente no interviene de manera autoritaria, para dejar así a su dirigido encontrar por su propia reflexión, con la ayuda de la gracia, cuáles son las directrices del Espíritu. En efecto, sólo al interesado corresponde decidir por sí mismo lo que debe hacer. El hombre adulto, en efecto, excepto el caso de enfermedad psíquica como los escrúpulos, es personal­mente responsable de lo que hace y no puede en consecuencia apelar a la obediencia para verse libre de sus responsabilidades. El parecer de un buen director no puede pretender más que orientar en la evolución de la vida espiritual a los que recurren a sus consejos y de ordinario preferirá el consejo al mandato, intentando además fomentar la autonomía de la razón.

El recurrir a un director o padre espiritual es totalmente legítimo, como lo es el recurrir a un educador para el progreso en la madurez personal. La dirección espiritual no tiene nada que ver con una visión patológica del ser humano, puesto que lo que intenta es dar orientaciones para la vida normal, procurando ayudar al individuo al "hallazgo del yo", a fin de que pueda dar más libremente su respuesta de fe. En consecuencia la dirección espiritual se dirige a lo humano, pero para ponerlo al servicio de Dios. La ciencia, experiencia y objetividad de un sacer­dote pueden ser un importante apoyo, pues es difícil ver bien lo que nos concierne personalmente, y, como se dice ordina­riamente, cuatro ojos ven más que dos.

Pero esto no impide que sólo cada uno de nosotros se halle en el punto exacto en el que convergen los signos múlti­ples, complementarios y con frecuencia tenues, con los que Dios nos indica y nos precisa día a día cuál es su voluntad sobre nosotros y cómo por consiguiente nos es posible responder a su amor. Al dirigido le toca, pues, decidir, aun teniendo en cuenta el papel de su director. No obstante esto, no hemos de poner la dirección espiritual al mismo nivel de los consejos simplemente humanos, pues entre el penitente o dirigido y el sacerdote se encuentra, aunque invisible, Cristo; si bien el director espiritual ha de procurar permitir que Cristo se manifieste a través suyo, pues su modo de ser puede constituir también un cierto obstáculo entre el penitente y Cristo. Pero normalmente es muy bueno tener junto a nosotros un confidente escogido no sólo por sus afinidades y simpatías humanas, sino porque representa a Dios y a su Iglesia, con la autoridad del ministro que puede consolar, exhortar y perdonar, pudiendo así evitarse muchas angustias y problemas.

En las confesiones corrientes el sacerdote ha de añadir algunas palabras o consejos que ayuden al penitente a salir más dispuesto a progresar en la vida espiritual de lo que estaba cuando inició la confesión. A menudo tendremos penitentes habituales que nos consultarán sus problemas y pedirán de nosotros una cierta dirección espiritual. Otras veces encontraremos personas que nos solicitan como directores de conciencia.

Hay también gente que más que tener un director espiritual fijo, procura aconsejarse de varias personas en sus problemas espirituales. Las revisiones de vida y otros medios semejantes pueden ser para la vida de fe de estas personas ayudas eficaces.

Pedro Trevijano

DIOS HABLA EN EL SILENCIO


Cada vez más, nuestra sociedad de hoy nos va imponiendo un ritmo acelerado en el modo de vida que nos conduce al estrés, a la prisa, al nerviosismo... Parece como si necesitáramos vivir con un ruido constante en nuestros oídos, nos da miedo estar en silencio. Otro dato de nuestra cultura es que nuestros ojos están siempre pendientes de la imagen y de las pantallas luminosas… Todo ello, nos lleva, con frecuencia, a vivir una agitación interior que nos crea ansiedad y malestar interior. ¿El uso y abuso de tantos sonidos e imágenes son buenos para nuestra vida? No, definitivamente no. Nos hace falta el silencio amoroso de Dios.

Os invitamos a todos a recuperar el silencio interior y exterior para encontrarnos con Jesucristo vivo y resucitado. Madre Teresa de Calcuta, mujer de trabajo incansable entre los pobres, pasaba horas enteras delante de Jesucristo Eucaristía, ella misma decía: “en el silencio del corazón es donde habla Dios”.

Nuestra iniciativa parroquial quiere proponer a todos, la experiencia del silencio y el encuentro con Dios, a través de la oración ante Jesucristo Eucaristía. Jesús te dice: “Venid a mí todos los que estéis cansados y agobiados”. Si te acercas encontrarás el descanso y la paz interior que sólo puede darte Dios.

 

CONSEJOS PRÁCTICOS PARA REZAR EL ROSARIO TODOS LOS DÍAS, Y REZARLO MUCHO MEJOR

1. Tener el Rosario en el bolsillo.

2. Aprovechar el tiempo libre también para rezar.

3. Rezar mientras se hacen otras tareas o se hace deporte.

4. Las imágenes y la música ayudan.

5. Orar de rodillas o peregrinando.

6. Rezar con las Sagradas Escrituras.

7. Rezar con muchos rosarios distintos.

8. Vincular cada misterio a una intención.

9. Dedicarle el tiempo libre que se merece.

10. Saber rezar para alguien.

11. Hacer pausas para concentrarnos.

12. Dirigir nuestros pensamientos a los misterios.

13. Hacer de la oración un momento para compartir con Cristo.

                                                                                                     

EL PADRENUESTRO EN ARAMEO, LA LENGUA DE CRISTO

Iglesia del Pater Noster (Jerusalén)

Abwoon d`bwashmaya, nethqadash shmakh. Teytey malkuthakh.
Nehwey tzevyanach, aykanna d`bwashmaya aph b`arha. Hawvlan
Lachma d`sunqanan yaomana. Washboqlan khaubayn aykaona daph
Khnan shbwoqan l`khayyabayn. Wela tahlan l`nesyuna: ela patzan min
Bisha, Amén

 

¿LA CIENCIA ALEJA DE DIOS? (pinchar video)

 

SOLIDARIDAD Y MEDIOS

ONG segoviana de Solidaridad Integral, fundamentada en el respeto a las personas a su dignidad y alos Derechos Humanos a través de los Medios de Comunicación Social. Visita su WEB: www.solidaridadymedios.org

 

 

PON "DE MODA" EL CRUCIFIJO


      
¡LLEVEMOS UNA CRUZ A TODAS PARTES!. 

¡SEAMOS VALIENTES!

 

                           

Historia de la Parroquia. Conócela pinchando en el link de las fotos inferiores de esta página de incio.

 

Nuestra página web es visitada por más de 28.000 personas al año.

 

 

 

AGENDA DIOCESANA DEL 16 AL 23 DE FEBRERO

«Recemos para que el clamor de los hermanos migrantes
víctimas del tráfico criminal sea escuchado y considerado».
(Intención del Papa mes de febrero  2020. Red Mundial de oración)

- El domingo 16 de febrero han salido hacía Tel Aviv las cuarenta personas que participan en la peregrinación diocesana a Tierra Santa.

- Lunes hay sesión de formación permanente para los sacerdotes. Da inicio a las once en la casa de espiritualidad. Por la tarde, hay Escuela de catequistas. A las siete de la tarde.

- El lunes y el martes, dentro de las Jornadas de Pastoral de la Salud contaremos con las charlas de José María Landa. A partir de las seis y media en la Casa de Espiritualidad.

- El martes hay oración teresiana a las cinco de la tarde en la Madres Carmelitas.

- El miércoles, último día de las Jornadas de Pastoral de la Salud se proyectará la película “Solas”, a las seis de la tarde en la Casa de Espiritualidad.

- El sábado comienza la convivencia peregrinación del Seminario. Este año la visita es al Santuario de Nuestra Señora de Covadonga. Ese mismo día, hay encuentro zonal de los Celebradores en Espera de Presbítero, de diez a una en Boceguillas. También, el sábado tendrán lugar los actos con motivo de los cincuenta años de la consagración episcopal de Don Antonio Palenzuela. A las doce, ofrenda floral junto a su placa. A las seis de la tarde misa en la catedral y posterior presentación de la nueva edición de su libro “Desde la libertad del Espíritu”.

 

SIN TI NO HAY PRESENTE.
CONTIGO HAY FUTURO.

PDF LAS CIFRAS DE LA IGLESIA

 

LA SÁBANA SANTA SERÁ EXPUESTA EN 2020

La Sábana Santa será exhibida nuevamente en Turín, cinco años después de su última exposición  y considerada entre las más concurridas por los peregrinos de todo el mundo, unos dos millones aproximadamente.

El Arzobispo Monseñor Cesare Nosiglia fue el encargado de dar la noticia. El motivo de la Ostensión Extraordinaria de la Sábana Santa será la 43ª edición del Encuentro Internacional organizado - del 28 de diciembre de 2020 al 1 de enero de 2021 - por la Comunidad Ecuménica de Taizé que tendrá lugar en la ciudad italiana de Turín.

Por lo tanto, además de la "confirmación de un fuerte vínculo" con los hermanos del pequeño municipio francés, Monseñor Nosiglia anunció que la Sábana Santa será expuesta durante ese tiempo. Tal como el mismo Arzobispo señaló, Turín y la Comunidad Monástica Ecuménica tienen un vínculo que se extiende desde hace décadas.

Numerosos grupos de jóvenes van periódicamente desde el Piamonte y el Valle de Aosta a Taizé para participar en la "Peregrinación de confianza a través de la tierra". Igualmente son numerosas y significativas los encuentros de oración de Taizé en Turín, promovidos por la pastoral juvenil diocesana junto con el grupo "Turín encuentra a Taizé".

La Iglesia de Turín se está preparando para acoger a miles de jóvenes, tanto con la hospitalidad en las casas y comunidades, como con los talleres y las jornadas de trabajo. Igualmente, se ha programado un tiempo de contemplación de la Sábana Santa reservado a los jóvenes participantes del encuentro.

 

 LA JMJ DE 2022 SERÁ EN LISBOA

El Patriarca de Lisboa, el cardenal Manuel Clemente, afirmó que la Virgen de Fátima tendrá “un papel fuertísimo” en la próxima Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) que se realizará en Lisboa en el año 2022
"Este movimiento juvenil católico que vemos en Portugal, la devoción mariana, la devoción a Nuestra Señora de Fátima es muy fuerte”, detalló el cardenal de la capital portuguesa.
“De todas las revelaciones y manifestaciones de Nuestra Señora en la historia, la de Fátima está más ligada a los Papas, al ministerio del Papa y a todo aquello que se refiere a él. Todo esto confluye y va a ser muy bueno”, añadió.
Sobre lo que Portugal puede ofrecer en la JMJ de 2022, el Cardenal Clemente indicó que eso es “su propia juventud, porque si este evento va a darse en Lisboa, se debe también a la fuerza, a la voluntad, al deseo de la juventud católica portuguesa que está con un dinamismo misionero muy fuerte”.

LEER MAS

 

Confesiones
Todos los días media hora antes de cada misa y siempre que se solicite a los sacerdotes.
Otros actos litúrgicos

Adoración Santísimo Jueves 19:00

Rezo Santo Rosario Todos los días 19:30

 

 

 

Avda. del Acueducto 26. 40002 Segovia. Teléfono 921 463801