Horario de Misas

Diario: 10:30,20:00

Domingos y festivos: 10:00,11:30,12:30, 20:00

Atención Personalizada

En la iglesia o en la Casa de Piedra.

Acordar previamente la hora con nuestros párrocos:

Jesús Cano 609943401

Aimée Kukuluka 631165327

 

HISTORIA DE LA PARROQUIA DE SAN MILLÁN

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

   Queridos amigos internautas:

Nos ponemos en contacto con vosotros con el propósito de dar a conocer más el Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo. Para ello, encontraréis en la página de inicio diversos enlaces que facilitan este cometido.
Los temas serán diversos dependiendo de muchos aspectos y circunstancias: sociales, culturales, religiosos… Esperamos y deseamos que sean del gusto e interés de todos.

Avda. Fernández Ladreda nº 26 40002 Segovia

 

ACOMPAÑAMIENTO Y ATENCIÓN PERSONALIZADA:

 DIOS ES AMOR Y PAZ

ACORDAR PREVIAMENTE LA HORA PARA EVITAR ESPERAS.

SACERDOTE:

D. Jesús Cano Arranz: 609 943 401

 

En la hoja parroquial "Juntos" podrás conocer todas las actividades de la parroquia.

PICHAR EN IMAGEN

 

Al final de la página encontrarás la agenda diocesana semanal

 

MEDITACIÓN DIARIA

En este enlace encontrarás  la meditación  diaria de la página "Hablar con Dios", que te puede servir para hacer esos 10 ó 15 minutos diarios de oración, tan aconsejables.

http://www.hablarcondios.org/meditaciondiaria.asp

 

Te sugiero esta oración introductoria y final.

ORACIÓN INTRODUCTORIA
 Señor mío y Dios mío, creo firmemente que estás aquí, que me ves que me oyes Te adoro con profunda reverencia, te pido perdón por mis pecados y gracia para hacer con fruto este rato de oración.Madre mía Inmaculada, S. José mi padre  y señor, ángel de mi guarda interceded por mí.

 ORACIÓN FINAL
 Te doy gracias Dios mío por todos los buenos propósitos, afectos e inspiraciones que me has comunicado en esta meditación. Te pido ayuda para ponerlos por obra. Madre mía Inmaculada, S. José mi padre y señor, ángel de mi guarda interceded por mí.

 

POEMAS PARA EL ALMA

Un poema para cada semana

 

Virgen del Perpetuo Socorro (Roma)

 

En la Vía Merulana
encontrarás un icono
con una imagen mariana,
la del Perpetuo Socorro.

Dos Arcángeles avanzan,
emergiendo desde el fondo,
y entre sus manos abarcan
los instrumentos del odio.

La Virgen al Niño guarda
acurrucado en el hombro:
da al pequeño confianza,
socorro frente al entorno.

 

José García Velázquez

 

EUCARISTÍA: DIOS ABAJADO

¿Puede abajarse Dios más de lo que se ha humillado en un trozo de pan y un poco de vino? ¿Pude pensarse mayor humildad que la de quedar al alcance de la mano como alimento de pobres y sencillos?

La revelación cristiana conoce muchos abajamientos de Dios. En el Edén, a la brisa de la tarde, Dios bajaba a pasear con Adán y Eva. Se dejó acoger por Abrahán en su tienda del desierto, bajo figura de tres caminantes. Luchó cuerpo a cuerpo con Jacob como si fuera un semejante. Permitió que Moisés le viera la espalda —nunca el rostro— y hablaba con él como con un amigo. En todo esto, Dios siempre protegió su trascendencia. Pero anunció que sería pastor y cordero, gusano y cacharro inútil, un maldito colgado del madero.

Al llegar la plenitud de los tiempos —es decir, cuando el tiempo alcanzó su madurez— el Hijo de Dios tomó nuestra carne, asumió nuestra vida y nuestra muerte. Nació y vivió pobre. Murió desnudo y ultrajado. Sufrió el desprecio, la blasfemia, el rechazo y la ignominia. Vendido y negado por dos de los suyos. Crucificado entre dos malhechores. ¿Hay mayor abajamiento? Sí, lo hay.

Descendió al sepulcro en una «noche» terrible que ha permitido decir: «Dios ha muerto». ¿Quién creerá nuestro anuncio?, se preguntaba el profeta, previendo cuánto costaría aceptar que Dios se abajaba hasta tal punto. Es como si Dios quisiera enseñar que se negaba a sí mismo para que entendiéramos que en él la fuerza de la gravedad es el amor, por el que desciende y se anonada hasta el sacrificio de sí mismo «por vosotros y por muchos».

¿Puede abajarse aún más? Sí, repartiéndose como el pan que multiplica sus manos en el evangelio de hoy, solemnidad del Corpus Christi. Jesús levanta los ojos al cielo, suplica y da gracias al Padre, y los cincos panes se multiplican como profecía de lo que hará con su cuerpo partido en la cruz en ofrenda al mundo. Como la sangre derramada para el perdón de los pecados. Jesús se autoprodiga en una donación de sí mismo que alcanza al último rincón del mundo, donde un sagrario conserva al mismo Dios escondido y humillado en un trozo de pan.

Cuando Jesús reparte su cuerpo y sangre en la última cena no hace magia. Anuncia su donación en la cruz: y este gesto quedará para siempre en la memoria de la Iglesia, de modo que, al repetirse, todos sabemos que es Cristo vivo dándose en su existencia encarnada y gloriosa. Siempre será reconocido en la fracción del pan, por la sencilla razón de que tal abajamiento, humildad y entrega sólo es posible en Dios. Por eso, la Eucaristía resume y concentra todos los dogmas de la Iglesia y revela como ningún otro misterio la trascendencia de Dios en su inconcebible e inefable inmanencia. En la Eucaristía se juntan cielo y tierra, autoridad y servicio, divinidad y humanidad, gloria y pobreza, tiempo y eternidad. La Eucaristía es el Amor en acto. Por eso, dice Pablo que cada vez que comemos este pan y bebemos este cáliz, anunciamos la muerte del Señor hasta que venga. Anunciar la muerte del Señor es lo mismo que actualizar su memoria: la memoria de lo que él hizo, hace y hará por nosotros: amar hasta dar la vida. Sólo en este contexto de hacer lo que él hizo podemos celebrar y vivir la Eucaristía. Sólo así entendemos la humildad de Dios, que nos invita a entregar la vida como él y a abajarnos —nosotros que somos puro barro— cada vez que tengamos la tentación del orgullo, que es autoidolatría. Pasó entonces y sigue pasando ahora en la Iglesia: que mientras Jesús se disponía al máximo abajamiento en la entrega de su cuerpo y de su sangre, los discípulos discutían entre sí quién era el mayor entre ellos. ¿Cuándo nos enteraremos de una vez que Dios se ha hecho pan al alcance de la mano?

+ César Franco
Obispo de Segovia

 

LA TRINIDAD Y LA VIDA CONTEMPLATIVA

El domingo de la Santísima Trinidad la Iglesia nos invita a orar por quienes forman la vida contemplativa. Son hombres y mujeres que, a diferencia de quienes se dedican a la vida activa, escogen el silencio, la oración y el trabajo para dedicarse a Dios mediante la contemplación de su verdad, bondad y belleza. La importancia de este modo de vivir sólo se comprende si tenemos en cuenta que Dios es el Absoluto, bien supremo y felicidad infinita. Dios supera todo lo creado e imaginable. De ahí que haya personas que experimenten la atracción irresistible de buscar su rostro, contemplar en la fe lo que un día será la visión cara a cara de Dios, meta de todo hombre.

En un mundo que ha perdido —hablamos en general— el sentido de la trascendencia, no es fácil entender la vida contemplativa que da sentido a tantos monasterios. Sin embargo, cuando la gente se acerca a estos lugares de paz, silencio y oración, y participa en la liturgia, descubre ese otro mundo que habitualmente resulta desconocido. Hasta personas que no creen, confiesan, cuando pasan por un monasterio, que hay algo que les invade como una ráfaga de otro mundo imperceptible para los sentidos, pero real. Es el mundo de Dios en el que se adentran quienes aspiran a la contemplación.

Con mucha frecuencia, se piensa que lo más importante del hombre es hacer. El homo faber se ha convertido en el prototipo que construye civilizaciones, técnicas, arte y cultura. Es evidente que el hombre ha sido creado para la acción. «Creced, multiplicaos, dominad la tierra y sometedla», dice el Creador a Adán y Eva. Pero no olvidemos que este mandato de Dios sólo se explica desde el presupuesto de que el hombre ha sido hecho «a imagen y semejanza de Dios». Y Dios, además de Creador, es relación entre las tres divinas personas. Su ser más íntimo es esta comunión interpersonal que hace de la vida de Dios una fascinante realidad de comunicación amorosa. Entre el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo fluye la vida divina no sólo entre ellos sino entre quienes, por la gracia del bautismo, participamos de su mismo ser.

Para la vida contemplativa, por tanto, la Santísima Trinidad es el icono en que mirarse para realizar su vocación. Cada una de las tres personas nos introduce en el diálogo eterno del único Dios que busca relacionarse con el hombre. Y los tres, en su armonía indestructible, nos enseñan a vivir como reflejo de su comunión. Un misterio tan insondable hace de la contemplación una tarea inacabable, pues Dios, en su inmensidad sin principio ni fin, siempre está más allá de nuestras posibilidades de comprensión. Sólo a través del silencio interior y exterior, de la adoración y de la súplica confiada, de la acogida de lo que nos sobrepasa, podemos llegar a ser contemplativos, aunque no vivamos en un claustro. Dios se revela a quienes le buscan con humildad y sencillez de corazón, y, sobre todo, a los que le aman. Como dice Jesús, Dios pone su morada en quienes cumplen su voluntad y le agradan en todo.

Contemplar a Dios no es sólo tarea de las personas contemplativas sino de todo hombre que tiene su origen y meta en Dios. Y aunque nos parezca difícil hacerlo, no olvidemos que, al hacerse hombre, el Hijo de Dios nos ha facilitado el camino, pues quien ve al Hijo ve al Padre, dado que ambos son uno. Y ambos viven en el amor del Espíritu Santo que, según san Pablo, ha sido derramado en nuestros corazones para que podamos llevar la vida misma de Dios. En realidad, basta recordar que cada cristiano es templo vivo del Espíritu de Dios y no olvidar que Dios «es más íntimo a nosotros mismos que nuestra propia intimidad» (San Agustín).

+ César Franco
Obispo de Segovia

  

¿QUIERES SER ALEGRE Y JOVEN?: CONFIÉSATE


Renuévate. Cuida tu alma. “Un santo triste es un triste santo”, recuerda un santo. Y el Papa Francisco, parafraseando esta afirmación, sentencia algo que suena más fuerte todavía, si cabe: “Un cristiano triste es un triste cristiano: no va”. El testimonio que debemos dar está enraizado en la alegría que brota del Espíritu de Dios, que nos alimenta constantemente, si nosotros no nos alejamos de Él. Nos vigila. Nos guarda. Nos impulsa a la misión, y la misión, a su vez nos hace crecer.

Recordó el Papa un día en su misa cotidiana de Casa Santa Marta que siendo sacerdote solía mandar a los jóvenes al geriátrico a acompañar a viejecitos, e iban de mala gana. Pero una vez allí, ya no querían irse, porque empezaban a cantar y entablar conversaciones y amistades que les impulsaban a crecer y crecer. Eso es la misión. Y no olvidemos que para un cristiano, la misión es la vida, pues una fe que no es compartida es una fe marchita. De ahí podemos deducir que la fe es bien vivida si es compartida. Y además, se retroalimenta, como los jóvenes del geriátrico del Papa. Entonces, la alegría crece y se contagia.

Por eso e incluso para soportar la vida es importante la alegría, el optimismo, que de vez en cuando el Papa atribuye al buen cristiano. En ese camino de la alegría bebemos y comemos los manjares de la Palabra de Dios que nos es recordada por el Espíritu Santo. Él, según palabras del Papa, “es el que nos acompaña en la vida, el que nos sostiene”. A propósito de esas personas frías de corazón podemos aplicar una anécdota curiosa de la que se aprovechó el Papa Francisco para avisar de la parálisis espiritual y del desconocimiento de muchos cristianos acerca de la acción del Espíritu Santo.

Recordó el Papa que siendo sacerdote estaba celebrando un día la misa de niños de Pentecostés y les preguntó si sabían quién era el Espíritu Santo. Un niño, ni corto ni perezoso, le contestó: “El paralítico”. Si es eso lo que pensamos nosotros del Paráclito, no es extraño que luego decaigamos extenuados. Porque es el Espíritu Santo Quien, lejos de paralizarnos, nos da las fuerzas para seguir adelante.

“Pues yo no lo noto. Voy a misa los domingos, no hago daño a nadie...”. ¿De verdad te lo crees? Eso, esa sensación de inutilidad se da, cada día. Porque vamos vacíos. Porque, en verdad, Paráclito significa “aquel que está a mi lado y me sostiene”. Y el Espíritu Santo mora y crece en el alma en gracia, y la gracia se recibe en la confesión. Por eso la confesión renueva por dentro y por fuera, porque el exterior habla de lo de dentro. La belleza nos viene de la Belleza con mayúscula. Y la Belleza se siente. ¿Cómo puedes renovarte por dentro? Confiésate.

“¿Confesarme? Pero, ¿todavía se hace eso? Yo pensaba que era cosa del pasado, de cuando la Iglesia asustaba más que estimular...”. El Papa aconsejó un método infalible para mantenerse jóvenes, cuando hablaba del Espíritu Santo: “Habla con el Espíritu. Él te apoyará y te devolverá tu juventud”. “El cristiano nunca se retira, vive porque es joven, cuando es un verdadero cristiano”. Eso es: “Cuando es un verdadero cristiano”. Y se le da el Espíritu Santo con todos sus dones cuando se confiesa, que comporta arrepentimiento, propósito de enmienda (de no volver a pecar) y reparar el mal que haya hecho. Si no, confesarse sería un maquillaje, tan en boga hoy, como criticó otro día el Papa. Así que ¿quieres ser eternamente joven? Confiésate. Confesarse es rejuvenecerse. ¡Prueba, y verás!

Jordi-María D´Arquer

 

ATRÉVETE A BUSCAR

Los que piensan que Dios no existe, realmente no tienen buenas razones para su incredulidad. Simplemente han aprendido a repetirse, “¡No hay buena evidencia para la existencia de Dios!"

Humildemente, les diría: No sé si eres budista, musulmán, cristiano, judío, si crees en los marcianos o eres miembro de la orden del jedi  o discípulo del maestro yoda, los de la Guerra de las Galaxias, o eres de los que piensas que la religión es un timo y más vale que no te la peguen con sus dogmas absurdos ni su moral reprimida, y por eso solo crees en aquello que ves y que puede ser demostrado por la ciencia, o quizás pasas de las cuestiones religiosas e intentas ser feliz sin agobiarte con preguntas difíciles de responder. En cualquier caso, de lo que estoy seguro es que en algún momento de tu vida, estando solo o con amigos, de día o de noche, sobrio o hasta arriba de pelotazos, te has preguntado: ¿existe Dios?

Todas las personas creen en algo, también las que no creen en Dios creen que Dios no existe. La existencia de Dios no se puede demostrar de un modo científico, pero tampoco se puede demostrar su inexistencia, porque a Dios no se le puede meter en un tubo de ensayo, ni para decir que ahí está, ni para decir que ahí no está. Por eso, en que se basan científicos prestigiosos y competentes para afirmar de forma tan categórica que Dios no existe, sin haberlo demostrado empíricamente. Hay otros científicos, en cambio, que no ven ningún tipo de contradicción entre sus investigaciones científicas y su creencia en Dios.

Tres revoluciones copernicanas  se dan, al menos, en la ciencia moderna. La primera, como es lógico, protagonizada por el propio Copérnico. La segunda, por Mendel y su descubrimiento de las leyes genéticas. Una tercera, por Georges Lemaître, cuando formula la teoría del Big Ben en 1927. ¿Te sorprende si te digo que los tres eran sacerdotes católicos?  Lo mismo se puede decir del director del genoma humano Francis Collins, que se declara científico y creyente. Estos científicos creyentes y otros muchos saben que la ciencia aunque puede acercar a Dios, no puede demostrar definitivamente la existencia o inexistencia de Dios. Te imaginas a un científico buscando a Dios con su microscopio. Y es que hay realidades que no podemos percibir con ninguno de nuestros cinco sentidos, ni podemos atraparlas para poder demostrar su existencia empíricamente, como por ejemplo Dios o el amor. Te imaginas a un chico enamorado haciendo una radiografía a su novia para verificar que ella está de verdad enamorada de él. Es algo absolutamente imposible.

Quizás te hayas preguntado si esto será siempre así, o si algún día la ciencia llegará a demostrar la existencia o inexistencia de Dios. Tiene su lógica la pregunta, porque el conocimiento humano no ha parado nunca de avanzar. De hecho puede que algún día descubramos si hay vida alienígena o la cura contra el cáncer. Sin embargo, lo que nunca podremos demostrar empíricamente es la existencia o inexistencia de Dios, porque la ciencia investiga las cosas que se pueden manipular con aparatos de medición.

El cristianismo no es contrario a las ciencias, es más anima incesantemente a seguir investigando y explorando todas las interacciones de la realidad más allá de las estrellas y de la última frontera de los tiempos. ¿Y sabes por qué?, porque la poca ciencia aleja de Dios, pero la mucha acerca verdaderamente a Dios. Un ejemplo, el Observatorio Astronómico del Vaticano, que es el que lleva más siglos funcionando.

La ciencia puede acercarnos a Dios, aunque nunca puede demostrar empíricamente su existencia. Pero, ¿es la ciencia la única manera de acercarse a Dios? La respuesta es, no. En el fondo último de ti y en las diferentes ocasiones de la vida puedes encontrarlo. Aléjate de cualquier ruido y atrévete a mirar en tu interior. En silencio, piensa por un minuto en la posibilidad de la existencia de Dios. Atrévete a buscar.

Emilio Montero

 

LOS HIJOS, SIGNO DE AMOR

En la celebracion del matrimonio, los esposos cristianos hacen promesa ‑ante Dios y la Iglesia­de amarse y respetarse durante toda la vida y estar dispuestos a recibir de Dios amorosa y responsablemente los hijos y educarlos cristianamente.

Asi pues, los hijos son signos vivientes del amor entre los esposos. Es decir, los hijos son el amor conyugal hecho personas. Por ello los hijos han de ser fruto de una decision razonada, dialogada y sopesada de los esposos.

La venida de un hijo al hogar conyugal cambia la vida de los esposos: produce un cierto reajuste de la relaci6n y la vida, repercute en la economia familiar, afecta a la independencia de la pareja, etc.

El hijo, entre tantas otras atenciones que han de recibir de sus padres, debe ser educado como persona. Es decir, debe recibir de sus padres aquellas ensenanzas que le capaciten para afrontar la vida e integrarse en la sociedad; ademas, los padres deben preocuparse por el buen desarrollo intelectual y formativo de los hijos que encontraran su medio en la escuela; y en cuanto padres cristianos han de ocuparse en transmitir la fe cristiana y los fundamentos evangelicos a sus hijos, encontrando en la Iglesia la colaboracion y medios (catequesis) para ello.

 

LA FE DA SENTIDO A LA VIDA

Ser cristiano es fundamentalmente creer en Dios Padre, acoger a Jesucristo ‑el Hijo enviado del Padre, aceptar la accion del Espiritu Santo en la vida, y sentirse miembro activo de la Iglesia en la construccion del reino de Dios, aqui y ahora, en la tierra.

La fe cristiana contribuye a dar sentido a la vida y una clave para entenderla y afrontarla. No puede reducirse a contadas ocasiones (bautismos, bodas, comuniones, funerales, etc.), que tan solo se quedan en meras manifestaciones externas, ajenas realmente a la vida de la persona.

La fe, aunque sea una respuesta personal a Dios, tiene dimension comunitaria. Es muy dificil vivir la fe en solitario. La Iglesia es comunidad de creyentes en Jesucristo y, por ello, es Pueblo de Dios. Esta comunidad, la Iglesia, celebra su fe de modo especial en el domingo, que es el Dfa del Senor. Por eso, participar en la misa del domingo y en algun grupo cristiano, en que comparta la fe y el servicio a los demas, puede ser un modo de no dejar que la fe se apague.

Igualmente, la oracion, tanto privada como comunitaria, es un medio para incrementar la fe y la comunion con Jesucristo. A mayor vida de oracion, mas fe; a mayor fe, mas necesidad de orar, de estar en intimidad con el Senor.

 

SÁBANA SANTA: LOS DATOS INOCULTABLES

https://youtu.be/D-OXPYGzHqs

 

EL PADRENUESTRO EN ARAMEO, LA LENGUA DE CRISTO

Iglesia del Pater Noster (Jerusalén)

Abwoon d`bwashmaya, nethqadash shmakh. Teytey malkuthakh.
Nehwey tzevyanach, aykanna d`bwashmaya aph b`arha. Hawvlan
Lachma d`sunqanan yaomana. Washboqlan khaubayn aykaona daph
Khnan shbwoqan l`khayyabayn. Wela tahlan l`nesyuna: ela patzan min
Bisha, Amén

 

¿LA CIENCIA ALEJA DE DIOS? (pinchar video)

 

SOLIDARIDAD Y MEDIOS

ONG segoviana de Solidaridad Integral, fundamentada en el respeto a las personas a su dignidad y alos Derechos Humanos a través de los Medios de Comunicación Social. Visita su WEB: www.solidaridadymedios.org

 

 

PON "DE MODA" EL CRUCIFIJO


      
¡LLEVEMOS UNA CRUZ A TODAS PARTES!. 

¡SEAMOS VALIENTES!

                             

Historia de la Parroquia. Conócela pinchando en el link de las fotos inferiores de esta página de incio.

 

Nuestra página web es visitada por más de 27.000 personas al año.

 

Agenda diocesana: Del 16 al 23 de junio

«Por los sacerdotes, para que, con la sobriedad y la humildad de sus vidas, se comprometan en una solidaridad activa hacia los más pobres».
 (Intención del Papa mes de junio 2019. Red Mundial de oración)

El domingo 16 de junio. Solemnidad de la Santísima Trinidad, se celebra la Jornada Pro Orantibus (Vida Contemplativa).
Encuentro diocesano de familias para clausurar el curso. Peregrinación en familia a la Ermita de la Aparecida. A las 11.15h. en el Santuario de la Virgen de la Fuencisla. La misa que estará presidida por el Obispo a las 17h. tendrá lugar en la ermita de la Aparecida (Valverde del Majano).

Del 17 al 24 de junio. Curso de iconos en la iglesia de San Frutos.

El martes día 18 se presenta el libro sobre el que fuera obispo de esta nuestra diócesis, Don Luis Gutiérrez, escrito por Vicente Pecharroman, durante muchos años su secretario personal. Será en la catedral a las 20h. A las ocho de la tarde en el Ágora de la UVA hay un concierto de Marta Revuelta con motivo de la Semana de la Caridad.

El jueves 20 de junio. Por la mañana tendrá lugar la marcha solidaria organizada por Cáritas. Comienza a las 10h. en la iglesia de San Millán. Por la tarde, nuestro Obispo Don César, entregará los premios del concurso dibujando la Biblia. Será a las cinco y media de la tarde en la Catedral. Ya se pueden contemplar los dibujos que están expuestos en el claustro de la Catedral. También a las cocho de la tarde en la Iglesia grande del Seminario tendrá lugar la misa de final de curso del Seminario menor de Segovia.

El viernes 21 de junio, hay convivencia sacerdotal a las Edades del Hombre.

El sábado 22 de junio, en el convento de las MM. Dominicas se celebrará la Eucaristía que estará animada en el canto por tres coros de canto gregoriano. Tras la misa se ofrecerá un breve concierto. La misa da inicio a las siete de la tarde.

El domingo 23 de junio es la solemnidad del Corpus Christi. Día de la Caridad. Colecta en las parroquias a favor de Cáritas.

 

 

 LA JMJ DE 2022 SERÁ EN LISBOA

El Patriarca de Lisboa, el cardenal Manuel Clemente, afirmó que la Virgen de Fátima tendrá “un papel fuertísimo” en la próxima Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) que se realizará en Lisboa en el año 2022

 

EL CERRO DE LOS ÁNGELES TENDRÁ UN AÑO JUBILAR

El Cerro de los Ángeles tendrá un Año Jubilar por el centenario de la consagración al Sagrado Corazón de Jesús. Alegría, peregrinación y reconciliación son las tres palabras eje del año jubilar diocesano con motivo del primer centenario de la consagración de España al Sagrado Corazón de Jesús, una celebración que se inició el pasado 2 de diciembre, primer domingo de adviento, y finalizará el 24 de noviembre de 2019, festividad de Cristo Rey.

 

CANTO GREGORIANO


Si te llama la atención asistir a un misa de canto gregoriano, lo puedes hacer en la iglesia del Monasterio del Parral. Todos los domingos y festivos del año tienes la misa a las 12 horas, y viene a durar unos 75 minutos en verano, y unos 50 minutos en el resto del año.

 

LA BIBLIA OFICIAL DE LOS OBISPOS ESPAÑOLES

La Conferencia Episcopal Española (CEE) renueva su aplicación para dispositivos móviles (teléfonos y tablets) como un cauce más de comunicación con las personas e instituciones.
La aplicación, ya disponible en las tiendas digitales de Apple Store para iOs y Google Play para Android, es gratuita.

 

AÑO JUBILAR LOURDES 2019

El próximo año 2019 será especial en el santuario de Lourdes. Será Año Jubilar al cumplirse el 175 aniversario de Bernadette Soubirous, la niña a la que se la apreció la Virgen en una gruta del sur de Francia y que sería canonizada décadas más tarde por el Papa Pío XI.


LEER MAS

 

Confesiones
Todos los días media hora antes de cada misa y siempre que se solicite a los sacerdotes.
Otros actos litúrgicos

Adoración Santísimo Jueves 19:00

Rezo Santo Rosario Todos los días 19:30

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Avda. Fernández Ladreda nº 26 40002 Segovia. Teléfono 921 463801