Horario de Misas

Diario: 10:30,20:00

Domingos y festivos: 10:00,11:30,12:30, 20:00

Atención Personalizada

En la iglesia o en la Casa de Piedra.

Acordar previamente la hora con nuestros párrocos:

Jesús Cano 609943401

Aimée Kukuluka 631165327

 

HISTORIA DE LA PARROQUIA DE SAN MILLÁN

 

 

 

 

Queridos amigos internautas:

Nos ponemos en contacto con vosotros con el propósito de dar a conocer más el Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo. Para ello, encontraréis en la página de inicio diversos enlaces que facilitan este cometido.

Los temas serán diversos dependiendo de muchos aspectos y circunstancias: sociales, culturales, religiosos… Esperamos y deseamos que sean del gusto e interés de todos.

Avda. del Acueducto nº 26 40002 Segovia

ACOMPAÑAMIENTO Y ATENCIÓN PERSONALIZADA:

 DIOS ES AMOR Y PAZ

ACORDAR PREVIAMENTE LA HORA PARA EVITAR ESPERAS

SACERDOTE:

D. Jesús Cano Arranz: 609 943 401

_____________________

 

 

HORARIO DE MISAS

Lunes a sábado: 10,30 y 20,00 h.

Festivos: 10, 11,30, 12,30 y 20,00 h.

 

 

 

MEDITACIÓN DIARIA

En este enlace encontrarás  la meditación  diaria de la página "Hablar con Dios", que te puede servir para hacer esos 10 ó 15 minutos diarios de oración, tan aconsejables.

http://www.hablarcondios.org/meditaciondiaria.asp

Te sugiero esta oración introductoria y final:

ORACIÓN INTRODUCTORIA

Señor mío y Dios mío, creo firmemente que estás aquí, que me ves que me oyes Te adoro con profunda reverencia, te pido perdón por mis pecados y gracia para hacer con fruto este rato de oración.Madre mía Inmaculada, S. José mi padre  y señor, ángel de mi guarda interceded por mí.

ORACIÓN FINAL

Te doy gracias Dios mío por todos los buenos propósitos, afectos e inspiraciones que me has comunicado en esta meditación. Te pido ayuda para ponerlos por obra. Madre mía Inmaculada, S. José mi padre y señor, ángel de mi guarda interceded por mí.

 

En la hoja parroquial "Juntos" podrás conocer todas las actividades de la parroquia.

Noviembre 2020

PICHAR EN IMAGEN

 

EL TIEMPO DE ADVIENTO

El tiempo de Adviento tiene una duración de cuatro semanas. Este año 2020, comienza el domingo 29 de noviembre, y se prolonga hasta el 20 de diciembre.Tenemos cuatro semanas en las que Domingo a Domingo nos vamos preparando para la venida del Señor.

La primera de las semanas de adviento está centrada en la venida del Señor al final de los tiempos. El Primer Domingo: 29 de noviembre la liturgia nos invita a estar en vela, manteniendo una especial actitud de conversión. Esta semana encenderemos la primera vela de la Corona de Adviento, color morada, como signo de vigilancia y deseos de conversión.

La segunda semana nos invita, por medio del Bautista a «preparar los caminos del Señor»; esto es, a mantener una actitud de permanente conversión. El Segundo Domingo: 6 de diciembre la Iglesia nos invita a acudir al Sacramento de la Reconciliación (Confesión) que nos devuelve la amistad con Dios que habíamos perdido por el pecado. Encenderemos la segunda vela morada de la Corona de Adviento, como signo del proceso de conversión que estamos viviendo.

La tercera semana preanuncia ya la alegría, pues ya está cada vez más cerca el día de la venida del Señor. El Tercer Domingo: 13 de diciembre la liturgia de Adviento nos invita a recordar la figura de María, que se prepara para ser la Madre de Jesús y que además está dispuesta a ayudar y servir a quien la necesita. El evangelio nos relata la visita de la Virgen a su prima Isabel y nos invita a repetir como ella: "Quién soy yo para que la madre de mi Señor venga a verme?". Encendemos como signo de espera gozosa, la tercer vela, color rosa, de la Corona de Adviento.

Finalmente, la cuarta semana ya nos habla del advenimiento del Hijo de Dios al mundo. María es figura, central, y su espera es modelo estímulo de nuestra espera. El Cuarto Domingo: 20 de diciembre nos invita a esperar la gran fiesta de la Navidad. Encendemos la cuarta vela color morada, de la Corona de Adviento.

En orden a hacer sensible esta doble preparación de espera, la liturgia suprime durante el Adviento una serie de elementos festivos. De esta forma, en la misa ya no rezamos el Gloria, se reduce la música con instrumentos, los adornos festivos, las vestiduras son de color morado, el decorado de la Iglesia es más sobrio, etc.

 

LOS 5 MINUTOS DEL DÍA DEL SEÑOR

Primer Domingo de Adviento

por

D. Jesús Cano Arranz

(Párroco de San Millán)

Vídeo (pinchar aquí)

 

 

LA ESPERANZA DEL ADVIENTO


Al comenzar un nuevo año litúrgico, la Iglesia acrecienta la esperanza. Adviento es esperanza. No es una esperanza basada en bienes temporales, ni en economías potentes ni en paraísos terrenos de ideologías materialistas para mentes ingenuas y crédulas. La esperanza del Adviento trasciende el espacio y el tiempo y nos enseña a mirar más allá de la muerte. Al decir que trasciende el espacio y el tiempo no afirmo que se olvide de estas categorías humanas que conforman la encrucijada de nuestra vida. Quiero decir que no se reduce a ellas. Vana sería entonces la esperanza si, superados los límites del espacio y del tiempo, nos halláramos en la nada. La esperanza del Adviento se realiza ya aquí, en el drama de la historia y de nuestra vida personal. Es esperanza para vivir aquí con la certeza de vivir más allá de la muerte. Porque este es el anhelo del hombre: vivir para siempre. Y Dios, creador del hombre, no defrauda.

El profeta Isaías ha expresado de manera insuperable la esperanza que anida en el corazón del hombre. Así lo proclama en este primer domingo de Adviento: «¡Ojalá rasgases el cielo y descendieses!» (Is 63,19). Rasgar los cielos y descender: esta es la acción portentosa de Dios al enviar a su Hijo en nuestra propia carne. El libro de la Sabiduría lo dice con gran dramatismo: «Cuando un silencio apacible lo envolvía todo y la noche llegaba a la mitad de su carrera, tu palabra omnipotente se lanzó desde el cielo, desde el trono real, cual guerrero implacable, sobre una tierra condenada al exterminio» (Sab 18,14-15). Aquí está el secreto de la esperanza cristiana. Dios ha decidido vivir, trabajar, sufrir y morir con el hombre y por el hombre. Sin este dato de la revelación es imposible entender el cristianismo y la esperanza que propone. En la entraña del cosmos, de la historia humana y de cada persona habita Dios. No habita solo como habita el ser en los seres por la vía de la participación. Habita con la carne del hombre que ha asumido Dios para sí mismo en la persona de su Hijo.

Dios ha querido compartir, participar de la vida del hombre tal y como es, a excepción del pecado. Así lo expresa la constitución del Concilio Vaticano que lleva por título dos palabras clave, gozo y esperanza (Gaudium et Spes): En Cristo, «la naturaleza humana asumida, no absorbida, ha sido elevada también en nosotros a dignidad sin igual.

El Hijo de Dios con su encarnación se ha unido, en cierto modo, con todo hombre. Trabajó con manos de hombre, pensó con inteligencia de hombre, obró con voluntad de hombre, amó con corazón de hombre. Nacido de la Virgen María, se hizo verdaderamente uno de los nuestros, semejantes en todo a nosotros, excepto en el pecado» (GS 22,2).

Si esto es así, como afirmamos los cristianos, la esperanza sostiene la vida del hombre en su dramaticidad insoslayable. Es duro vivir, ciertamente; la muerte es un misterio; Dios tiene caminos y planes incomprensibles. Pero con Isaías, podemos decir: «Descendiste y las montañas se estremecieron. Jamás se oyó ni se escuchó, ni ojo vio un Dios, fuera de ti, que hiciera tanto por quien espera en él» (Is 64,2-3). La certeza de la fe revelada en Cristo no se apoya en nuestra capacidad de entender o no a Dios (¿quién es tan osado para decir que lo entiende?), sino en lo que ha hecho por quienes esperan en él: compartir nuestra existencia hasta en lo más horrible y detestable que es la muerte. Dios no es enemigo ni competidor del hombre, pues se ha puesto de su parte en el misterio de la encarnación. Es obvio que persiste el misterio, dada la trascendencia de Dios. Pero la clave para entender su trascendencia es precisamente su opción irrevocable por el hombre, que es el fundamento de nuestra esperanza.


+ César Franco
Obispo de Segovia

 

ADVIENTO, TIEMPO DE CONVERSIÓN


Ten los oídos atentos
para escuchar la noticia
que hoy en el mundo es primicia,
ahora que viene el Adviento.

Corazón y mente abiertos
para el mensaje que llega
con esperanza a la Tierra,
ahora que viene el Adviento.

Lo mismo que yo te advierto,
corre tú también la voz:
es tiempo de conversión,
ahora que viene el Adviento.

Lo digo como lo siento:
despierta tu corazón
y revive tu ilusión,
ahora que viene el Adviento.

Salta loco de contento
porque, aunque exista el dolor
lo sublimará el Amor,
ahora que viene el Adviento.

Lo que te cuento es bien cierto
y es trascendente verdad:
¡ Pronto será Navidad
ahora que viene el Adviento!

 

José García Velázquez

 

 

 

 EL MINUTO DE DIOS PARA TÍ

EL AMOR DE DIOS DERRAMADO EN NUESTROS CORAZONES

“El amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos ha sido dado” (Rom 5,5) Es San Pablo el que ha conocido la gran miseria de su propia vida al encontrare con el derramamiento del amor de Dios en su corazón.

Este derramamiento del amor de Dios es una superabundancia, es un derroche absoluto de Dios en su criatura, que somos tú y yo. Y todo por el Espíritu Santo.

Espíritu Santo y amor siempre van juntos, son inseparables, porque el Espíritu es el Amor de Dios. Por eso, podemos decir que donde está el Espíritu está el amor, y donde no hay amor, no hay Espíritu Santo. Así de claro.

Dios siente debilidad por nosotros, que somos sus criaturas. Nos ama hasta no poder más. No es como nosotros, que estamos sujetos a nuestros cambios de carácter o dependiendo de cómo nos salgan las cosas. Dios no cambia. Su amor es como una gran roca inconmovible.

Y, el único motivo que tiene Dios para amarnos, ¿sabes cuál es? Que nos ama porque somos sus hijos.

 

D. Jesús Cano Arranz (Párroco de San Millán)

 

 

(Gentileza Asociación Sacerdote D. Rafael Matesanz)

Loco por TI. Sencillamente loco
sin límite de cálculo en la entrega.
El corazón borracho en la bodega
del licor de tu amor que tengo y toco.

Loco por TI. Llegando, poco a poco,
a la fértil locura de tu vega.
Allí donde Tu Luz brilla y anega
la vida entera de la paz que invoco.

Loco por TI. Contigo dibujando
estrellas silenciosas convocando
a la Luz y el calor de Tu Mirada.

Loco por Ti. Teniendo por oficio
conquistar por amor el sano juicio
de darte mi pobreza enamorada.

 

Rafael Matesanz

 

¡VAMOS A MISA!


El temor al contagio, lo incómodo de la mascarilla, el tiempo en que la iglesia dispensó de la obligación de ir a Misa por la epidemia de coronavirus, acentuaron un proceso de dejadez que venía desarrollándose desde hace varios años.
Millones de católicos fueron cesando paulatinamente de asistir a Misa.

Un virus de acción retardada, espiritualmente mortal, nos contagia: “prefiero quedarme en casa”, “La veo por televisión”, “no tengo ganas”, “me aburro”, “no le encuentro interés”, “es siempre lo mismo”, “los bancos no son confortables, “vamos a hacer algo más entretenido”, “no tengo tiempo”…

En este tiempo de crisis sanitaria, social, económica, pedimos al Señor para que nuestra fe no esté en crisis. Se dice que los primeros cristianos, llamados los mártires del domingo, que afirmaban no podemos vivir sin la Eucaristía Dominical. La Eucaristía celebrada, comulgada y adorada es el centro, culmen y cumbre de la vida cristiana como nos recordó e insistió el concilio Vaticano II.

Tengamos la Eucaristía Dominical no como una carga pesada que tratamos de quitarnos de encima, sino como el encuentro co Cristo muerto y resucitado, que vivido en la comunidad familiar que es la parroquia: ¡la iglesia es el camino de la verdadera!

Volvamos a la Eucaristía Dominical, en familia, con los hijos y nietos. Vivamos la alegría de que estamos en familia y compartimos los gozos y las esperanzas de la humanidad, necesitada más que nunca de la esperanza llamada Jesús Eucaristía.

 

ADORACIÓN NOCTURNA EN SEGOVIA

Este sitio web esta destinado a ofrecer informacion sobre las parroquias e iglesias de Segovia que se suman a momentos de Adoración al Santísimo, principalmente en la ciudad de Segovia, y alrededores.

En él se detalla información para localizar el lugar más próximo de parroquias que nos ofrecen la Exposición del Santísimo, como tambíen, los horarios semanales y-o mensuales.

(pinchar aquí)

 

9 APARICIONES DE LA  VIRGEN APROBADOS POR LA IGLESIA

José Manuel Díez Quintanilla acaba de publicar "Las apariciones de la Virgen María: octrina e historia", un libro de 190 páginas que repasa 9 apariciones de la Virgen aprobadas por la Iglesia “con el máximo grado de reconocimiento”. Las apariciones que describe son:
– la Virgen del Pilar, en carne mortal, en Zaragoza hacia el año 40 d.C. (explica también el milagro de Calanda en el siglo XVII)
– la Virgen de Guadalupe, en México en el siglo XVI, con el indio San Juan Diego
– la Medalla Milagrosa en París (1830), con Santa Catalina Labouré, consagrada
– las apariciones de La Salette (Francia, 1846), a dos niños pastores pobres
– las apariciones de Lourdes a Santa Bernadette, muchacha pobre de 14 años (Francia, 1858)
– las apariciones en Pontmain (Francia, 1871), a 6 niños, flotando sobre un establo
– las apariciones en Fátima (Portugal, 1917), a tres niños pastores (Lucía dos Santos y los hermanos ya canonizados Francisco y Jacinta)
– las apariciones en Beauraing (Bélgica, 1932), a 5 niños de 9 a 15 años
– las apariciones en Banneaux (Bélgica, 1933), a Mariette Beco, que tenía casi 12 años

 

 

La fraternidad y la amistad social son las vías indicadas poe el Pontífice para construir un mundo mejor, más justo y pacífico, con el compromiso de todos: pueblo e instituciones. Reafirmado con fuerza el no a la guerra y la globalización de la indiferencia.

Aquí tienes el texto completo de la encíclica "FratelliTutti"

(Pinchar aquí)

 

 

APOTEOSIS DE LA SALVACIÓN

La Adoración del Cordero Místico

¿Qué significa este es el cordero de Dios que quita los pecados del mundo? Que se dice en la Eucaristía. Para explicarlo nos fijamos en la obra cumbre de los hermanos Van Eyck: La adoración del Cordero Místico, que se puede contemplar en la catedral de Gante.

1 EL SACRIFICIO. Juan Bautista identifica a Jesús con “el Cordero de Dios”. El sacrificio de los corderos pascuales conmemora la liberación de Israel de la esclavitud de Egipto. Su sangre era ofrecida sobre el “expiatorio, la tapa del arca de la alianza, como ofrenda para lavar el pecado de la raza humana. Pero en ese punto de la historia, ya no bastaba. Era necesario un sacrificio definitivo y total. Dios mismo se entrega por nosotros.

2 LA CRUZ. Jesús murió en la cruz durante la preparación de la Pascua judía, cuando los corderos eran sacrificados en el templo. Y como a esos corderos, tampoco a Él “se le ha quebrado ningún hueso”. La muerte de Cristo, “nuestro cordero pascual”, produjo la redención del mal.

3 CÁLIZ Y ALTAR. La liturgia se celebra en torno al Cordero, no muerto (como algo caduco) sino erguido y vivo, pero sangrando sobre un altar rojo, martirial. La sangre cae en un cáliz: en cada Eucaristía se conmemora como algo actual la muerte y resurrección de Cristo, su sacrificio por la humanidad.

4 EL ESPÍRITU. El Espíritu Santo ilumina la adoración. La gracia irradia una corona luminosa sobre la liturgia, pero también sobre las colinas, los edificios y la vegetación, signo de la Jerusalén celeste, esposa del Cordero: la iglesia.

5 LA FUENTE. De la fuente del agua de la vida salen doce chorros, como las tribus de Israel y los apóstoles. Cada bautizado entra en una vida nueva, en la que el “cordero será su pastor (…) y Dios enjugará toda lágrima de sus ojos”

6 SANTOS DE TODO TIEMPO. Cuatro grupos adoran al Señor: figuras del Antiguo Testamento y de la antigüedad (izada, abajo), que no conocieron a Cristo, pero fueron por Él rescatados al ver su buena conducta; el grupo del Nuevo Testamento y de la Iglesia, arrodillados en primer término a la derecha, al ser los primeros evangelizadores. Y al fondo, Papas, clérigos, laicos, mártires, confesores y un enorme grupo de mujeres: no somos los primeros cristianos en vivir la fe y sufrir persecución. El mundo pasa, pero su Palabra permanece: ”¡La salvación viene de nuestro Dios, que se sienta sobre el trono y del Cordero!”.

RELACIÓN FE Y MILAGROS

Alguno podrá preguntarse, ¿por qué en tiempos de fe robusta se daban portentosos milagros con relativa frecuencia, y en la sociedad materialista de hoy, los milagros son tan escasos, o casi inexistentes? ¿Acaso los milagros no tocarían los corazones y avivarían la fe adormecida de las personas?

Claro que no. Porque los milagros son, precisamente, regalos de Dios para las almas que tienen fe, que están dispuestas a creer. “Si no escuchan a Moisés y a los Profetas, aunque alguien resucite de entre los muertos, no creerán” dijo Abrahán al rico de la parábola que se quemaba en el infierno (Lc, 16, 31).

En todo caso, cada día, a toda hora y en miles de lugares, sucede un milagro mucho más grande e impresionante que todos los demás sumados: la transubstanciación. En la Misa, por las palabras de la Consagración dichas por el propio Cristo a través de la voz del Sacerdote, y por obra del Espíritu Santo, el pan y el vino se convierten en el Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor.

¡No se valora debidamente este milagro supremo y se pretenden otros que serían inútiles!

 

 

Llegamos cada domingo a nuestra parroquia y nos parece algo descontado que debe estar limpia, ordenada, bien iluminada, con megafonía adecuada, con calefacción cuando hace frío que pela, y refrigerada o ventilada cuando el sopor caluroso. Ahora hay un factor más añadido: debe haber gel hidroalcóholico para nuestras manos, y al acabar la celebración ha de emplearse algún producto limpiador en todo el templo. Todo esto supone gastos que alguien debe ayudar a pagar.

Bienvenidos sean otros cauces e iniciativas, como las suscripciones familiares de quienes entregan mensualmente a la parroquia una cantidad fija como cuota de colaboración estable. O hagamos nuestro donativo a la comunidad diocesana o parroquial a través de otros cauces como el de internet Dono a mi Iglesia. 

 

 

Sin ánimo de establecer una lista cerrada, proponemos reflexionar sobre diez cosas que quizá nos ayuden a que mi vida esté más llena de oración, sacramentos y ansias de agradar a Dios.

1.- Leer la Biblia: Diez minutos diarios. Con ella y leyendo buenos libros cristianos, cultiva tu personalidad. Así te instruirás cada día más en la Palabra de Dios.

2.- Orar todos los días a Dios 15 minutos: Alábale y dale gracias. Pídele por tus necesidades con fe. Implora la ayuda maternal de la Virgen María.

3.- Confesar tus pecados: Al menos una vez al mes para limpiar y sanar tu alma.

4.- Participar semanalmente de la Misa dominical y recibir a Cristo en la Santa Comunión.

5.- Santificar la vida en familia. Para ello mejora primero tu propia conducta hacia los tuyos. Cumple tus responsabilidades y reforma tu actitud según el ejemplo de Jesucristo.

6.- Ayudar a tu prójimo con amos cuando lo veas en necesidad.

7.- Defender con valentía los principios cristianos cuando sean atacados o ridiculizados por la sociedad.

8.- Enseñar con la Biblia el mensaje de Cristo a quien no lo conoce. Participa en la catequesis de tu parroquia.

9.- Asociarte y participar con regularidad en una comunidad cristiana parroquial.

10.- Dar un buen testimonio de vida católica en todo momento, actuando cristianamente.

 

______________________________________

 

Comunión de los Santos, la mejor red social

 

______________________________________

ORAR JUNTO A LAS IMÁGENES DE SAN MILLÁN

____________ Jesús Cano ___________

 

LA SOLEDAD AL PIE DE LA CRUZ
“Ahí tienes a tu madre” (Juan 19,27)

Oración:

Oh Dios, te damos gracias por la Virgen María, la llena de gracia, la que concibió por el Espíritu Santo a su hijo Jesús.

En ella vemos a una Madre que ha sufrido lo indecible porque ha amado
hasta el extremo con el amor del corazón de su Hijo único.
Gracias, Madre, porque al contemplarte con fe,
mi alma rota de dolor se llena de tu compasión.

María, ante ti pongo mi corazón angustiado, sufriente y enfermo por tantas cosas de la historia de mi vida. Concédeme por tu intercesión que, al acercarme a ti y contemplarte en tu dolor, me llene del amor de Dios; y en los momentos de mi soledad acompáñame con tu paz y esperanza, hasta que un día pueda gozar de las alegrías del Cielo. Amén.

_____________________________________

 

CRISTO DE LA PAZ

Todo está cumplido(Juan 19,30)

 

Oración:

Padre Dios, te damos gracias porque un día tuviste a bien enviarnos a tu Hijo, nacido de las entrañas de la Virgen María.

Gracias Jesús porque naciste, viviste y moriste en la pobreza más absoluta, y esta pobreza se ha convertido para todos nosotros en riqueza de gracia y amor.

Jesús, que al mirar tu rostro con fe, la paz que habita en tu alma venga a la mía. La paz que brota de tu Espíritu de misericordia.

______________________________________

 

SANTO CRISTO EN SU ÚLTIMA PALABRA

“Padre, a tus manos encomiendo mi espíritu” (Lucas 23,46)

 

Oración:

Padre Dios, te doy gracias porque entregaste a tu Hijo al mundo, nacido de la Virgen María.

Jesús, en tu mirada, no veo condenación ni castigo alguno,lo que veo es tu mirada limpia, pura y llena de amor y compasión, por todo ello, gracias Señor.

Y, con la gracia del Espíritu Santo deseo, Señor, que ahora y en el último momento de mi vida, pueda mirar con tu mirada confiada a nuestro Padre Dios,   e ir a su prometido y amoroso regazo eterno.  Amén.

________________________________________

 

 

Pidamos a San Roque que interceda por nosotros al Señor para que finalice la pandemia que padecemos.

 

Rogemos a Dios, por intercesión de Nuestra Señora de la Vida, por la bianaventuranza de todos los niños abortados y la conversión y salvación de los que de cualquier forma, activa o pasiva, han sido la causa.

 

ORACIÓN A SANTIAGO APÓSTOL

Enséñanos, Apóstol y amigo del Señor, el Camino que conduce a Él. Ábrenos, predicador de las Españas, a la Verdad que aprendiste de los labios del maestro. Danos, testigo del Evangelio, la fuerza de amar siempre la Vida,

Contigo, Santiago Apóstol y peregrino, queremos enseñar a las gentes de Europa y del mundo que Cristo es -hoy y siempre- el Camino, la Verdad y la Vida.

(De San Juan Pablo II)

 

 

                                            

                                                                                                    

EL PADRENUESTRO EN ARAMEO, LA LENGUA DE CRISTO

Iglesia del Pater Noster (Jerusalén)

Abwoon d`bwashmaya, nethqadash shmakh. Teytey malkuthakh.
Nehwey tzevyanach, aykanna d`bwashmaya aph b`arha. Hawvlan
Lachma d`sunqanan yaomana. Washboqlan khaubayn aykaona daph
Khnan shbwoqan l`khayyabayn. Wela tahlan l`nesyuna: ela patzan min

 

SOLIDARIDAD Y MEDIOS

ONG segoviana de Solidaridad Integral, fundamentada en el respeto a las personas a su dignidad y alos Derechos Humanos a través de los Medios de Comunicación Social. Visita su WEB: www.solidaridadymedios.org

 

 

PON "DE MODA" EL CRUCIFIJO


      
¡LLEVEMOS UNA CRUZ A TODAS PARTES!. 

¡SEAMOS VALIENTES!

 

                           

Historia de la Parroquia. Conócela pinchando en el link de las fotos inferiores de esta página de incio.

 

Nuestra página web es visitada por más de 28.000 personas al año.

 

REVISTA CATORCENA 2020

Contiene interesantes artículos sobre la historia y patrimonio San Millán

(pichar aquí)

 

 

 

 

 

SIN TI NO HAY PRESENTE.
CONTIGO HAY FUTURO.

PDF LAS CIFRAS DE LA IGLESIA (PINCHAR)

 

 

El Patriarca de Lisboa, el cardenal Manuel Clemente, afirmó que la Virgen de Fátima tendrá “un papel fuertísimo” en la próxima Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) que se realizará en Lisboa en el año 2022.


"Este movimiento juvenil católico que vemos en Portugal, la devoción mariana, la devoción a Nuestra Señora de Fátima es muy fuerte”, detalló el cardenal de la capital portuguesa.
“De todas las revelaciones y manifestaciones de Nuestra Señora en la historia, la de Fátima está más ligada a los Papas, al ministerio del Papa y a todo aquello que se refiere a él. Todo esto confluye y va a ser muy bueno”, añadió.


Sobre lo que Portugal puede ofrecer en la JMJ de 2022, el Cardenal Clemente indicó que eso es “su propia juventud, porque si este evento va a darse en Lisboa, se debe también a la fuerza, a la voluntad, al deseo de la juventud católica portuguesa que está con un dinamismo misionero muy fuerte”.

LEER MAS

 

Confesiones
Todos los días media hora antes de cada misa y siempre que se solicite a los sacerdotes.
Otros actos litúrgicos

Adoración Santísimo Jueves 19:00

Rezo Santo Rosario Todos los días 19:30

 

 

Avda. del Acueducto 26. 40002 Segovia. Teléfono 921 463801