Horario de Misas

Diario: 10:30,20:00

Domingos y festivos: 10:00,11:30,12:30, 20:00

Atención Personalizada

En la iglesia o en la Casa de Piedra.

Acordar previamente la hora con nuestros párrocos:

D. Ángel Garcia 609962023

D. Jesús Cano 609943401

HISTORIA DE LA PARROQUIA DE SAN MILLÁN

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

   Queridos amigos internautas:

Nos ponemos en contacto con vosotros con el propósito de dar a conocer más el Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo. Para ello, encontraréis en la página de inicio diversos enlaces que facilitan este cometido.
Los temas serán diversos dependiendo de muchos aspectos y circunstancias: sociales, culturales, religiosos… Esperamos y deseamos que sean del gusto e interés de todos.

 

En la hoja parroquial "Juntos" podrás conocer todas las actividades de la parroquia.

 

MEDITACIÓN DIARIA

En este enlace encontrarás  la meditación  diaria de la página "Hablar con Dios", que te puede servir para hacer esos 10 ó 15 minutos diarios de oración, tan aconsejables.

http://www.hablarcondios.org/meditaciondiaria.asp

Te sugiero esta oración introductoria y final.

ORACIÓN INTRODUCTORIA
 Señor mío y Dios mío, creo firmemente que estás aquí, que me ves que me oyes Te adoro con profunda reverencia, te pido perdón por mis pecados y gracia para hacer con fruto este rato de oración.Madre mía Inmaculada, S. José mi padre  y señor, ángel de mi guarda interceded por mí.

 ORACIÓN FINAL
 Te doy gracias Dios mío por todos los buenos propósitos, afectos e inspiraciones que me has comunicado en esta meditación. Te pido ayuda para ponerlos por obra. Madre mía Inmaculada, S. José mi padre y señor, ángel de mi guarda interceded por mí.

 

LA VIDA

Queridos amigos: la Vida de Dios esté con vosotros.
No sé porqué, después de haber estado orando un rato, me siento inclinado a escribiros para compartir con todos vosotros, con los mayores y también con los jóvenes, la vida y la fe en nuestro Señor Jesucristo.
La vida. Sí, la vida, la de cada uno en particular. ¡Qué cosa!, sin darnos cuenta se nos va como el agua entre las manos. La vida no se puede retener. Pasan los días, las semanas, los meses, los años; y poco a poco, como que no quiere la cosa, uno se da cuenta que ha alcanzado los veinte, los cuarenta, los sesenta o setenta años. Aparecen las calvas en el pelo, las entradas en la frente, los achaques, cansancios... Es la vida que va transcurriendo en el tiempo sin que nosotros se lo podamos impedir.
Si todo esto sucede en nuestra vida externa, también es verdad que hay otra vida en nosotros donde tienen lugar los acontecimientos más profundos: la vida interna. La que discurre, no sólo en el tiempo cronológico, sino en el “tiempo” psicológico, humano y espiritual. A esto me quiero referir a continuación.
La vida humana, no sólo es cuerpo material, biológico, sino también espiritual. Y es aquí donde radica lo más importante del hombre. ¡Cuántas veces en nuestra vida no han aparecido nostalgias, cansancios, desencantos!, ¡Cuántas veces nos hemos arrepentido de cosas que hemos hecho! ¡En cuántas ocasiones han aparecido momentos tristes por no haber alcanzado mayor felicidad; plenitud de vida, por no haber tenido más paz y alegría! En fin, nos damos cuenta de nuestras finitudes, caducidades e impotencias para cambiar el ritmo interior de nuestra vida.
Pero en medio de nuestra existencia, a veces un poco melancólica, dejadme que pronuncie el clásico refrán: “Si la dicha es buena, más vale tarde que nunca”. Y, ahora, cabe preguntarse ¿qué hemos de hacer para vivir más a gusto, más contentos, felices, alegres? Quizás alguno piense que teniendo más dinero, mejor trabajo o no trabajar, teniendo más posibilidades para disfrutar en la vida, mejor salud, que nos toque la bono loto o algo parecido. Si lo pensamos un poco fríamente, ¿creéis de verdad que todo esto es el fundamento de nuestra felicidad? Entonces, ¿por qué cuanto más dinero tenemos no somos más felices? ¿por qué no somos más felices, a pesar de que no nos falta de nada, (más bien nos sobra de todo), por qué no somos más felices a pesar de nuestras buenas, grandes y confortables casas, de nuestros mejores coches...? ¿Dónde, pues, se encuentra la felicidad?
Está claro que la felicidad no pertenece al orden de las cosas materiales. El ser feliz es el encontrarse a gusto con uno mismo, el haber encontrado sentido a la vida, a lo que soy y lo que hago, el saberme amado, querido y perdonado infinitamente. El ser feliz es el haber encontrado el sentido de mi origen y mi destino, y entre medias vivir desde y para el Amor que me ha creado y me sigue recreando. Tengo un sentido pleno para vivir.   Esta conciencia de vida me la da JESUCRISTO. Jesucristo es el que tiene y da la verdadera VIDA. Jesucristo es nuestro único Salvador. Y cuando decimos salvador queremos decir que Él nos saca de nuestras infelicidades, es decir, de nuestros cansancios, rutinas, fracasos; nos saca de nuestros pozos oscuros, de nuestras vidas agotadas, desesperanzadas, de la soledad, del vacío o sinsentido de la vida; nos saca de la tristeza y de la angustia, del desencanto y la indiferencia. Y nos saca de todo esto para incorporarnos a su VIDA y su AMOR.
Queridos amigos, el objetivo principal del nacimiento de Jesucristo, su anuncio, muerte y resurrección, no es otro que el darnos la VIDA. Por eso nos dirá Él: “YO HE VENIDO PARA QUE TENGÁIS VIDA Y VIDA EN ABUNDANCIA”.
Así pues, os invito a que, en esta vida tan loca y turbulenta, donde los grandes valores de la vida y de la fe se quieren camuflar, esconder o tapar, vosotros y yo nos hagamos partícipes de una buena dicha: volver continuamente nuestro rostro a Aquel que es la VIDA y la SALVACIÓN: se llama JESUCRISTO. Abrid vuestros corazones a Él, desearle, ansiarle, buscarle. Nunca es tarde para Él, y nunca os dejará vacíos.
La Virgen María, que llevó la Vida en su útero materno, ruegue por nosotros.
Os deseo de todo corazón vuestra felicidad. Rezo por vosotros.
Recibid un abrazo cariñoso de este, vuestro sacerdote, que también camina y desea ardientemente la felicidad de Dios.

Jesús Cano.

 

LA FE EN JESÚS DA SENTIDO A LA VIDA

A los cristianos de hoy nos toca vivir en un mundo en el que muchos hombres han desplazado a Dios de su vida y viven como si no existiera. Bastantes incluso niegan explícitamente su existencia.  Y es que la indiferencia religiosa y el ateísmo nos rodean. Se trata de un fenómeno social amplio que condiciona la cultura de nuestra sociedad.
Creer en Dios, vivir la fe, es tener experiencia personal de Él y de Jesucristo. Una experiencia que lleva a descubrir que solamente Dios da respuesta a los interrogantes, anhelos y preguntas más íntimas y vitales del hombre. Significa que cuanto creemos no es un conjunto de verdades, de palabras o fórmulas, sino que nuestra fe es una adhesión a una Persona, a quien creemos y en quien hemos puesto toda nuestra confianza.
Sólo la fuerza del amor que nace de la convicción de que Dios sigue apostando por el hombre, y precisamente por el hombre de hoy, es capaz de superar complejos, persecuciones e indiferencias.
El cristianismo aprecia la razón y las preguntas. En primer lugar, porque el Cristianismo no se apoya en un acto de mera fe y sin capacidad crítica por parte de sus seguidores. Por el contrario, abraza con alegría la razón y acoge las preguntas críticas. En segundo lugar, el cristianismo es una religión tozudamente histórica. No es una filosofía, ni una espiritualidad, sino una relación con una figura histórica de la cual se dicen cosas históricas extraordinarias, sobre todo que su cuerpo resucitó de entre los muertos. Sí, la propuesta cristiana es asombrosa.
Muchas personas en la actualidad no tienen objetivos claros, no saben por dónde dirigir su futuro, o no saben cuál ha de ser el camino que deben seguir y por eso terminan tomando decisiones equivocadas que en algunos casos acaban tan mal que terminan arruinándoles la vida. Muchos en medio de su desesperación ponen su confianza en cosas vanas y hasta nocivas, como las drogas, el alcohol, el sexo desordenado, llevándolos cada día por un callejón sin salida y hundiéndoles, hasta que terminan por perder totalmente el sentido de la vida, llegando a casos tan extremos como el suicidio.
Pero no todo es tragedia y fatalidad. Hay esperanza para el que tiene fe, siempre hay una alternativa,  por eso nos dice Jesús: “El que crea en mí aunque haya muerto vivirá” (Jn 11,25). Es decir, nunca es tarde para encontrar el camino, así estemos por dificultades oscuras, o por situaciones de muerte o desolación, si creemos en Él, volveremos a la vida, tendremos una nueva oportunidad de salir de la oscuridad y caminar en la luz de Cristo.
No hay que perder la esperanza, si tú, o tu familia o alguien cercano, no tienen claro el camino, o están pasando por alguna situación de tristeza o dificultad, es hora de dejarse tocar por el amor del Señor, de aceptar la alternativa segura que nos podrá encaminar hacia un puerto firme. Confía en Jesús, pon toda tu fe en Él y te aseguro que tu vida tendrá sentido, te aseguro que a pesar de los problemas siempre encontrarás el camino, y podrás recuperar lo perdido y empezar de nuevo. Empezarás cada día con la seguridad de que Jesús está contigo y que tomarás las decisiones más acertadas siempre de la mano de Dios.

Emilio Montero Herrero

 

CÉLULAS PARROQUIALES DE EVANGELIZACIÓN

Se trata de un método de evangelización establecido en la parroquia de San Eustorgio, en Milán en 1987, y que hoy está ya presente en 20 países. Es una iniciativa que da el protagonismo a los laicos, reconocida por el Pontificio Consejo de los Laicos ya en 2009. Es un método que renueva las parroquias convirtiendo a los parroquianos en evangelizadores que se acompañan mutuamente e invitan a otras personas alejadas a acercarse. 
Las células son pequeños grupos de personas que evangelizan a través de las relaciones cotidianas con personas cercanas, por las que rezan, a las que sirven y a las que hablan de Cristo. La célula no es sólo "reunirse un día a la semana": sus miembros se comprometen unos con otros toda la semana, dentro y fuera de las reuniones. 
Cuando una célula pasa a tener más de 10 personas, se "multiplica", es decir, unos cuantos miembros crean su propia célula más pequeña. 
Las células se reúnen preferentemente en casas, e invitan a los alejados a acudir a ellas en casas.  Las células no forman parte de "un movimiento", sino que sirven a la parroquia y forman discípulos que vivirán la vida parroquial. 
La célula no es un grupo de oración; no es un grupo de discusión de la Biblia o el Catecismo; no es un entrenamiento en grupo; no es un ministerio pastoral; no es un club cerrado; no es un grupo de trabajo; no es un grupo paralelo a la parroquia.
La células viven la comunión fraterna (Koinonya), la alabanza y adoración (Liturgia), la formación de discípulos por la Palabra (Enseñanza), el anuncio de Cristo (Martyria) y el servicio unos a otros (Diakonia).
Los 7 objetivos de este proceso de discipulado:  crecer en intimidad con el Señor,  crecer en el amor recíproco, compartir a Jesús con los demás, desempeñar un servicio en la parroquia, dar y recibir ayuda, preparar a los futuros líderes y profundizar en la fe. 
Es una experiencia de nuevo anuncio y discipulado. Consiste en propiciar una experiencia inspirada en la de los primeros cristianos para: descubrirse como hijos de Dios, aprender a vivir desde la fe y beber de la enseñanza apostólica en pequeña comunidad o grupo que se encuentra en las casas. En las parroquias que quieren aplicar el sistema de células de evangelización, se exhorta a organizar una capilla con turnos de adoración para pedir por su crecimiento.


CRIMEN CON GUANTE BLANCO


El Papa Francisco improvisó durante un encuentro con familias en el Vaticano un fuerte discurso provida. El Pontífice definió el aborto como un “homicidio de niños” y lo comparó con las prácticas que realizaron los nazis para “purificar la raza”, aunque ahora se haga “con guante blanco”. Indicó que "los hijos son el don más grande" y deben ser "acogidos como vienen, como Dios los manda, como Dios los permite, aunque a veces están enfermos". "He escuchado decir que está de moda, o al menos es habitual, en los primeros meses de gestación hacer ciertos exámenes, para ver si el niño no está bien, o tienen algún problema. La primera propuesta en ese caso es '¿lo rechazamos?'", lamentó, aludiendo al aborto. Francisco denunció que este "homicidio de niños" es "para tener una vida tranquila" y recordó que cuando era joven una profesora de Historia enseñaba lo que hacían en la polis griega de Esparta cuando nacía un niño con malformaciones, que "lo subían a una montaña y lo arrojaban abajo". "Y nosotros quedábamos perplejos '¡Pero cómo se puede hacer eso, pobres niños!' Es una atrocidad. Hoy hacemos lo mismo", lamentó el Santo Padre, que consideró que, por ejemplo, "no se ven muchas personas con enanismo" porque "el protocolo de muchos médicos, muchos no todos" es plantear el aborto. Igualmente, agregó que "en el siglo pasado todo el mundo estaba escandalizado por lo que hacían los nazis para procurar la pureza de la raza. Hoy hacemos lo mismo, pero con guante blanco".

 

ÉL ACTÚA COMO QUIERE, CUANDO Y DONDE QUIERE


El Espíritu Santo actúa por todas partes, y deja estelas de luz en la vida de la gente. Él no hace acepción de personas. No le interesa si son negros o blancos, inteligentes o no, famosos o ignorados, fuertes o débiles. Sólo le interesa que son seres humanos, y en todos realiza su obra.
Por eso, no pensemos que el Espíritu Santo está solamente en algunos seres especiales, en los grandes sabios, en personas que saben expresarse o que hablan de una forma muy agradable, o en aquellos que han estudiado mucho y saben muchas cosas. El Espíritu Santo actúa en un ama de casa, en un catequista, en un trabajador. Actúa tanto en un misionero como en un monje, tanto en un niño como en un anciano. En todos logra dejar algo bueno y lo hace de miles de maneras diferentes. Por eso no podemos encasillarlo, y no podemos decir de qué forma actúa. Él actúa como quiere, cuando quiere y donde quiere, y produce actos de bondad, de generosidad y de entrega en todos los corazones.
Él puede derramar algo bello también en un gran pecador, más allá de sus miserias y de sus debilidades. 
Es bueno abrir los ojos y ampliar nuestra mente, para que no seamos negativos, y podamos reconocer todas las pequeñas y grandes cosas que hace el Espíritu Santo por todas partes. 

 

MÁXIMO APRECIO POR LOS SACRAMENTOS

"Los sacramentos son signos sensibles y eficaces de la gracia, instituidos por Cristo y confiados a la Iglesia, a través de los cuales se nos otorga la vida divina. Son siete: Bautismo, Confirmación, Eucaristía, Penitencia, Unción de los Enfermos, Orden y Matrimonio” (n. 224).
 “Los sacramentos son eficaces porque es Cristo quien actúa en ellos y quien da la gracia que significan, independientemente de la santidad personal del ministro. Sin embargo, los frutos de los sacramentos dependen también de las disposiciones del que los recibe” (n. 229).
 “Para los creyentes en Cristo, los sacramentos, aunque no todos se den a cada uno de los fieles, son necesarios para la salvación, porque otorgan la gracia sacramental, el perdón de los pecados, la adopción como hijos de Dios, la configuración con Cristo Señor y la pertenencia a la Iglesia. El Espíritu Santo cura y transforma a quienes los reciben” (n. 230).
Estas verdades de la fe católica debieran llevarnos a todos, a sacerdotes y fieles, al máximo aprecio de los sacramentos.

 

¿QUÉ NO ES SER SANTO?


En su exhortación apostólica Gaudete et Exsultate (Regocijaos y alegraos) el Papa habla de manera muy profunda, sencilla y encarnada en la vida cotidiana, del llamado universal que tenemos todos los bautizados a la santidad. Sin embargo, en ese anhelo por ser santos, pueden colarse también algunas visiones erradas en las que caen no pocos grupos de católicos y que muchas veces la hacen ver como una meta inalcanzable o como un estatus privilegiado y reservado para un selecto grupo. Presentamos algunas de estas concepciones con citas en las que el Santo Padre busca aclarar estas malas interpretaciones y recordarnos la sencillez del evangelio, de las Bienaventuranzas que deben ser "el documento de identidad de todo cristiano":
Pensar que la vida de los santos es perfecta: Ellos “aún en medio de las imperfecciones agradaron al Señor”, justamente en medio de sus flaquezas y debilidades los santos reconocen sus limitaciones y piden al señor el auxilio de la gracia.
Anhelar tener las cualidades de los demás: Muchos cristianos se desgastan intentando imitar ciertos estereotipos o cualidades “que no han sido pensados para ellos” en lugar de distinguir sus propias cualidades, ver cómo por medio de ellas le pueden dar gloria a Dios y valorarse por el simple hecho de ser hijos de Dios, no por sus capacidades humanas.
Dedicar muchas horas del día a la oración: Si bien algunas personas tienen la vocación de tener una vida intensa de oración (como los religiosos de vida contemplativa), “todos estamos llamados a ser santos viviendo con amor y ofreciendo el propio testimonio en las ocupaciones de cada día, allí donde cada uno se encuentra. Sé santo luchando por el bien común y renunciando a tus intereses personales”
Buscar imitar hasta el más mínimo detalle de la vida de los santos. “No todo lo que dice un santo es plenamente fiel al Evangelio, no todo lo que hace es auténtico y perfecto. Lo que hay que contemplar es el conjunto de su vida, su camino entero de santificación, esa figura que refleja algo de Jesucristo y que resulta cuando uno logra componer el sentido de la totalidad de su persona”.  
Creer que el santo tiene respuestas a todas las preguntas. La fe es un misterio que se ilumina con la luz natural de la razón.  Es una actitud soberbia absolutizar las propias teorías y obligar a los demás  estar al servicio de los propios razonamientos”. Quien actúa así puede ser un “falso profeta”. Los santos pueden tener dudas, pero tienen una gran confianza en Dios y en aquello que no terminan de entender. Es importante querer formarse en la fe, sin embargo, puede ser una tentación creer que se sabe todo y considerar a los demás como una “masa ignorante”.
Creer que la santidad son solo conquistas humanas. Este vicio proviene de la herejía del pelagianismo, la cual le resta importancia al tema de la gracia que puede suplir nuestra debilidad, sobrepasa nuestra inteligencia y las fuerzas de la voluntad humana. A este grupo pertenecen las personas que tienen “una obsesión por el cumplimiento de la ley”, una “fascinación por mostrar las conquistas sociales y políticas”. Es una tentación para los cristianos buscar la vanagloria “ligada a la gestión de asuntos pacticos, las dinámicas de autoayuda y de realización autorreferencial”. Es importante en cambio “dejarse llevar por el Espíritu en el camino del amor”.
Ignorar las situaciones dolorosas, cubrirlas, esconderlas. “La cruz, sobre todo los cansancios y los dolores que soportamos por vivir el mandamiento del amor y el camino de la justicia, es fuente de maduración y de santificación”. El cristiano que ignora la cruz busca muchas veces poner su seguridad “en los éxitos, los placeres vacíos, las posesiones, en el dominio sobre los demás y en la imagen social alejándose así del ideal de la santidad”.
Pensar que todo alrededor tiene que ser favorable. El santo puede, si está a su alcance, cambiar algunas realidades que lo rodean. En caso de que no se pueda cambiar, él acepta con docilidad las dificultades. Es necesario tener cuidado con las “ambiciones de poder y los intereses mundanos, los cuales muchas veces pueden jugar en contra nuestra”.
Creer que el cristianismo es una ONG Si bien es indispensable que la Iglesia tenga en cuenta su dimensión misionera, “no puede separarse de las exigencias del Evangelio”. El Papa nos invita en este punto a mirar algunos santos como San Francisco de Asís, Santa Teresa de Calcuta o San Vicente de Paúl quienes “ni la oración, ni el amor de Dios, ni la lectura del Evangelio les disminuyeron la pasión o la eficacia de su entrega al prójimo, sino todo lo contrario”.
Huir a un “lugar seguro”. El santo huye de las ocasiones de pecado, pero no busca refugiarse en seguridades humanas. Cuando esto ocurre se puede caer en tentaciones como “el individualismo, el espiritualismo, encerramiento en pequeños mundos, la instalación, la repetición de esquemas prefijados, el dogmatismo, la nostalgia, el pesimismo, y el refugio en las normas”. Recordemos que Dios, en cambio, “nos lleva allí donde está la humanidad más herida y donde los seres humanos, por debajo de la apariencia de la superficialidad y el conformismo, siguen buscando la respuesta a la pregunta por el sentido de la vida”. 

 

 

 

 

EL PADRENUESTRO EN ARAMEO, LA LENGUA DE CRISTO

Iglesia del Pater Noster (Jerusalén)

Abwoon d`bwashmaya, nethqadash shmakh. Teytey malkuthakh.
Nehwey tzevyanach, aykanna d`bwashmaya aph b`arha. Hawvlan
Lachma d`sunqanan yaomana. Washboqlan khaubayn aykaona daph
Khnan shbwoqan l`khayyabayn. Wela tahlan l`nesyuna: ela patzan min
Bisha, Amén

 

¿LA CIENCIA ALEJA DE DIOS? (pinchar video)

 

SOLIDARIDAD Y MEDIOS

ONG segoviana de Solidaridad Integral, fundamentada en el respeto a las personas a su dignidad y alos Derechos Humanos a través de los Medios de Comunicación Social. Visita su WEB: www.solidaridadymedios.org

 

 

PON "DE MODA" EL CRUCIFIJO


      
¡LLEVEMOS UNA CRUZ A TODAS PARTES!. 

¡SEAMOS VALIENTES!

                             

Historia de la Parroquia. Conócela pinchando en el link de las fotos inferiores de esta página de incio.

 

Nuestra página web es visitada por más de 25.000 personas al año.

 

 

 

 

CANTO GREGORIANO


El canto gregoriano es una música vocal, monódica (a una sola voz) y “a capella” (sin acompañamiento de instrumentos). Es la obra acumulada de muchos cantores, en muchos lugares y durante muchos tiempos; sin embargo cristaliza en un repertorio muy unido que se extiende por todo el occidente cristiano medieval. El canto gregoriano es la expresión musical de fe de la Iglesia, manifestada en su liturgia y que se ha mantenido durante siglos. Pero también es un patrimonio inmaterial de la humanidad, digno de ser oído como auténtica obra de arte.
Si te llama la atención asistir a un misa de canto gregoriano, lo puedes hacer en la iglesia del Monasterio del Parral. Todos los domingos y festivos del año tienes la misa a las 12 horas, y viene a durar unos 75 minutos en verano, y unos 50 minutos en el resto del año.

 

LA BIBLIA OFICIAL DE LOS OBISPOS ESPAÑOLES

La Conferencia Episcopal Española (CEE) renueva su aplicación para dispositivos móviles (teléfonos y tablets) como un cauce más de comunicación con las personas e instituciones.
La aplicación, ya disponible en las tiendas digitales de Apple Store para iOs y Google Play para Android, es gratuita.
Entre las novedades de esta versión, incluye por primera vez la edición digital de la Biblia, versión oficial de la CEE. La aplicación permite preparar un plan de lectura de la Biblia o acceder a cualquier libro de la Sagrada Escritura a través de índices y marcadores. Además ofrece el texto del evangelio del día.
En clave de documentación, se pone también a disposición del usuario una importante base documental de los textos elaborados por los organismos de la CEE desde su institución en 1966. Estos documentos se presentan desde los más recientes por orden de edición y su búsqueda y consulta se facilita con un potente buscador por categorías, autores, fecha o nombre. Además se permite compartir estos documentos o vincularlos con las redes sociales de los usuarios.
En la sección de mapas se incluye la localización de las curias diocesanas, catedrales, tribunales eclesiásticos, Cáritas, seminarios o residencias sacerdotales de las diócesis españolas, indicando también la calle y el teléfono.
La aplicación será actualizada progresivamente con más servicios y contenidos así como adaptada a los sistemas operativos que surjan en adelante.

 

AÑO JUBILAR.LOURDES 2019

. El próximo año 2019 será especial en el santuario de Lourdes. Será Año Jubilar al cumplirse el 175 aniversario de Bernadette Soubirous, la niña a la que se la apreció la Virgen en una gruta del sur de Francia y que sería canonizada décadas más tarde por el Papa Pío XI.
El 11 de febrero de 1858 la Virgen se apareció en una gruta a Bernadette, una niña de familia pobre de 14 años, cuando buscaba madera para calentar su casa. Una especie de ráfaga de viento le llamó la atención y se acercó a la cueva cuando de repente vio “algo blanco con forma de mujer”.
Hasta en 18 ocasiones se le apareció la Virgen María, que se le presentó como la “Inmaculada Concepción”.  En julio de aquel mismo año cesaron estas apariciones. En las ocurridas del 24 y del 25 de febrero, María le pidió que fuera a beber a la fuente y se lavara allí por lo que tuvo que escarbar en el fango.
Pronto las apariciones llamaron la atención a miles de personas y Bernadette ingresó en un convento fuera de Lourdes, muriendo a la edad de 37 años el 16 de abril de 1879. Ya en 1862 el obispo de Tarbes había reconocido oficialmente las apariciones, convirtiéndose así en uno de los lugares de peregrinación mariana más importantes del mundo.
Allí se han producido miles de conversiones y numerosos milagros físicos y espirituales.  69 de ellos ya han sido reconocidos por la Iglesia como curaciones milagrosas habiendo otros miles de casos inexplicables.

 

 

 

La XXXIV edición de la Jornada Mundial de la Juventud de la Iglesia católica se realizará en Panamá del 22 al 27 de enero de 2019. Es la tercera JMJ que tendrá lugar en América Latina, después de Buenos Aires 1987 y Río de Janeiro 2013.
Los eventos centrales de la jornada se realizaran en la Cinta Costera.
He aquí la sierva del Señor; hágase en mí según tu palabra” (Lc 1,38), es el tema de la jornada, y tiene como principales ejes a la Virgen María y la Vocación, además de ser el culmen de las temáticas de las jornadas de 2017 y 2018. También coincide con los resultados de la XV Asamblea General Ordinaria del sínodo de los Obispos sobre la juventud, la fe y el discernimiento vocacional, que se realizará en 2018.
El 14 de mayo de 2017 se revelo, durante un encuentro eucarístico. El diseño del logo de la JMJ de 2019 fue elegido entre 103 propuestas presentadas  en un concurso que tuvo como ganadora a Ámbar Calvo, estudiante de arquitectura. Aparece el Canal de Panamá como símbolo del camino que los peregrinos recorren hasta Jesús guiados por María. También aparece la cruz del peregrino. Los puntos significan la corona de la Virgen y los peregrinos que van en camino hacia la jornada desde los 5 continentes.
Al igual que el logo, la creación y edición del himno oficial fue sometido a un concurso, que tuvo como ganador a Abdiel González. El himno expresa la misión a la que estamos llamados como discípulos y misioneros en estos tiempos, a ejemplo de la Virgen María.

LEER MAS

 

Confesiones
Todos los días media hora antes de cada misa y siempre que se solicite a los sacerdotes.
Otros actos litúrgicos

Adoración Santísimo Jueves 19:00

Rezo Santo Rosario Todos los días 19:30

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Avda. Fernández Ladreda nº 26 40002 Segovia. Teléfono 921 463801